15 de diciembre de 2009

El camino de ELEGIR...


Escoger es un acto arriesgado.
A diario nos vemos obligados a tomar constantes decisiones, muchas de las cuales afrontamos con absoluta automaticidad.
Tomar la decisión de optar por uno u otro camino es una encrucijada con la cual lidiamos constantemente, y pese a lo inadvertido que pueda pasar, el solo hecho de hacerlo lleva consigo una demostración de personalización y construcción de nuestro propio camino.
El problema surge cuando la decisión pasa de ser el simple hecho de escoger que pantalón usar, a pasos que determinen parte de nuestro futuro, formas en como afrontamos un problema, etc. El temor al error, la equivocación, a la culpabilidad de "hacer las cosas mal" puede resultar incluso paralizante.
Los fantasmas que nos asustan en el proceso de escoger, son entre otros, el deseo omnipotente de hacer lo queremos, y a su vez, la realidad limitada en la que estamos inmersos. Cabe recordar que pese a ser seres libres, nuestra libertad termina donde comienza la libertad del otro, por lo tanto estamos constantemente expuestos a circunstancias externas capaces de limitar nuestro actuar.
El hecho de escoger conlleva percibir, valorar, establecer prioridades, renunciar, y comprometerse con lo elegido. Al escoger algo, estamos eligiendo ser alguien... al fin y al cabo, nuestras decisiones nos personalizan, aún cuando nos equivoquemos.
El problema surge cuando estamos demasiado influenciados por las opiniones y espectativas que nuestro entorno tiene de nosotros. Este punto es especialmente complejo, y es determinante a la hora de paralizarnos cuando debemos elegir que hacer con nuestra vida, quienes debemos ser, etc...
Por miedo podemos incluso llegar a dejarnos llevar por las decisiones que otros toman por nosotros como una forma de delegar la responsabilidad que sentimos para con el resto... podemos perdernos en el mas amplio sentido de la palabra, podemos alejarnos de lo que nosotros queremos hacer por considerar que lo que el resto supone como correcto para nosotros, es lo que debemos llevar a cabo... por miedo a tomar una decision equivocada podemos tambien equivocarnos... Dejarnos llevar es una de las tantas formas de no decidir... y el no decidir por miedo a equivocarnos, no implica en absoluto no equivocarnos de todas formas...
Para protegernos del peso de las decisiones que afectan a nuestra vida, repartimos la responsabilidad con otros, y aprendemos muy pronto a decir "-Yo tengo..., -Yo debo..." en lugar de: "Yo quiero..., Yo escojo... Yo elijo...". Personalmente no considero que sea erróneo apelar responsablemente al sentido del deber, sin embargo creo que es un empobrecimiento reducir la conducción de nuestra vida a una programación en base a normas impuestas por una sociedad que no considera casos o situaciones puntuales que muchas veces escapan al sentido del deber... en todo orden de cosas hay excepciones.
Si no escogemos vivir (el mas amplio sentido de la palabra), considerando decisiones y sus consecuencias, errores y sus precios, caídas y aciertos; nos tendremos que conformar con tan solo sobrevivir, pensar en la vida, incluso soñarla, pero no vivirla realmente. Quedarnos en el "me gustaría hacer esto...PERO..." nos limita y nos lleva a funcionar, adecuadamente, correctamente (para lo que nuestro entorno exige), etc.. pero no a vivir.
La "vida vivida" es experiencia, fluir de las experiencias... quedarse sin hacer las cosas que queremos hacer basándonos en el fracaso que supuso para otro tomar la misma decisión, es no construir nuestro camino, es no dejar huellas, es quedar en el miedo, en la seguridad que supone no tomar la decisión...
La vida se construye, de eso se trata el juego. Dejarnos llevar es una opción tan valida como el atreverse a hacer las cosas diferentes, y personalmente creo que el tomar diferentes caminos para llegar al mismo punto es una muestra de osadía ante la vida y una oportunidad invaluable de enriquecimiento personal con todo lo que ello implica... Las caídas, dolores, desilusiones, satisfacciones, alegrías etc... van forjando lo que somos, y sobretodo si es debido a nuestra capacidad de tomar el control de lo que hacemos, son una muestra de valentía y ganas de vivir.
Al escoger que hacer con nuestra vida, escojemos el camino que realmente nos permite vivir en coherencia con quienes somos, nos aceptamos, aceptamos nuestro cuerpo, nuestra sexualidad, nuestros miedos e inquietudes, nuestros valores...
Conseguir hilar nuestras decisiones y conductas haciéndonos cargo de cada una de ellas, nos permite dar coherencia a nuestra existencia, y ya sea feliz o desgraciada, acertada o no, el hecho de decidir tomar el control de nuestros actos y decisiones, y sobretodo, tener la valentía de hacernos responsables de sus respectivas consecuencias, nos engrandece como personas y nos hace pasar por esta vida, al menos con la satisfacción de haber hecho lo posible por vivir esta de la mejor y mas coherente manera de vivir...

Simplemente Noa
____________________________________

Quiero enviar un afectuoso saludo a todos aquellos que se dan el tiempo de pasar por este espacio y estampar un mensaje. Son muchos los que recurrentemente me han reconfortado con mensajes y no me había dado el tiempo de agradecer sus palabras.
Cuando decidí abrir este blog lo hice por una motivación particular de expresar inquietudes, pensamientos, etc... sin embargo con el paso del tiempo me he dado cuenta que estampando líneas podemos hacer mucho mas que desahogarnos... las palabras son una herramienta de aclaración y me reconforta saber que las lineas que estampo en este espacio logran llegar a muchos de ustedes. Me apasiona ver que de una u otra forma muchos se identifican con ellas, se aclaran ideas y se estructuran vagamente pensamientos perdidos... Me parece increíble como a través de un simple espacio de internet podemos llegar a formar lazos y conexiones cargadas de ganas de expresar... enhorabuena por todos los que somos parte de esta red, y por todos los que se dan el tiempo de leer nuestras líneas... creo que la retroalimentación que se forma hace que el acto de escribir se justifique absolutamente.
Les deseo el mayor de los éxitos para este fin de año que a muchos nos dejo con las energías extraviadas en algún lugar, pero cuyo balance es mas que positivo. Para los que aun tienen cosas pendientes harto animo, éxito y un abrazo cálido a la distancia...
Carolina Beato.

25 de noviembre de 2009

El miedo...


Hoy he venido a entregar unas líneas inspiradas en un compañero recurrente en nuestras vidas,
que a ratos ignoramos,
que muchas veces dejamos que nos domine,
que suele hacernos actuar de muchas formas,
que puede activar en nosotros un sin número de respuestas,
que tiene la capacidad de hacernos infinitamente fuertes,
y también,
y quizás ese sea su lado mas oscuro,
de destruirnos de la manera mas lapidaria y definitiva: El miedo.

El miedo siempre ha sido y siempre será componente importante en la conducta. Personalmente no creo en aquellos que dicen no sentirlo, considero que o es bloqueo, o es una valentía creada a partir de un episodio de temor.... un aprendizaje.
Convivimos a diario con él,
más de lo que pensamos,
más de lo que logramos percibir,
más de lo que nos gustaría,
más incluso, de lo que somos capaces de asumir.
Y es que está en cosas tan cotidianas como en la dueña de casa a la que le gustaría trabajar y ser independiente, pero no se esfuerza por hacerlo por miedo a la reacción del marido...,
en la joven que no disfruta de una vida sexual con su pareja por miedo a quedar embarazada...,
en los niños que se portan bien por miedo a los castigos...,
en el empleado que teme pedir un aumento de sueldo...,
en la joven que se sienta sola a leer un libro fingiendo que esta concentrada e interesada en lo que lee, cuando en el fondo está aterrorizada pensando en la posibilidad de no encontrar nunca al amor de su vida, de no sacar su carrera, de no ser lo que los demás esperan de ella...,
en el joven que también está aterrado por la presión de tener que satisfacer las expectativas de sus padres...,
en el viejo que no fuma ni bebe afirmando que así se siente con más energía y vitalidad, cuando en el fondo lo que sucede es que le aterra la posibilidad de morir...,
en la joven que teme al rechazo de sus padres por no estudiar lo que ellos quieren,
en el joven que adopta un estilo confrontacional y llamativo por miedo a ser ignorado por la sociedad al igual que lo es en su casa...,
en la pareja que pasea con una sonrisa en los labios encerrando el terror a hacerse viejos, el conformismo con el otro ante el terror de no encontrar a alguien mejor...,
en la mujer de 35 que se comporta como si tuviera 20 por el terror que le significa el paso de los años, la ausencia de una pareja estable, y sobretodo el pánico a que sea demasiado tarde para tener hijos...,
en el padre ausente que recuerda día a día al hijo que abandonó sin acercarse por pánico al reproche y al rechazo...

El terror de quedarse solo.

El terror a la oscuridad.
El temor de hacer cualquier cosa que se salga de las buenas costumbres.
El terror del juicio de Dios.
El terror a los comentarios de los hombres.
El terror a que la justicia castiga ante cualquier falta.
El terror a dejar de ser atractivo para tu pareja.
El terror de arriesgarse y perder.
El terror de ganar y tener que convivir con la envidia.
El terror de amar y ser rechazado.
El temor a pedir un aumento.
El terror a terminar una relación.
El miedo a aceptar una invitación.
El temor de ir a lugares desconocidos.
El miedo de no ser capaz de impresionar a los demás.
El terror a hacerse viejo.
El miedo de asumir una homosexualidad.
El miedo a cometer errores.
El miedo a las responsabilidades.
El terror al "que dirán".
El terror a morir.
El terror a defraudar.
El miedo a caer y no saber como ponerse de pie.
El miedo a ser uno mismo y no ser aceptado.
El miedo a no ser lo que los demás quieren que uno sea.
El terror a que nuestros defectos llamen la atención.
El terror a que nuestras virtudes no llamen la atención.
El terror de pasar desapercibido al no llamar la atención ni por nuestros defectos ni por nuestras virtudes.
El miedo a sufrir.
El miedo al miedo...

El miedo está en todos lados,
en cada uno de nosotros,
la diferencia es que unos son capaces de confrontarlo y tomar la valiente decisión de decir no estoy de acuerdo.
Por miedo a la soledad es que somos capaces de sufrir la tortura de una mala compañía. Por miedo a sufrir el final de una relación, muchos prefieren sufrir por años el infierno de una relación enfermiza.
Por miedo a sufrir a causa de nuestros errores, sufrimos las consecuencias de no comprometernos, de no acercanos, de no intentarlo, de no arriesgar nada...
Por miedo a sufrir el rechazo de los demás, preferimos no vivir nunca un encuentro, sufrir en soledad, no arriesgarnos a querer...
Por miedo al sufrimiento que involucra en que alguien no te quiera como quieres que te quiera: o dejas de atreverte a querer y te quedas seguro con tu sola compañía, sufriendo por no tener a alguien a tu lado; o te conviertes en un ser posesivo, quedandote finalmente solo y llegando al mismo final que la opción anterior.
Por miedo a sufrir una relación sexual no bien lograda, algunos prefieren ni siquiera intentarlo.
Por miedo a fracasar en un proyecto, sufrimos el terrible fracaso de no emprender ninguno.
Por miedo a que nuestros hijos den un mal paso, los llenamos de barreras protectoras que lo único que consiguen hacer es hacerlos incapaces de dar un paso por su cuenta...

Si...el miedo esta en todos lados,

y ante eso creo que tenemos dos opciones:
O nos paralizamos ante la posibilidad y hacemos lo posible por evitar el contacto,
o nos hacemos cargo.
Una mala reacción ante el estimulo nos puede dejar inmóviles,
encasillados,
sin la capacidad de fluir a nosotros mismos... perdiéndonos,
perdiendo personas,
perdiendo oportunidades,
perdiendo tiempo,
y en el fondo, perdiendo vida...
Ingenuamente nos autoconvencemos de que el no arriesgar involucra seguridad, que el no intentar es no caer; que el no hacer aquello a lo que estamos temiendo nos mantendrá mejor... seguros... tranquilos, cuando en el fondo lo único que consigue es llenarnos de límites autoimpuestos, lo cual nunca es bueno...
Mi consigna no es no temer, considero que el miedo debe estar presente en la vida de cada uno de nosotros, pero no como una muralla que nos impida ver lo que la vida nos depara, sino mas bien como una potente herramienta que es necesario aprender a manejar para dominarla en los casos en los que nos enfrentemos a obstáculos. El miedo, o paraliza o puede ser el estimulo que nos ayude a reaccionar ante la vida sacando lo mejor de nosotros para seguir adelante...
Me declaro una defensora de la valentía no como la cualidad de los que no sienten temor, sino mas bien como la de los que saben que mas allá del miedo hay un sin numero de oportunidades que vale la pena alcanzar,...
Supongo que lo único peor que fracasar en el intento, es nunca haberlo intentado... no?

"... Sinceramente sé que no me diferencio gran cosa de los demás, y que mi corazón, al igual que todos ellos, también alberga muchos miedos.... Sin embargo a pesar de todo, siento que los frutos de mi vida hablan por mí, y aunque que he caído en mas de una oportunidad, y sé que en mas de alguna oportunidad las cosas no saldrán como espero, si todo se derrumbase mañana por un paso en falso, por lo menos puedo decir que no he dejado correr mi vida sin arriesgar..."

Simplemente Noa

14 de noviembre de 2009

Escúcheme un momento...


Me gustaría que me escuchara un momento,
en silencio,
sin interrupciones,
hace tiempo que tengo deseos de decirle estas palabras,
no crea que me es fácil hacerlo,
en reiteradas ocasiones he sentido temor de lo que siento,
usted escapa a mi voluntad,
usted me hizo cruzar la línea,
por mucho tiempo me negué a intentarlo... huí.
Y es que usted llegó cuando menos lo esperaba,
es mas, usted llegó cuando ya había dejado de esperar.
Existen tantas formas de decir las mismas cosas,
usted me inspira, me llena de una manera que quizás no logre percibir por mi obstinada intensión de ocultarlo,
y bueno... ya no puedo.
Creo que merece saberlo,
creo que quizás lo sabe pero merece escucharlo,
verbalizar las cosas es hacerlas parte de nuestra historia
y usted es parte de mi historia desde antes de conocernos.
Por favor escúcheme,
sin interrupciones, si me interrumpe no sabré como terminar.
Déjeme darle las gracias,
usted me salvó de muchas formas,
mas de las cree o imagina.
Cuando abrí los ojos aquella mañana y sentí su aroma impregnado en mi piel, descubrí que ya no había vuelta atrás.
Ese día lo contemplé no se por cuanto tiempo,
mire su rostro,
recordé imágenes, palabras y momentos del pasado.
Lo sentí tan cercano y único, tan cálido.
Esbocé una sonrisa.
Creo que fue la mejor manera de asumir lo inevitable.
Habría detenido el tiempo en ese momento,
quisiera haber podido guardarlo por siempre,
la memoria es frágil, y no quiero olvidarlo...
Mil veces soñé con este momento,
lo busque por mucho tiempo, creí haberlo encontrado en mas de una ocasión,
sufrí con cada desilusión al ver que estaba equivocada;
y de pronto llegó usted,
y cambio mi mundo,
y me estremeció.
Muchas veces me obsesioné con otros labios,
otros aromas se impregnaron en mi cuerpo,
otras sensaciones me embargaron,
otros momentos robaron mis pensamientos.
La pasión de lo prohibido,
la voluntad dominada por el deseo,
sensaciones extrañas dominaron mi vida por mucho tiempo.
Hubo un tiempo en el que me dejé llevar por sensaciones,
en mi afán de encontrar el príncipe azul de los cuentos me volví ciega,
me entregue a situaciones que espero nunca mas volver a repetir....
Creo que al fin y al cabo los cuentos son solo cuentos... la realidad distaba mucho de que podía haber deseado algún día,
y me prohibí volver a creer,
volver a entregarme,
rompí esquemas,
rompí mis estatutos,
quebrante mis concepciones,
guarde mis sueños hasta nuevo aviso;
levanté trincheras...
Hasta entonces siempre había creído que todos podemos ser ángeles de otra persona en algún momento de nuestras vidas,
que una sonrisa puede cambiar el mundo de una persona,
que una palabra en el momento adecuado puede iluminar una vida entera,
que los detalles nos construyen...
Creer en eso me sostuvo, y la vida me regaló la mejor forma de ver que no estaba equivocada...
Y es que de pronto lo vi,
y su sonrisa efectivamente cambio mi mundo,
y sus palabras desinteresadas quebraron mis trincheras
y me aterré,
fue mi ángel aquel día gris, y lo sigue siendo hasta el día de hoy.
Ya no tenía que buscar,
ya no podía escapar a lo inevitable.
Usted me hizo ver que no importa cuantas veces te caigas,
siempre habrá una próxima,
y sobretodo,
siempre habrá fortaleza en ti para volver a ponerte de pié...
Ese día volví a cerrar los ojos para sentirme tan vulnerable como usted ante mi.
Y sonreí nuevamente.
Ya no había temor.
Su imagen,
su aroma,
su sonrisa,
su mirada,
su historia y todo su ser estaba grabado en piedra dentro de mí.
En ese instante comprendí que todo lo vivido había valido la pena.
De pronto usted despertó,
y me sorprendió mirándolo.
Ambos reímos, no hacían falta las palabras,
nuestra almas se entendían con un lenguaje universal desde hace mucho.
Nuestros caminos estaban destinados a cruzarse en este momento de nuestras vidas... ambos lo sabíamos.
Escúcheme,
déjeme darle las gracias por hacer de mi lo que soy ahora,
déjeme decirle que ya no siento temor,
permítame descubrir día a día mas novedades en usted,
seguir disfrutando de su sonrisa,
seguir nutriéndome con nuestra historia.
Yo no le puedo prometer una vida eterna juntos,
no se si mañana lo estaremos,
la vida es efímera y ante nosotros, día a día, se abre un abanico de posibilidades.
Sé que no soy la mejor para usted,
no le puedo prometer cosas que sé que no llegarán,
al menos no por ahora,
créame que lucho día a día por ser una mejor persona por mí,
y también por usted... sin embargo, lo que sí le puedo asegurar, es que haré lo que este en mis manos para seguir construyendo esta historia,
que nunca había disfrutado de mi vulnerabilidad de esa forma,
que haré lo posible por hacerlo feliz,
que es lo mejor que me ha pasado este último tiempo,
que es el ser que mejor compatibiliza conmigo,
que usted ha logrado sacar lo mejor de mí
y que si esto se llegase a derrumbar el día de mañana, seguiría agradeciendole a la vida el haber cruzados nuestros caminos.
Escúcheme,
quizás esta no sea la mejor declaración de amor,
mis manos estan humedas,
estoy temblando,
a ratos me es difícil sostener la voz que hasta ahora temblorosa ha logrado decirle estas palabras... créame que son lo mas verdadero y arriesgado que he dicho en mucho tiempo,
lo que siento hoy por usted,
la persona que soy el día de hoy,
la historia que hemos forjado y la forma maravillosa en que nuestras almas se han conectado, hacen que todo lo vivido hasta ahora haya valido la pena...
...Créame que soy infinitamente feliz por eso...

Simplemente Noa

7 de noviembre de 2009

El camino correcto


Cómo saber cuando estamos optando por el camino correcto?
Hasta que punto elegirlo es lo mas adecuado?
Una vez alguien me dijo que los errores en realidad no existían,
que nosotros los calificábamos como tal porque nos sacaban de lo que teníamos estructurado como camino a seguir, sin embargo no eran mas que señales que nos enviaba la vida, Dios o quien quisieras creer que ponía la señal ante tus ojos, para indicarte que ibas por el camino equivocado o simplemente, para darle emoción a tu vida...
Hoy, la idea no me resulta en absoluto descabellada,
es mas, tal vez sean nuestros errores los que van forjando nuestro destino,
sin ellos ¿qué elemento le daría emoción a nuestra cotidianidad?
Hoy en día cada vez hay menos margen para soñar,
llevar una vida intrascendente es tan sencillo como dejarse arrastrar por la rutina y aceptar que de nuestra existencia no hay que esperar grandes cosas...
El conformismo abunda y los sueños están guardados en el último cajón de ese mueble al que ya no se acude porque hay cosas mas importantes que hacer...
No hay tiempo...
¿Cómo dentro de ese circulo vicioso e irremediablemente cegador encontramos el componente que le da vida a lo que hacemos?... Cuantos logran hacerlo?
Acaso sentarse a esperar a que un día, cansados de tanta mediocridad, nazca en nosotros el imperioso deseo de convertir en realidad todos aquellos sueños que se vieron truncados cuando alguien nos convenció de que la vida no era como la imaginábamos?
Me niego categoricamente a la espera y solicito con urgencia un ayuda memoria para no olvidarlo cuando dé el siguiente paso...
Y es que es tan fácil entregarse a la espera, perder la magia, guardar los sueños en el cajón de los recuerdos y vivir como una pieza mas del rompecabezas...
Qué es lo que le da forma a nuestra vida?
Quizás la respuesta sea el romper los esquemas,
el asumir el riesgo de querer vivir de verdad,
el dar un paso equivocado y caer... al fin y al cabo, algunas caídas son necesarias para reconocerte como un ser fuerte o aveces, mas débil de lo que pensabas antes de caer....
Incluso podrían ser útiles para conocer el temor!
Sin el temor a equivocarte y perder lo que tienes, me parecería difícil valorar lo que has logrado;
sí, el miedo es tan necesario como las caídas, pues como todo en la vida, tiene su equivalente, y es el valor lo que te anima a dar el siguiente paso.
Y ojo! el valor, en absoluto es la ausencia de miedo, sino mas bien el conocimiento de que hay algo mas importante que el miedo....El miedo paraliza, el valor te mueve, pero sin el temor jamas se conocería lo que es valor...
Tal vez si nunca nos desviáramos del rumbo fijado en un comienzo,
si nunca rompiéramos los esquemas ni expandiésemos los limites autoimpuestos antes de conocernos,
no tendríamos idea lo que es enamorarse,
jamás sentiríamos ese consquilleo en el estomago,
no haríamos locuras, por el motivo que sea,
no tendríamos hijos,
no seríamos quienes somos,
no viviríamos como se debería...
Creo firmemente que si bien es cierto,
a veces las cosas no salen como uno espera,
el tomar el riesgo, aunque sea para fracasar, es dar un paso, es vencer limitaciones autoimpuestas, es autoconimiento... Cometer un error o fracasar, es mejor que no haberlo intentado nunca… no?
Al menos se intentó... se dio el paso... se rompieron los miedos... se asumió el control.
Los desvíos son necesarios, tanto como el miedo, las caídas y el valor.
Al fin y al cabo uno aprende,
aveces de una manera mas amable que en otras,
ojala siempre fuera de manera amable,
pero así es la vida,
de dulce y agraz dicen algunos,
de colores digo yo...
Si pudiéramos controlar de quién nos enamoramos, enamorarse no sería tan emocionante…
Si pudiéramos conocer que es lo que nos depara el destino para el día de mañana, probablemente nos sentaríamos a esperar y nos volveríamos ciegos...
Yo no pretendo que haya poesía en mi vida, y aventura, y amor;
eso es para las películas... me conformo con atardeceres y circunstancias que me recuerden que estoy viva y que no quiero ser uno mas... me conformo con sentir ese cosquilleo en el estomago de vez en cuando, y con una que otra noche de baile desenfrenado... me conformo con instantes de felicidad pura y simple...
No pretendo la artística impostura del amor que plantea Shakespeare, prefiero los amores capaces de derrumbar la vida, de eliminar las estructuras, de recordar que hay que locuras lindas y que vale pena vivirlas...impetuoso, ingobernable, ensordecedor en su llamado, escalofriante en su potencia...
No tengo claro si me interesa conocer el camino correcto si tengo caminos alternativos tanto o mas emocionantes para llegar al mismo objetivo... lo que si me interesa es tener lo que necesito para mantenerme en condiciones de empezar de nuevo cada vez que el camino alternativo se trunque... quizas esa sea la forma de llegar al correcto...quien sabe...
Al fin y al cabo el tiempo avanza, la gente pasa, los caminos se truncan, las relaciones se terminan, y basta un segundo de serenidad para descubrir en ello un nuevo comienzo...
Lo mejor que podemos hacer es respirar y reiniciar...


Simplemente Noa

31 de octubre de 2009

Acepte mi oferta...



Si usted no tiene fuerzas para continuar el día de hoy podemos esperar,
yo puedo cuidar de usted,
velar su sueño,
secar sus lágrimas...confíe en mí...
Hay personas que siempre esperan algo,
hay otras que siempre esperan todo,
yo hace algún tiempo deje de esperar
y lo encontré a usted,
y el mundo me cambió
o usted cambio mi mundo
o yo el suyo...quien sabe.
Y es que yo ya no quiero seguir sola,
el camino aun es largo,
no sé si podría dejarlo aquí y seguir mi marcha,
creo que me gustaría conversar,
creo que a usted le haría bien conversar,
no sé si entiende o no lo que le digo,
la verdad es que no sé si realmente me importa que lo entienda;
solo sé que en esta vida hay instancias para escapar, para disfrutar, para sentir y para vivir... y son oportunidades que no se dan a diario,
al menos no para todos.
Déjeme ayudarlo,
hoy
para usted, ha surgido la posibilidad de emprender el paso nuevamente,
o la posibilidad de caer por última vez,
depende del punto de vista desde el cual lo mire...
Respire hondo,
sienta su alma vibrar,
puede llorar tranquilo,
confíe en mi...
Lo invito a aprender a querer vivir de nuevo.

Si usted me permite tomar su mano y ayudarlo a ponerse de pie,
le aseguro que al menos para usted comenzará una nueva vida.
Escúcheme,
levante su mirada,
el tiempo es suyo,
su alma es libre,
libérese de toda atadura,
regálese la dicha de querer vivir y de poder escoger por cual camino seguir...

Acepte mi oferta, que para mi no es molestia compartir mi camino con usted,
y tranquilo,
si usted hoy no puede ponerse de pie, yo me puedo quedar de igual forma,
esperarlo, velar su sueño, secar sus lágrimas, ayudarlo a reunir fuerzas para empezar de nuevo,.
Yo no le pido nada a cambio,
solo quiero ayudarlo,
entienda que no puedo continuar mi marcha sabiendolo así,
para bien o para mal nuestros caminos se cruzaron,
y no podría continuar el mio sin hacer lo posible para que usted continue el suyo..
Tranquilo,
confíe en mí,

descanse,

recuerde que usted ya no esta solo y que pase lo que pase,
venga lo que tenga que venir: yo estoy y estaré con usted siempre que lo acepte y por supuesto, me lo permita...

Simplemente Noa

3 de octubre de 2009

Me niego...


Hoy vengo a escribir palabras de rebeldía,
hoy me siento con el derecho de ignorar parámetros, estatus y cánones establecidos por quienes creen ser dueños de la verdad.
Por qué tenemos que aceptar, creer y llevar a cabo cosas, pensamientos y creencias basadas en lo que la mayoría, o nuestros cercanos creen que es lo correcto?.
Por qué tenemos que ser enjuiciados por ser, pensar o creer cosas diferentes a lo que debiésemos?.
Me revelo ante la injusticia de un juicio valorico cargado de ignorancia, intolerancia e insensatez.
Me niego a tener que dejar de decir lo que pienso para evitar miradas, discusiones, malos ratos.
Por qué tenemos que vivir pensando en lo que va a pensar el resto acerca de nosotros!.
Porque tenemos que comandar nuestros actos y pensamientos de acuerdo a lo que se califica como correcto?.
Me niego a aceptar que pongan en mí, ideas y formas de pensar, que solo están en las mentes de otros.
Me niego a cargar con culpas y rencores que no pertenecen.
Me niego a entregarme a divinidades que no logran explicar mis cuestionamientos, y solicito el respeto ante eso.
Me gustaría saber la formula para hacer entender que no estamos en línea, que no tenemos porque estarlo, y que eso es lo que hace increíbles las interrelaciones.
No miramos la realidad desde la misma realidad,
la realidad del que está a mi lado,
por muy cerca que estemos,
no es la misma que percibo yo.
No veo las cosas igual que los demás, pues nadie ve las cosas igual que el otro,
cada uno tiene su propio punto de vista, y aunque muy similar, nunca es igual.
Exijo el derecho a no querer ver las la realidad desde mismo punto de vista que el resto, y mas aun, exijo respeto y tolerancia a la hora de escuchar.
Cada uno da objetividad a la realidad,
y señores!
¡Cuantas realidades hay en una sola realidad!
La subjetividad con la que veo las cosas es mi objetividad,
lo que veo en mi realidad es objetividad, mi propia objetividad;
y es incuestionable, o quizas tan cuestionable como las realidades, subjetividades u objetividades de los demás.
Cual es el punto que divide las cosas?.
La línea que marca los límites del resto, es acaso igual a la mía?.
El bien es completa ausencia de mal?.
Acaso la fealdad es la completa ausencia de belleza?.
La verdad no se entrega señores,
cada uno la busca dentro de su propia forma de percibir la realidad.
Hemos aceptado, sin mayor reflexión, el hecho de que no puede haber cavida a otras realidades, y no hemos pensado que nosotros también podemos crear realidades en un mundo nuestro.
Sepan bien,
que hay tantas verdades como seres humanos en este mundo,
y que hoy, y ahora, exijo el derecho de expresar mi verdad sin temor a cuestionamientos.

Simplemente Noa

30 de junio de 2009

Manifiesto Ambiental - Noah Sealth


"El gran Jefe de Washington ha mandado hacernos saber que quiere comprarnos las tierras junto con palabras de buena voluntad. Mucho agradecemos este detalle, porque de sobra conocemos la poca falta que le hace nuestra amistad. Queremos considerar el ofrecimiento, porque también sabemos de sobra que si no lo hiciéramos los rostros pálidos nos arrebatarían las tierras con armas de fuego.... ¿Pero cómo podéis comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esta idea nos resulta extraña pues ni el frescor del aire, ni el brillo del agua son nuestros... ¿cómo podrían ser comprados?...
Tenéis que saber que cada trozo de esta tierra es sagrado para mi pueblo, la hoja verde, la playa arenosa, la niebla en el bosque, el amanecer entre los árboles, los pardos insectos, son sagradas experiencias y memorias de mi pueblo.... Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra cuando comienzan el viaje a través de las estrellas. Nuestros muertos en cambio, nunca se alejan de la tierra que es la madre. Somos una parte de ella, y la flor perfumada, el ciervo, el caballo, el águila majestuosa, las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre son nuestros hermanos. Todos pertenecemos a la misma familia. El agua cristalina que corre por los ríos y arroyuelos no es solamente agua, tambien representa la sangre de nuestros antepasados. Si os la vendiésemos, tendríais que recordar que son sagradas y así recordárselo a vuestros hijos. También los ríos son nuestros hermanos porque nos liberan de la sed, arrastran nuestras canoas y nos procuran los peces; además, cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuentan los sucesos y memorias de la vida de nuestras gentes. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre... Sí, gran jefe de Washington, los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed, son portadores de nuestras canoas y alimento de nuestros hijos. Si os vendemos nuestra tierra, tendréis que recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos, que también lo son suyos, y que por lo tanto deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano...
Por supuesto que sabemos que el hombre blanco no entiende nuestra forma de ser, no le toma el valor a un trozo de tierra u otro, porque no la ve como hermana, sino como enemigo, cuando ya la ha hecho suya la desprecia y sigue caminando, deja atrás la tumba de sus padres sin importarle. Tanto la tumba de sus padres como el patrimonio de sus hijos, son olvidados. Trata a su madre la tierra, y a su hermano el firmamento como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devora la tierra dejando detrás solo un desierto.... No lo puedo entender, vuestras ciudades hieren los ojos del hombre piel roja. Quizás sea porque somos salvajes y no podemos comprenderlo. No hay un sitio tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningún lugar donde se pueda escuchar en la primavera el despliegue de las hojas o el rumor de las alas de un insecto. Quizás es porque soy un salvaje y no comprendo bien las cosas. El ruido de la ciudad es un insulto para el oído, y yo me pregunto: ¿Qué clase de vida tiene el hombre que no es capaz de escuchar el grito solitario de la garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor de la balsa?. Soy un piel roja y no lo puedo entender. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aroma de pinos.
Cuando el último piel roja haya desaparecido de la tierra, cuando no sea más que un recuerdo su sombra, como el de una nube que pasa por la pradera, entonces todavía estas riberas y estos bosques estarán poblados por el espíritu de mi pueblo, porque nosotros amamos nuestro país como ama el niño los latidos del corazón de su madre. Si decidiese aceptar vuestra oferta, tendría que poneros una condición: que el hombre blanco considere a los animales de estas tierras como hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. Tengo vistos millares de búfalos pudriéndose abandonados en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco. Soy un salvaje y no comprendo como una maquina humeante puede importar más que el búfalo al que nosotros matamos solo para sobrevivir. ¿Que puede hacer el hombre sin los animales?. Si todos los animales desapareciesen, el hombre moriría en una gran soledad, todo lo que pasa a los animales muy pronto le sucederá también al hombre. Todas las cosas están ligadas. Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñado a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurre a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra, si los hombres escupen en el suelo, se escupen a sí mismos. De una cosa estamos bien seguros: la tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a la tierra. Todo va enlazado, el hombre no tejió la trama de la vida; él es solo un hilo. Lo que hace con la trama, se lo hace a sí mismo. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, queda exento del destino común. Después de todo quizás seamos hermanos. Ya veremos.
Sabemos una cosa que quizás el hombre blanco descubra algún día: Nuestro Dios es el mismo Dios. Vosotros podéis pensar ahora que él os pertenece, lo mismo que deseáis que nuestras tierras os pertenezcan, pero no es así. Él es el dios de todos los hombres y su compasión alcanza por igual al piel roja y al hombre blanco. Esta tierra tiene un valor inestimable par Él y se daña y se provoca la ira del Creador. También los blancos se extinguirán, quizás antes que las demás tribus. El hombre no ha tejido la red de la vida solo es uno de esos hilos y está tentando la desgracia si osa romper esa red. Todo está ligado entre sí, como la sangre de una misma familia. Si ensucias vuestro lecho cualquier noche moriréis sofocados por vuestros propios excrementos, pero vosotros caminareis hacia la destrucción rodeados de gloria y espoleados por la fuerza de Dios, que os trajo a esta tierra y que por algún designio especial os dio dominio sobre ella y sobre el piel roja, ese designio es un misterio para nosotros, pues no entendemos porque se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de los exuberantes colinas con cables parlanchines...


¿Dónde está el bosque espeso?
Desapareció
¿Dónde está el águila?…
Desapareció

...Así se acaba la vida y solo nos queda el recurso de intentar sobrevivir..."

Noah Sealth fue un jefe indio de de la tribu Suquamish. Nació alrededor de 1786 en Blake Island, Washington, y murió el 7 de junio de 1866, en la reserva Suquamish de Port Madison, Washington. Paso a la historia por su respuesta (el discurso anteriormente citado) a Isaac Stevens, enviado especial del presidente norteamericano Franklin Pierce, ante la proposición de compra sobre la tierra de sus antepasados el año 1854.
Cuando leí este discurso, las palabras me conmovieron profundamente... las comparto ....creo en el mismo ideal desde mucho (por creencias personales, no por haber leído este discurso precisamente)... intento transmitirlas... las vivo... es una reflexión constante y eterna...

Simplemente Noa

28 de mayo de 2009

Aprenderás


Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer un alma y aprenderás que amar no significa apoyarse y que compañía no siempre significa seguridad.
Comenzarás a aprender que los besos nos son contratos, ni regalos ni promesas... y aceptarás tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto.
Aprenderás a construir hoy todos tus caminos porque el terreno de mañana es incierto y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío...
Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado, aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás algún día perdonarlas.
Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma... descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de tu vida.
Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos si aceptamos que los amigos cambian. Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo haciendo cualquier cosa o simplemente nada, sólo por el placer de disfrutar de su compañía... descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan y que es necesario decirles siempre que las amamos porque nunca estaremos seguros de cuándo será la última vez que podamos hacerlo...
Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tiene influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos.Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres se,y que el tiempo es corto. Aprenderás que no importa a dónde llegaste sino a qué lugar te diriges y si no sabes cualquier lugar sirve...Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlarán y que ser flexible no significa ser débil, porque no importa cuán delicada y frágil sea una situación: siempre existen dos lados.
Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo necesario enfrentando las consecuencias.
Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte... y que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones.
Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da derecho a ser cruel.
Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman pero no saben cómo demostrarlo...
Aprenderás que no siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo. Aprenderás que con la misma severidad con que la juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado.
Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles.
Descubrirás que en la vida hay cosas como el viento: que están pero no pueden ser vistas, y cosas como el río, que siempre se están llendo pero que nunca se van...

Entonces, sabrás realmente lo que puedes soportar, sabrás que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se podía más....
...Y es que ciertamente,
la vida realmente vale cuando tienes el valor de enfrentarla...



William Shakespeare

16 de mayo de 2009

Un paso más...


Era tarde, pero decidí salir a caminar un rato.
Una brisa fría golpeaba mi rostro. Pese a que antes de salir me había puesto un abrigo, el frío de la noche lograba estremecerme, cada paso era un recordatorio de la realidad.
Anduve por las calles de mi barrio disfrutando de la apacible oscuridad de la noche; normalmente mis andanzas por esos lares suelen estar asociados a tristeza, preocupación, nostalgia, ganas de volver a hacer cosas, horarios, ideas.
Hoy, sin embargo, caminaba solo para encontrarme. Hace mucho no me hacía el tiempo para conversar conmigo. Así que salí, y sentí una profunda melancolía.
Me encontré con una mujer distinta, me conmovió el sentirme fría. Tengo la mala costumbre de ceder a las corazas cuando me descuido. Este era el caso.

Advertí que mi falta de tiempo para ocuparte me de mí me había vuelto hermética a las sensaciones, y me estremecí. Recordé la fraese de una destacada psicóloga en una entrevista: "No existe la "falta de tiempo", esa frase es solo una excusa para no reconocer que tenemos prioridades diferentes a las que deberíamos tener...". Tenía razón, durante este ultimo tiempo prefería dedicarme a mi trabajo que a mi persona...
Hace tan solo unos meses estaba llena de luz, de sabiduría , de experiencia y encanto. Me recordé paseando por la orilla de la playa a la que solía visitar cada verano hasta ahora y esboce una sonrisa cuando vi mi angustia de entonces al pensar si debía dedicarme o no a una vida que no era la mía. Para ese entonces las cosas eran muy diferentes a lo que son hoy.

Tome un taxi, la desilusión me superó.

Mi esposo murió hace dos meses. Y no lo cuestiono, o al menos lucho por no hacerlo. Siempre he dicho que lo que nos ocurre es lo que estaba escrito para nosotros. Aun no me acostumbro. Me es inevitable no sentirme sola. Cuando te casas se supone que es para toda la vida, no esperas quedarte sola tan pronto. Creo que el recuerdo de las tantas conversaciones que tuvimos sobre este momento me da fuerzas, se que si estuviera aquí, le gustaría verme bien. Sé que si se fue es porque le era su minuto, se que si sigo aquí es porque aun no ha llegado el mio; y no forzare el momento, si estoy aquí es porque aun tengo cosas por hacer. Aunque se que podré vivir sin el, siento que con el murió una parte de mi.
Creo que uno de los mayores aprendizajes que me está dejando este proceso es vivir el hoy.
Hasta hace un tiempo vivía pensando en el mañana, la próxima semana, el próximo aniversario, la próxima fecha especial. Ese día, cuando llegue a mi casa, empecé a revisar nuestras cosas. No tenia claro como iba lograr deshacerme de todo eso. Sabía que algún día lo tendría que hacer. Y descubrí un vestido que tenía guardado para la "próxima vez que saliéramos a comer". Nunca lo vio. Sentí rabia conmigo por eso. ¿Por qué no ha usado el mismo día que lo compré?. ¿Acaso no era en sí un buen día para usarlo?. ¿Por qué tener que esperar la ocasión?... creo que es una de las cosas que corregiré.
Llegué a mi casa. La calidez del taxi logró entibiar mi corazón. Pese a que sentí una profunda tristeza al ver que aquella presencia mágica que me caracterizaba hasta hace algún tiempo se había ido, mi corazón estaba tranquilo. Es parte del proceso- me dije.
Decidí no pensar mas en eso para no dejar que la ansiedad estropeara todo lo que debiese venir a su debido tiempo. Aquella mujer de hace algunos meses debía volver, pero cuando fuese el momento indicado. Habían heridas que sanar, lágrimas que derramar, aun queda pena por sufrir para poder empezar de cero o desde el punto que estime conveniente para volver a empezar.

Cuando las personas no tienen prisa, no precipitan los acontecimientos con acciones inconsistentes. Sé que lo inevitable se manifestará, tal como ha ocurrido hasta ahora. Tengo la certeza de que volveré a ser la de antes porque sé que es mi esencia y ésta siempre encuentra la forma de volver a irradiar aun cuando aveces la crea perdida. Sé que lo voy a lograr. No ahora, porque no estoy preparada, pero confío en que lo haré porque creo en ello y mi fe en creer que puedo lograr lo que me proponga es lo que me mantiene en pié.

Definitivamente la elección de salir a caminar, por sobre quedarme en la cama viendo televisión, fue la indicada. Lo necesitaba. Creo que el aprendizaje de hoy es respetar la importancia de cada segundo, vivir cada momento con veneración, saber que cada momento es una buena ocasión, cada instante es un instante mágico que no se debe dejar pasar por pensar que vendrá otro mejor, vivir el hoy con lo que se tiene que vivir, no apresurar las cosas, pues cada una es un paso que conlleva en si una intrínseca dificultad.

Me voy a dormir. Mi corazón esta cálido nuevamente. Lloro, pero no de tristeza. Hoy di un paso mas. Me encontré nuevamente conmigo. Ya no estoy sola...


Simplemente Noa...


Dedicado a Daniel, por recordarme lo maravilloso que es escribir. Lo había dejado de lado, mis prioridades eran otras (por no decir que me faltaba tiempo. El dato de la psicóloga es real, el resto es solo parte de mi canalización de pensamientos a traves de historias, relatos que vienen a mi mente). Muchas gracias Daniel...

5 de marzo de 2009

Ley de Atracción...

"Todo pensamiento vibra,
todo pensamiento irradia y atrae una señal,
todo lo que se asemeja se atrae..."


En palabras simples, lo que plantea la Ley de Atracción es que cuando se presta atención a algo, se produce una emisión de vibraciones que permiten que lo que se desea se transforme en un punto de atracción.
Por ejemplo, si en estos momentos alguien deseara algo que no posee, sólo tendría que centrar su atención en ello y, en virtud de lo mencionado anteriormente, lo obtendría.
Ahora bien, si esta persona deseara algo que no posee centrando su atención en el hecho de que NO lo tiene, la Ley de Atracción seguiría respondiendo a la vibración de "no tenerlo" (vibración emitida del pensamiento negativo) y atraería vibraciones negativas que impedirían que obtuviese aquello desea.
La clave para atraer lo que se desea es imaginar que ya se tiene, además de prestar atención a los sentamientos. Cuando los pensamientos coinciden a nivel vibratorio con lo que se desea ,surge una sensacion de bienestar, la gama de las emociones pasa de la satisfacción a la expectativa, al anhelo, y la alegría; sin embargo, si se presta atención a la falta o la ausencia de lo deseado, la gama de emociones pasa del sentimiento de pesimismo a la preocupación, al desánimo, ira, inseguridad y depresión.
Las emociones constituyen un maravilloso sistema de guía, y si se les presta atención es posible orientarse muy bien hacia lo que se desea... Guste o no, la ley de la Atracción provoca la obtención de aquello en lo que se piensa, sea esto positivo o no.

"...Todo es vibratorio, cada pensamiento, cada idea, cada ser, cada objeto..."


Entendiendo este principio, no resulta difícil hacerse la idea de que cuando se centra la atención en algo, aunque sea por un breve espacio de tiempo, el pensamiento emite una vibración que comienza a reflejar la vibración de aquello a lo que se presta atención.


"Cuanto más se piensa en ello,
más se vibra como ello;
cuando más se vibra como ello,
más se atrae aquello que se corresponde con la vibración..."


Esa es la tendencia en materia de atracción que funciona aumentando en intensidad hasta que se ofrece por parte de la persona que emite el pensamiento, una vibración distinta. Cuando esto ocurre, lo que se desea coincide con la vibración emitida y en base al principio de "lo semejante se atrae"las cosas serían atraídas hacia la persona que las deseaba por causa de su propio deseo de obtenerlas.

Lo bonito de la ley de la Atracción es que puedes empezar donde estas, puedes tan solo empezar a pensar auténticamente lo que quieres hasta empezar a generar dentro de ti mismo un sentimiento de armonía y felicidad. La ley comenzara a responder a eso y descubrirás que el poder que hay dentro de ti es mas grande que el poder que hay en todo el mundo.... Somos seres ilimitados.
(Dr. Michael Beckwhit)

"Deja que la variedad de tu realidad te emocione mientras escoges lo que quieres.
Cuando veas lo que quieres, piensa en ello.
Encuentra el lugar de ese sentimiento, empápate de el.
Háblalo.
Escríbelo.
Hazlo realidad hasta convertirte en su equivalente.
Cuando veas cosas que no quieres,
aléjate,
no pienses en ello,
NO EMPUJES CONTRA ELLO,
ignoralo.
Quita tu atención de las cosas que NO quieres
y concentrate íntegramente en lo que SI quieres..."
(Esther Hicks)



"Estamos todos conectados, es solo que no lo vemos.
No hay un ahí afuera o un aquí adentro,
todo el universo,
todo lo que lo conforma,
es tan solo un campo de energía."
(john Asserf)

"Somos fuente de energía,
somos seres eternos..." (Esther Hicks)


"Sigue tu dicha y el universo te abrirá puertas donde antes solo hubo muros".
(Joseph Campbell)


No hay nada que no puedes ser, hacer o tener.
Eres un creador y estas aquí por tu poderoso y deliberado "querer estar aquí".
Ve adelante dando paso a pensamientos que te indiquen lo que quieres hacer,
atrayendo experiencia que te ayude a decidir lo que quieres.
Cuando lo logres identificar,
concentrate en ello.
Es a través de la atención que pones en lo que quieres, que lo atraerás.
Cuando deseas algo y te concentras en ello, el universo entero conjuga para que se convierta en una realidad.

"La nueva era es aquella donde la última frontera no es el espacio sino la mente..."
(Fred Alan Wolf)


Simplemente Noa

http://elmistico.com.ar/hicks/atraccion/index.htm El libro Ley de Atracción por capítulos

24 de febrero de 2009

Una cultura fascinante...

"India es un país fascinante, la religion ha sustentado gran parte de su cultura y modelado cada arista de las formas de vida y cotidianidad de sus habitantes. La gran tolerancia presente en su gente viene en parte gracias a su ferviente fé en una religión antidogmática por esencia, que acepta la pluralidad de caminos para conocer y alcanzar, no tanto la fe en una divinidad, sino la aceptación del orden universal y cíclico que rige el mundo y la sociedad... Para bien o para mal, podamos comprenderlo o no, es un mundo donde la vida y la muerte, el bien y el mal, el horror, la belleza, el misterio, los dioses y demonios, lo divino y lo profano se unen de manera de fascinante y abrumadora en una amalgama de purificación imposible de separar..."

Simplemente Noa

23 de febrero de 2009

La segunda oportunidad...

"Vea como el sol del atardecer hace todo más bonito aquí adentro"


"Cuenta la leyenda, que la Sibilas, hechiceras capaces de prever el futuro, vivían en la antigua Roma. Cierto día, una de ellas apareció en el palacio del emperador Tiberio con nueve libros; dijo que allí estaba escrito el futuro del Imperio, y pidió diez talentos de oro por los textos. A Tiberio le pareció un precio elevadísimo y no los quiso comprar. La Sibila se marchó, quemó tres libros, y regresó con los seis restantes. “Cuestan diez talentos de oro”, dijo. Tiberio soltó una carcajada, y la echó del palacio. ¿Cómo se atrevía a vender seis libros por el precio de nueve?
La sibila quemó tres libros más y volvió ante Tiberio sólo con los tres volúmenes que habían restado: “También cuestan diez talentos de oro”.
Intrigado, Tiberio acabó comprando los tres volúmenes, y sólo pudo leer una pequeña parte del futuro...

Estaba contándole esta historia a Mónica, mi agente y amiga, mientras íbamos en coche a Portugal, cuando me di cuenta de que estábamos pasando por Ciudad Rodrigo, en la frontera con España. Justamente allí, cuatro años atrás, alguien me había ofrecido un libro, y yo no lo había querido comprar.

Durante el primer viaje de divulgación de mis libros en Europa, había decidido almorzar en aquella ciudad. Después fui a visitar la catedral y encontré a un padre. “Vea como el sol del atardecer hace todo más bonito aquí adentro”, me dijo. Me gustó el comentario, conversamos un poco, y él me guió por los altares, claustros y jardines interiores del templo. Al final, me ofreció un libro que había escrito sobre la iglesia, pero yo no lo quise comprar. Cuando salí, me sentí culpable; yo era escritor, estaba en Europa tratando de vender mi trabajo: ¿por qué no comprar el libro del padre, por solidaridad? Pero después olvidé el episodio. Hasta ahora.

Paré el coche; no me había acordado de la historia de los libros sibilinos por casualidad. Nos dirigimos a la plaza que hay frente a la iglesia, donde una mujer estaba mirando al cielo.

- Buenas tardes. Estoy buscando a un padre que escribió un libro sobre esta iglesia.

- Ese padre, que se llamaba Estanislao, se murió el año pasado – me respondió ella.

Sentí una inmensa tristeza. ¿Por qué no habría dado yo al padre Estanislao la misma alegría que sentía yo cuando veía a alguien con uno de mis libros?

- Fue uno de los hombres más bondadosos que conocí – continuó la mujer. Venía de familia humilde, pero llegó a ser especialista en arqueología. Ayudó a conseguir para mi hijo una beca en el colegio.

Le comenté a ella lo que me había llevado allí.

- No se culpe inútilmente, hijo mío – dijo. Vaya a visitar otra vez la catedral.

Pensé que era una señal, e hice lo que me mandaba.

Sólo había un padre en un confesionario, esperando a los fieles que no acudían. Me dirigí hacia él, que me hizo una seña para que me arrodillase, pero yo le interrumpí.

- No quiero confesarme; sólo vine a comprar un libro sobre esta iglesia, escrito por un hombre llamado Estanislao.

Los ojos del padre brillaron. Salió del confesionario y volvió minutos después con un ejemplar.

- Qué alegría que haya venido para esto! – me dijo. – ¡Soy hermano del padre Estanislao, y esto me llena de orgullo! ¡Él debe de estar en el cielo, contento al ver que su trabajo es apreciado!

Con tantos padres por allí, yo había encontrado justamente al hermano de Estanislao. Pagué el libro y le agradecí. Él me abrazó. Cuando iba saliendo, escuché su voz.

- Vea como el sol del atardecer hace todo más bonito aquí adentro – me dijo.

Eran las mismas palabras que el padre Estanislao me había dicho cuatro años antes.

...Siempre hay una segunda oportunidad en la vida."

P. Coelho

10 de enero de 2009

Y hoy hablo de...


Cuando, hace algunos años, llegó a mí el llamado de escribir, me encontré con un sin numero de opciones a las cuales querer referirme.
Tenía sed de expresar, de dejar fluir aquello que solo fluye a través de la palabra estampada, aquello que libera.

Al principio comencé a hablar de cambiar el mundo. Tenía la ambición de que alguien me leyera y juntos fuésemos contruyendo una red que permitiera lograr el objetivo. Pronto mi ambición disminuiría efecto de la realidad a las que me fui volviendo permeable conforme pasaron los años. No se claramente si disminuyó mi ambición o aumentó mi sinceridad, la cosa es que de pronto me vi dejando de lado la utopía y enfrentado mi vida. Descubrí que el cambiar el mundo era demasiado lejano, y me propuse en cambio cambiar mi visión de éste. Por supuesto no resultó, pues cambiar mi forma de ver el mundo era lo mismo que querer cambiarme y eso ciertamente era mas complejo que el objetivo inicial. Y es que creo que las personas no cambiamos, pedirle a alguien que cambie es como pedirle peras al olmo; cambiar es lo mismo que ser aquello que no somos -creo que las personas aprendemos, evolucionamos, aveces retrocedemos, pero jamas dejamos de ser quien siempre hemos sido-, cambiar es no tener idea de lo que vamos siendo porque nunca supimos que lo podíamos ser.

Y así fue como dejé de escribir utopías y me volqué a mi realidad. El problema fue que sentí que a ratos pasaba demasiado tiempo aprendiendo cosas que luego desaprendía y por supuesto, que el corazón no salía inmune en esta batalla... me encontré en el camino con la palabra "amor" y su significado, y aprendí que a ratos en nombre de éste nos condenamos y liberamos.

Comencé a hablar de mi y mi propia batalla por crecer -y en lo posible evolucionar-. Y en poco tiempo me encontré de choque con una enorme revolución personal. La revolución social del comienzo quedó en el pasado y mi propia voluntad de seguir creyendo en mis ideales ganó la batalla. Me enfrenté a mis prejuicios y sus limitantes, y la intransigencia de pretender que todos compartiensen, al menos parte de mi camino, me aisló.

Deje entonces de hablar de revolución, porque el estar sola me impedía en cierta forma vivir, y empecé a hablar simplemente de mi. Y es que dicen que hablar de uno ayuda a sanar, y lo necesitaba. Hable de mi, mi familia, mis temores, mi historia; y hoy, me encuentro nuevamente con ese "amor" mencionado anteriormente.

Sí, hoy vengo a hablar de amor., y no en el sentido transformador de algunos que lo trazan como el arma para cambiar el mundo; por supuesto que ni siquiera lo intentaría... ya había intentado cambiar el mundo anteriormente recuerdan?.
No pretendo evangelizar al ateo, ni a diabolizar al creyente, no me llama al atención cambiar formas de ser. Hoy estoy aquí con el mismo sentimiento del comienzo, buscando simplemente encontrarme. Y escojo este tema porque me causa particular gracia la forma que va adoptando este sentimiento lo largo de la historia de cada uno. Ciegamente hemos, por ejemplo, institucionalizado el amor de una relación de pareja, diciendo estar enamorados de alguien, que ya no es cualquiera. Hoy en día el amor extrañamente no es tan ciego, escoge, sabe lo que le conviene e ignora aquello de lo cual nunca se enamoraría; comienza sin darnos cuenta una particular y rigida discriminación ante aquello que "no conviene" viendo lo que se quiere ver, queriendo lo que se quiere querer -con excepciones como en todo por supuesto-, seleccionando objetivos predefinidos, persiguiendo a quien es como nosotros -según nos dicen desde pequeños-.

Personalmente creo cada día reducimos mas los espacios necesarios para que el amor aflore, cada vez le cerramos más las puertas, cada vez nos llenamos mas de corazas, cada día lo bajamos en nuestra escala de prioridades en la vida privilegiando por ejemplo un desarrollo profesional exitoso. Caemos en el error de pretender que un papel asegura un sentimiento y la institucionalizacion de éste nos lleva a creer que el permanecer al lado de otra persona implica necesariamente firmar contratos, generar descendencia y condenarse a perder una parte de si mismo, no para ganar otra, sino para fundir su mitad. Nacen dependencias y deseos que hipotecan nuestra esencia, y caemos en "cuanto te quito, cuanto me quitarás", "cuanto te poseo, cuanto me posees", "cuanto me conoces", "cuanto me quieres", etc. Creo que eso es precisamente lo que termina matando el amor. El amor es en esencia libre. No hay contratos, no hay profesión, no hay nivel social, no hay color de piel. Si te llega, te llaga y no hay mucho mas que hacer que intentar sobrellevarlo de la mejor manera posible.
Creo que no hay mejor amor que el que carece de cadenas y ataduras,
aquel que te permite ser libre al lado del otro,
aquel que te permite ser libre sin dejar de estar ahí,
aquel que te permite dejar de preguntarte por que,
aquel que te permite estar con el otro sin dejar de ser tu,
sin tratar de ser alguien que no eres,
sin tratar de ser atractivo, interesante, entretenido,
sin tratar de tener siempre un tema de conversación...
Creo que el amor mas pleno es aquel que te da la libertad de estar con el otro sin necesidad de estar físicamente,
aquel que te da la seguridad de saber que estas para la otra persona, y que la otra persona esta contigo, sin necesidad de estar precisamente ahí;
aquel que te permite sentarte al lado del otro y disfrutar silencios,
regalar espacios, respetar momentos y agradecer soledades.
Amar al otro y compartir tu vida no es sinónimo de dejar de ser uno,
todo lo contrario,
mientras mas sigues siendo tu, estando con el otro,
mas genuino se vuelve nuestro amor.
Amar es adaptarse al otro sin dejar de ser uno,
es saber que puedes ignorar al otro y disfrutar de ti, sin temor de que se cuestione el sentimiento. Es ignorar el fantasma de "¿me querrá tanto como antes?, me seguirá encontrando atractiva?, ¿que quiera estar solo significará que ya no me quiere a su lado?...
es saber que mas allá de las palabras, esta esa conexión única y en extremo valiosa, que te permite disfrutar del otro y de lo que eres cuando estas con esa persona, sin dejar en ningún momento de ser quien eres realmente,
es tener claro que el otro siempre es, aunque suene redundante, una persona diferente y que tal como dice un buen cantante español "2 no es igual a 1+1".

Hoy hablo de amor porque me lo he topado unas cuantas veces y he prendido que el amor se aprende y por ende debe día a día, ser parte de nuestras lecciones de vida. Debemos comprender que vivimos en un mundo lleno de gente hermosa, que solo basta con saber mirar, que siempre vamos a correr el riesgo de amarnos entre sí y también de odiarnos, que del odio al amor hay un paso y que debemos ser cuidadosos, que pese al dolor (del cual aprendemos) lo deseable sería acrecentar nuestros corazones para que sean cada vez mas los que habiten en él, y que correr el riesgo de salir lastimados vale la pena a la hora de hacer balances.
La vida y sobretodo el amor, pueden ser duros, sin embargo el llevarlos con libertad permite verlos de manera mas amable, nos hace encontrarnos, continuar nuestros caminos, volar juntos sin necesariamente estar atados, y nos regala la dicha de disfrutarnos libremente y comprender que amar es estar juntos, sin dejar en ningun momento de contar con nuestra plena libertad...


El amor da alas,
no diplomas de academia nupcial ni medallas de sexo y alabanza,
donde no hay libertad,
hay posesión y
cadenas de agresiva intolerancia...
Si la libertad no existiera, el amor la habría inventado...

G. Arango


Simplemente Noa

15 de diciembre de 2009

El camino de ELEGIR...


Escoger es un acto arriesgado.
A diario nos vemos obligados a tomar constantes decisiones, muchas de las cuales afrontamos con absoluta automaticidad.
Tomar la decisión de optar por uno u otro camino es una encrucijada con la cual lidiamos constantemente, y pese a lo inadvertido que pueda pasar, el solo hecho de hacerlo lleva consigo una demostración de personalización y construcción de nuestro propio camino.
El problema surge cuando la decisión pasa de ser el simple hecho de escoger que pantalón usar, a pasos que determinen parte de nuestro futuro, formas en como afrontamos un problema, etc. El temor al error, la equivocación, a la culpabilidad de "hacer las cosas mal" puede resultar incluso paralizante.
Los fantasmas que nos asustan en el proceso de escoger, son entre otros, el deseo omnipotente de hacer lo queremos, y a su vez, la realidad limitada en la que estamos inmersos. Cabe recordar que pese a ser seres libres, nuestra libertad termina donde comienza la libertad del otro, por lo tanto estamos constantemente expuestos a circunstancias externas capaces de limitar nuestro actuar.
El hecho de escoger conlleva percibir, valorar, establecer prioridades, renunciar, y comprometerse con lo elegido. Al escoger algo, estamos eligiendo ser alguien... al fin y al cabo, nuestras decisiones nos personalizan, aún cuando nos equivoquemos.
El problema surge cuando estamos demasiado influenciados por las opiniones y espectativas que nuestro entorno tiene de nosotros. Este punto es especialmente complejo, y es determinante a la hora de paralizarnos cuando debemos elegir que hacer con nuestra vida, quienes debemos ser, etc...
Por miedo podemos incluso llegar a dejarnos llevar por las decisiones que otros toman por nosotros como una forma de delegar la responsabilidad que sentimos para con el resto... podemos perdernos en el mas amplio sentido de la palabra, podemos alejarnos de lo que nosotros queremos hacer por considerar que lo que el resto supone como correcto para nosotros, es lo que debemos llevar a cabo... por miedo a tomar una decision equivocada podemos tambien equivocarnos... Dejarnos llevar es una de las tantas formas de no decidir... y el no decidir por miedo a equivocarnos, no implica en absoluto no equivocarnos de todas formas...
Para protegernos del peso de las decisiones que afectan a nuestra vida, repartimos la responsabilidad con otros, y aprendemos muy pronto a decir "-Yo tengo..., -Yo debo..." en lugar de: "Yo quiero..., Yo escojo... Yo elijo...". Personalmente no considero que sea erróneo apelar responsablemente al sentido del deber, sin embargo creo que es un empobrecimiento reducir la conducción de nuestra vida a una programación en base a normas impuestas por una sociedad que no considera casos o situaciones puntuales que muchas veces escapan al sentido del deber... en todo orden de cosas hay excepciones.
Si no escogemos vivir (el mas amplio sentido de la palabra), considerando decisiones y sus consecuencias, errores y sus precios, caídas y aciertos; nos tendremos que conformar con tan solo sobrevivir, pensar en la vida, incluso soñarla, pero no vivirla realmente. Quedarnos en el "me gustaría hacer esto...PERO..." nos limita y nos lleva a funcionar, adecuadamente, correctamente (para lo que nuestro entorno exige), etc.. pero no a vivir.
La "vida vivida" es experiencia, fluir de las experiencias... quedarse sin hacer las cosas que queremos hacer basándonos en el fracaso que supuso para otro tomar la misma decisión, es no construir nuestro camino, es no dejar huellas, es quedar en el miedo, en la seguridad que supone no tomar la decisión...
La vida se construye, de eso se trata el juego. Dejarnos llevar es una opción tan valida como el atreverse a hacer las cosas diferentes, y personalmente creo que el tomar diferentes caminos para llegar al mismo punto es una muestra de osadía ante la vida y una oportunidad invaluable de enriquecimiento personal con todo lo que ello implica... Las caídas, dolores, desilusiones, satisfacciones, alegrías etc... van forjando lo que somos, y sobretodo si es debido a nuestra capacidad de tomar el control de lo que hacemos, son una muestra de valentía y ganas de vivir.
Al escoger que hacer con nuestra vida, escojemos el camino que realmente nos permite vivir en coherencia con quienes somos, nos aceptamos, aceptamos nuestro cuerpo, nuestra sexualidad, nuestros miedos e inquietudes, nuestros valores...
Conseguir hilar nuestras decisiones y conductas haciéndonos cargo de cada una de ellas, nos permite dar coherencia a nuestra existencia, y ya sea feliz o desgraciada, acertada o no, el hecho de decidir tomar el control de nuestros actos y decisiones, y sobretodo, tener la valentía de hacernos responsables de sus respectivas consecuencias, nos engrandece como personas y nos hace pasar por esta vida, al menos con la satisfacción de haber hecho lo posible por vivir esta de la mejor y mas coherente manera de vivir...

Simplemente Noa
____________________________________

Quiero enviar un afectuoso saludo a todos aquellos que se dan el tiempo de pasar por este espacio y estampar un mensaje. Son muchos los que recurrentemente me han reconfortado con mensajes y no me había dado el tiempo de agradecer sus palabras.
Cuando decidí abrir este blog lo hice por una motivación particular de expresar inquietudes, pensamientos, etc... sin embargo con el paso del tiempo me he dado cuenta que estampando líneas podemos hacer mucho mas que desahogarnos... las palabras son una herramienta de aclaración y me reconforta saber que las lineas que estampo en este espacio logran llegar a muchos de ustedes. Me apasiona ver que de una u otra forma muchos se identifican con ellas, se aclaran ideas y se estructuran vagamente pensamientos perdidos... Me parece increíble como a través de un simple espacio de internet podemos llegar a formar lazos y conexiones cargadas de ganas de expresar... enhorabuena por todos los que somos parte de esta red, y por todos los que se dan el tiempo de leer nuestras líneas... creo que la retroalimentación que se forma hace que el acto de escribir se justifique absolutamente.
Les deseo el mayor de los éxitos para este fin de año que a muchos nos dejo con las energías extraviadas en algún lugar, pero cuyo balance es mas que positivo. Para los que aun tienen cosas pendientes harto animo, éxito y un abrazo cálido a la distancia...
Carolina Beato.

25 de noviembre de 2009

El miedo...


Hoy he venido a entregar unas líneas inspiradas en un compañero recurrente en nuestras vidas,
que a ratos ignoramos,
que muchas veces dejamos que nos domine,
que suele hacernos actuar de muchas formas,
que puede activar en nosotros un sin número de respuestas,
que tiene la capacidad de hacernos infinitamente fuertes,
y también,
y quizás ese sea su lado mas oscuro,
de destruirnos de la manera mas lapidaria y definitiva: El miedo.

El miedo siempre ha sido y siempre será componente importante en la conducta. Personalmente no creo en aquellos que dicen no sentirlo, considero que o es bloqueo, o es una valentía creada a partir de un episodio de temor.... un aprendizaje.
Convivimos a diario con él,
más de lo que pensamos,
más de lo que logramos percibir,
más de lo que nos gustaría,
más incluso, de lo que somos capaces de asumir.
Y es que está en cosas tan cotidianas como en la dueña de casa a la que le gustaría trabajar y ser independiente, pero no se esfuerza por hacerlo por miedo a la reacción del marido...,
en la joven que no disfruta de una vida sexual con su pareja por miedo a quedar embarazada...,
en los niños que se portan bien por miedo a los castigos...,
en el empleado que teme pedir un aumento de sueldo...,
en la joven que se sienta sola a leer un libro fingiendo que esta concentrada e interesada en lo que lee, cuando en el fondo está aterrorizada pensando en la posibilidad de no encontrar nunca al amor de su vida, de no sacar su carrera, de no ser lo que los demás esperan de ella...,
en el joven que también está aterrado por la presión de tener que satisfacer las expectativas de sus padres...,
en el viejo que no fuma ni bebe afirmando que así se siente con más energía y vitalidad, cuando en el fondo lo que sucede es que le aterra la posibilidad de morir...,
en la joven que teme al rechazo de sus padres por no estudiar lo que ellos quieren,
en el joven que adopta un estilo confrontacional y llamativo por miedo a ser ignorado por la sociedad al igual que lo es en su casa...,
en la pareja que pasea con una sonrisa en los labios encerrando el terror a hacerse viejos, el conformismo con el otro ante el terror de no encontrar a alguien mejor...,
en la mujer de 35 que se comporta como si tuviera 20 por el terror que le significa el paso de los años, la ausencia de una pareja estable, y sobretodo el pánico a que sea demasiado tarde para tener hijos...,
en el padre ausente que recuerda día a día al hijo que abandonó sin acercarse por pánico al reproche y al rechazo...

El terror de quedarse solo.

El terror a la oscuridad.
El temor de hacer cualquier cosa que se salga de las buenas costumbres.
El terror del juicio de Dios.
El terror a los comentarios de los hombres.
El terror a que la justicia castiga ante cualquier falta.
El terror a dejar de ser atractivo para tu pareja.
El terror de arriesgarse y perder.
El terror de ganar y tener que convivir con la envidia.
El terror de amar y ser rechazado.
El temor a pedir un aumento.
El terror a terminar una relación.
El miedo a aceptar una invitación.
El temor de ir a lugares desconocidos.
El miedo de no ser capaz de impresionar a los demás.
El terror a hacerse viejo.
El miedo de asumir una homosexualidad.
El miedo a cometer errores.
El miedo a las responsabilidades.
El terror al "que dirán".
El terror a morir.
El terror a defraudar.
El miedo a caer y no saber como ponerse de pie.
El miedo a ser uno mismo y no ser aceptado.
El miedo a no ser lo que los demás quieren que uno sea.
El terror a que nuestros defectos llamen la atención.
El terror a que nuestras virtudes no llamen la atención.
El terror de pasar desapercibido al no llamar la atención ni por nuestros defectos ni por nuestras virtudes.
El miedo a sufrir.
El miedo al miedo...

El miedo está en todos lados,
en cada uno de nosotros,
la diferencia es que unos son capaces de confrontarlo y tomar la valiente decisión de decir no estoy de acuerdo.
Por miedo a la soledad es que somos capaces de sufrir la tortura de una mala compañía. Por miedo a sufrir el final de una relación, muchos prefieren sufrir por años el infierno de una relación enfermiza.
Por miedo a sufrir a causa de nuestros errores, sufrimos las consecuencias de no comprometernos, de no acercanos, de no intentarlo, de no arriesgar nada...
Por miedo a sufrir el rechazo de los demás, preferimos no vivir nunca un encuentro, sufrir en soledad, no arriesgarnos a querer...
Por miedo al sufrimiento que involucra en que alguien no te quiera como quieres que te quiera: o dejas de atreverte a querer y te quedas seguro con tu sola compañía, sufriendo por no tener a alguien a tu lado; o te conviertes en un ser posesivo, quedandote finalmente solo y llegando al mismo final que la opción anterior.
Por miedo a sufrir una relación sexual no bien lograda, algunos prefieren ni siquiera intentarlo.
Por miedo a fracasar en un proyecto, sufrimos el terrible fracaso de no emprender ninguno.
Por miedo a que nuestros hijos den un mal paso, los llenamos de barreras protectoras que lo único que consiguen hacer es hacerlos incapaces de dar un paso por su cuenta...

Si...el miedo esta en todos lados,

y ante eso creo que tenemos dos opciones:
O nos paralizamos ante la posibilidad y hacemos lo posible por evitar el contacto,
o nos hacemos cargo.
Una mala reacción ante el estimulo nos puede dejar inmóviles,
encasillados,
sin la capacidad de fluir a nosotros mismos... perdiéndonos,
perdiendo personas,
perdiendo oportunidades,
perdiendo tiempo,
y en el fondo, perdiendo vida...
Ingenuamente nos autoconvencemos de que el no arriesgar involucra seguridad, que el no intentar es no caer; que el no hacer aquello a lo que estamos temiendo nos mantendrá mejor... seguros... tranquilos, cuando en el fondo lo único que consigue es llenarnos de límites autoimpuestos, lo cual nunca es bueno...
Mi consigna no es no temer, considero que el miedo debe estar presente en la vida de cada uno de nosotros, pero no como una muralla que nos impida ver lo que la vida nos depara, sino mas bien como una potente herramienta que es necesario aprender a manejar para dominarla en los casos en los que nos enfrentemos a obstáculos. El miedo, o paraliza o puede ser el estimulo que nos ayude a reaccionar ante la vida sacando lo mejor de nosotros para seguir adelante...
Me declaro una defensora de la valentía no como la cualidad de los que no sienten temor, sino mas bien como la de los que saben que mas allá del miedo hay un sin numero de oportunidades que vale la pena alcanzar,...
Supongo que lo único peor que fracasar en el intento, es nunca haberlo intentado... no?

"... Sinceramente sé que no me diferencio gran cosa de los demás, y que mi corazón, al igual que todos ellos, también alberga muchos miedos.... Sin embargo a pesar de todo, siento que los frutos de mi vida hablan por mí, y aunque que he caído en mas de una oportunidad, y sé que en mas de alguna oportunidad las cosas no saldrán como espero, si todo se derrumbase mañana por un paso en falso, por lo menos puedo decir que no he dejado correr mi vida sin arriesgar..."

Simplemente Noa

14 de noviembre de 2009

Escúcheme un momento...


Me gustaría que me escuchara un momento,
en silencio,
sin interrupciones,
hace tiempo que tengo deseos de decirle estas palabras,
no crea que me es fácil hacerlo,
en reiteradas ocasiones he sentido temor de lo que siento,
usted escapa a mi voluntad,
usted me hizo cruzar la línea,
por mucho tiempo me negué a intentarlo... huí.
Y es que usted llegó cuando menos lo esperaba,
es mas, usted llegó cuando ya había dejado de esperar.
Existen tantas formas de decir las mismas cosas,
usted me inspira, me llena de una manera que quizás no logre percibir por mi obstinada intensión de ocultarlo,
y bueno... ya no puedo.
Creo que merece saberlo,
creo que quizás lo sabe pero merece escucharlo,
verbalizar las cosas es hacerlas parte de nuestra historia
y usted es parte de mi historia desde antes de conocernos.
Por favor escúcheme,
sin interrupciones, si me interrumpe no sabré como terminar.
Déjeme darle las gracias,
usted me salvó de muchas formas,
mas de las cree o imagina.
Cuando abrí los ojos aquella mañana y sentí su aroma impregnado en mi piel, descubrí que ya no había vuelta atrás.
Ese día lo contemplé no se por cuanto tiempo,
mire su rostro,
recordé imágenes, palabras y momentos del pasado.
Lo sentí tan cercano y único, tan cálido.
Esbocé una sonrisa.
Creo que fue la mejor manera de asumir lo inevitable.
Habría detenido el tiempo en ese momento,
quisiera haber podido guardarlo por siempre,
la memoria es frágil, y no quiero olvidarlo...
Mil veces soñé con este momento,
lo busque por mucho tiempo, creí haberlo encontrado en mas de una ocasión,
sufrí con cada desilusión al ver que estaba equivocada;
y de pronto llegó usted,
y cambio mi mundo,
y me estremeció.
Muchas veces me obsesioné con otros labios,
otros aromas se impregnaron en mi cuerpo,
otras sensaciones me embargaron,
otros momentos robaron mis pensamientos.
La pasión de lo prohibido,
la voluntad dominada por el deseo,
sensaciones extrañas dominaron mi vida por mucho tiempo.
Hubo un tiempo en el que me dejé llevar por sensaciones,
en mi afán de encontrar el príncipe azul de los cuentos me volví ciega,
me entregue a situaciones que espero nunca mas volver a repetir....
Creo que al fin y al cabo los cuentos son solo cuentos... la realidad distaba mucho de que podía haber deseado algún día,
y me prohibí volver a creer,
volver a entregarme,
rompí esquemas,
rompí mis estatutos,
quebrante mis concepciones,
guarde mis sueños hasta nuevo aviso;
levanté trincheras...
Hasta entonces siempre había creído que todos podemos ser ángeles de otra persona en algún momento de nuestras vidas,
que una sonrisa puede cambiar el mundo de una persona,
que una palabra en el momento adecuado puede iluminar una vida entera,
que los detalles nos construyen...
Creer en eso me sostuvo, y la vida me regaló la mejor forma de ver que no estaba equivocada...
Y es que de pronto lo vi,
y su sonrisa efectivamente cambio mi mundo,
y sus palabras desinteresadas quebraron mis trincheras
y me aterré,
fue mi ángel aquel día gris, y lo sigue siendo hasta el día de hoy.
Ya no tenía que buscar,
ya no podía escapar a lo inevitable.
Usted me hizo ver que no importa cuantas veces te caigas,
siempre habrá una próxima,
y sobretodo,
siempre habrá fortaleza en ti para volver a ponerte de pié...
Ese día volví a cerrar los ojos para sentirme tan vulnerable como usted ante mi.
Y sonreí nuevamente.
Ya no había temor.
Su imagen,
su aroma,
su sonrisa,
su mirada,
su historia y todo su ser estaba grabado en piedra dentro de mí.
En ese instante comprendí que todo lo vivido había valido la pena.
De pronto usted despertó,
y me sorprendió mirándolo.
Ambos reímos, no hacían falta las palabras,
nuestra almas se entendían con un lenguaje universal desde hace mucho.
Nuestros caminos estaban destinados a cruzarse en este momento de nuestras vidas... ambos lo sabíamos.
Escúcheme,
déjeme darle las gracias por hacer de mi lo que soy ahora,
déjeme decirle que ya no siento temor,
permítame descubrir día a día mas novedades en usted,
seguir disfrutando de su sonrisa,
seguir nutriéndome con nuestra historia.
Yo no le puedo prometer una vida eterna juntos,
no se si mañana lo estaremos,
la vida es efímera y ante nosotros, día a día, se abre un abanico de posibilidades.
Sé que no soy la mejor para usted,
no le puedo prometer cosas que sé que no llegarán,
al menos no por ahora,
créame que lucho día a día por ser una mejor persona por mí,
y también por usted... sin embargo, lo que sí le puedo asegurar, es que haré lo que este en mis manos para seguir construyendo esta historia,
que nunca había disfrutado de mi vulnerabilidad de esa forma,
que haré lo posible por hacerlo feliz,
que es lo mejor que me ha pasado este último tiempo,
que es el ser que mejor compatibiliza conmigo,
que usted ha logrado sacar lo mejor de mí
y que si esto se llegase a derrumbar el día de mañana, seguiría agradeciendole a la vida el haber cruzados nuestros caminos.
Escúcheme,
quizás esta no sea la mejor declaración de amor,
mis manos estan humedas,
estoy temblando,
a ratos me es difícil sostener la voz que hasta ahora temblorosa ha logrado decirle estas palabras... créame que son lo mas verdadero y arriesgado que he dicho en mucho tiempo,
lo que siento hoy por usted,
la persona que soy el día de hoy,
la historia que hemos forjado y la forma maravillosa en que nuestras almas se han conectado, hacen que todo lo vivido hasta ahora haya valido la pena...
...Créame que soy infinitamente feliz por eso...

Simplemente Noa

7 de noviembre de 2009

El camino correcto


Cómo saber cuando estamos optando por el camino correcto?
Hasta que punto elegirlo es lo mas adecuado?
Una vez alguien me dijo que los errores en realidad no existían,
que nosotros los calificábamos como tal porque nos sacaban de lo que teníamos estructurado como camino a seguir, sin embargo no eran mas que señales que nos enviaba la vida, Dios o quien quisieras creer que ponía la señal ante tus ojos, para indicarte que ibas por el camino equivocado o simplemente, para darle emoción a tu vida...
Hoy, la idea no me resulta en absoluto descabellada,
es mas, tal vez sean nuestros errores los que van forjando nuestro destino,
sin ellos ¿qué elemento le daría emoción a nuestra cotidianidad?
Hoy en día cada vez hay menos margen para soñar,
llevar una vida intrascendente es tan sencillo como dejarse arrastrar por la rutina y aceptar que de nuestra existencia no hay que esperar grandes cosas...
El conformismo abunda y los sueños están guardados en el último cajón de ese mueble al que ya no se acude porque hay cosas mas importantes que hacer...
No hay tiempo...
¿Cómo dentro de ese circulo vicioso e irremediablemente cegador encontramos el componente que le da vida a lo que hacemos?... Cuantos logran hacerlo?
Acaso sentarse a esperar a que un día, cansados de tanta mediocridad, nazca en nosotros el imperioso deseo de convertir en realidad todos aquellos sueños que se vieron truncados cuando alguien nos convenció de que la vida no era como la imaginábamos?
Me niego categoricamente a la espera y solicito con urgencia un ayuda memoria para no olvidarlo cuando dé el siguiente paso...
Y es que es tan fácil entregarse a la espera, perder la magia, guardar los sueños en el cajón de los recuerdos y vivir como una pieza mas del rompecabezas...
Qué es lo que le da forma a nuestra vida?
Quizás la respuesta sea el romper los esquemas,
el asumir el riesgo de querer vivir de verdad,
el dar un paso equivocado y caer... al fin y al cabo, algunas caídas son necesarias para reconocerte como un ser fuerte o aveces, mas débil de lo que pensabas antes de caer....
Incluso podrían ser útiles para conocer el temor!
Sin el temor a equivocarte y perder lo que tienes, me parecería difícil valorar lo que has logrado;
sí, el miedo es tan necesario como las caídas, pues como todo en la vida, tiene su equivalente, y es el valor lo que te anima a dar el siguiente paso.
Y ojo! el valor, en absoluto es la ausencia de miedo, sino mas bien el conocimiento de que hay algo mas importante que el miedo....El miedo paraliza, el valor te mueve, pero sin el temor jamas se conocería lo que es valor...
Tal vez si nunca nos desviáramos del rumbo fijado en un comienzo,
si nunca rompiéramos los esquemas ni expandiésemos los limites autoimpuestos antes de conocernos,
no tendríamos idea lo que es enamorarse,
jamás sentiríamos ese consquilleo en el estomago,
no haríamos locuras, por el motivo que sea,
no tendríamos hijos,
no seríamos quienes somos,
no viviríamos como se debería...
Creo firmemente que si bien es cierto,
a veces las cosas no salen como uno espera,
el tomar el riesgo, aunque sea para fracasar, es dar un paso, es vencer limitaciones autoimpuestas, es autoconimiento... Cometer un error o fracasar, es mejor que no haberlo intentado nunca… no?
Al menos se intentó... se dio el paso... se rompieron los miedos... se asumió el control.
Los desvíos son necesarios, tanto como el miedo, las caídas y el valor.
Al fin y al cabo uno aprende,
aveces de una manera mas amable que en otras,
ojala siempre fuera de manera amable,
pero así es la vida,
de dulce y agraz dicen algunos,
de colores digo yo...
Si pudiéramos controlar de quién nos enamoramos, enamorarse no sería tan emocionante…
Si pudiéramos conocer que es lo que nos depara el destino para el día de mañana, probablemente nos sentaríamos a esperar y nos volveríamos ciegos...
Yo no pretendo que haya poesía en mi vida, y aventura, y amor;
eso es para las películas... me conformo con atardeceres y circunstancias que me recuerden que estoy viva y que no quiero ser uno mas... me conformo con sentir ese cosquilleo en el estomago de vez en cuando, y con una que otra noche de baile desenfrenado... me conformo con instantes de felicidad pura y simple...
No pretendo la artística impostura del amor que plantea Shakespeare, prefiero los amores capaces de derrumbar la vida, de eliminar las estructuras, de recordar que hay que locuras lindas y que vale pena vivirlas...impetuoso, ingobernable, ensordecedor en su llamado, escalofriante en su potencia...
No tengo claro si me interesa conocer el camino correcto si tengo caminos alternativos tanto o mas emocionantes para llegar al mismo objetivo... lo que si me interesa es tener lo que necesito para mantenerme en condiciones de empezar de nuevo cada vez que el camino alternativo se trunque... quizas esa sea la forma de llegar al correcto...quien sabe...
Al fin y al cabo el tiempo avanza, la gente pasa, los caminos se truncan, las relaciones se terminan, y basta un segundo de serenidad para descubrir en ello un nuevo comienzo...
Lo mejor que podemos hacer es respirar y reiniciar...


Simplemente Noa

31 de octubre de 2009

Acepte mi oferta...



Si usted no tiene fuerzas para continuar el día de hoy podemos esperar,
yo puedo cuidar de usted,
velar su sueño,
secar sus lágrimas...confíe en mí...
Hay personas que siempre esperan algo,
hay otras que siempre esperan todo,
yo hace algún tiempo deje de esperar
y lo encontré a usted,
y el mundo me cambió
o usted cambio mi mundo
o yo el suyo...quien sabe.
Y es que yo ya no quiero seguir sola,
el camino aun es largo,
no sé si podría dejarlo aquí y seguir mi marcha,
creo que me gustaría conversar,
creo que a usted le haría bien conversar,
no sé si entiende o no lo que le digo,
la verdad es que no sé si realmente me importa que lo entienda;
solo sé que en esta vida hay instancias para escapar, para disfrutar, para sentir y para vivir... y son oportunidades que no se dan a diario,
al menos no para todos.
Déjeme ayudarlo,
hoy
para usted, ha surgido la posibilidad de emprender el paso nuevamente,
o la posibilidad de caer por última vez,
depende del punto de vista desde el cual lo mire...
Respire hondo,
sienta su alma vibrar,
puede llorar tranquilo,
confíe en mi...
Lo invito a aprender a querer vivir de nuevo.

Si usted me permite tomar su mano y ayudarlo a ponerse de pie,
le aseguro que al menos para usted comenzará una nueva vida.
Escúcheme,
levante su mirada,
el tiempo es suyo,
su alma es libre,
libérese de toda atadura,
regálese la dicha de querer vivir y de poder escoger por cual camino seguir...

Acepte mi oferta, que para mi no es molestia compartir mi camino con usted,
y tranquilo,
si usted hoy no puede ponerse de pie, yo me puedo quedar de igual forma,
esperarlo, velar su sueño, secar sus lágrimas, ayudarlo a reunir fuerzas para empezar de nuevo,.
Yo no le pido nada a cambio,
solo quiero ayudarlo,
entienda que no puedo continuar mi marcha sabiendolo así,
para bien o para mal nuestros caminos se cruzaron,
y no podría continuar el mio sin hacer lo posible para que usted continue el suyo..
Tranquilo,
confíe en mí,

descanse,

recuerde que usted ya no esta solo y que pase lo que pase,
venga lo que tenga que venir: yo estoy y estaré con usted siempre que lo acepte y por supuesto, me lo permita...

Simplemente Noa

3 de octubre de 2009

Me niego...


Hoy vengo a escribir palabras de rebeldía,
hoy me siento con el derecho de ignorar parámetros, estatus y cánones establecidos por quienes creen ser dueños de la verdad.
Por qué tenemos que aceptar, creer y llevar a cabo cosas, pensamientos y creencias basadas en lo que la mayoría, o nuestros cercanos creen que es lo correcto?.
Por qué tenemos que ser enjuiciados por ser, pensar o creer cosas diferentes a lo que debiésemos?.
Me revelo ante la injusticia de un juicio valorico cargado de ignorancia, intolerancia e insensatez.
Me niego a tener que dejar de decir lo que pienso para evitar miradas, discusiones, malos ratos.
Por qué tenemos que vivir pensando en lo que va a pensar el resto acerca de nosotros!.
Porque tenemos que comandar nuestros actos y pensamientos de acuerdo a lo que se califica como correcto?.
Me niego a aceptar que pongan en mí, ideas y formas de pensar, que solo están en las mentes de otros.
Me niego a cargar con culpas y rencores que no pertenecen.
Me niego a entregarme a divinidades que no logran explicar mis cuestionamientos, y solicito el respeto ante eso.
Me gustaría saber la formula para hacer entender que no estamos en línea, que no tenemos porque estarlo, y que eso es lo que hace increíbles las interrelaciones.
No miramos la realidad desde la misma realidad,
la realidad del que está a mi lado,
por muy cerca que estemos,
no es la misma que percibo yo.
No veo las cosas igual que los demás, pues nadie ve las cosas igual que el otro,
cada uno tiene su propio punto de vista, y aunque muy similar, nunca es igual.
Exijo el derecho a no querer ver las la realidad desde mismo punto de vista que el resto, y mas aun, exijo respeto y tolerancia a la hora de escuchar.
Cada uno da objetividad a la realidad,
y señores!
¡Cuantas realidades hay en una sola realidad!
La subjetividad con la que veo las cosas es mi objetividad,
lo que veo en mi realidad es objetividad, mi propia objetividad;
y es incuestionable, o quizas tan cuestionable como las realidades, subjetividades u objetividades de los demás.
Cual es el punto que divide las cosas?.
La línea que marca los límites del resto, es acaso igual a la mía?.
El bien es completa ausencia de mal?.
Acaso la fealdad es la completa ausencia de belleza?.
La verdad no se entrega señores,
cada uno la busca dentro de su propia forma de percibir la realidad.
Hemos aceptado, sin mayor reflexión, el hecho de que no puede haber cavida a otras realidades, y no hemos pensado que nosotros también podemos crear realidades en un mundo nuestro.
Sepan bien,
que hay tantas verdades como seres humanos en este mundo,
y que hoy, y ahora, exijo el derecho de expresar mi verdad sin temor a cuestionamientos.

Simplemente Noa

30 de junio de 2009

Manifiesto Ambiental - Noah Sealth


"El gran Jefe de Washington ha mandado hacernos saber que quiere comprarnos las tierras junto con palabras de buena voluntad. Mucho agradecemos este detalle, porque de sobra conocemos la poca falta que le hace nuestra amistad. Queremos considerar el ofrecimiento, porque también sabemos de sobra que si no lo hiciéramos los rostros pálidos nos arrebatarían las tierras con armas de fuego.... ¿Pero cómo podéis comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esta idea nos resulta extraña pues ni el frescor del aire, ni el brillo del agua son nuestros... ¿cómo podrían ser comprados?...
Tenéis que saber que cada trozo de esta tierra es sagrado para mi pueblo, la hoja verde, la playa arenosa, la niebla en el bosque, el amanecer entre los árboles, los pardos insectos, son sagradas experiencias y memorias de mi pueblo.... Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra cuando comienzan el viaje a través de las estrellas. Nuestros muertos en cambio, nunca se alejan de la tierra que es la madre. Somos una parte de ella, y la flor perfumada, el ciervo, el caballo, el águila majestuosa, las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre son nuestros hermanos. Todos pertenecemos a la misma familia. El agua cristalina que corre por los ríos y arroyuelos no es solamente agua, tambien representa la sangre de nuestros antepasados. Si os la vendiésemos, tendríais que recordar que son sagradas y así recordárselo a vuestros hijos. También los ríos son nuestros hermanos porque nos liberan de la sed, arrastran nuestras canoas y nos procuran los peces; además, cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuentan los sucesos y memorias de la vida de nuestras gentes. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre... Sí, gran jefe de Washington, los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed, son portadores de nuestras canoas y alimento de nuestros hijos. Si os vendemos nuestra tierra, tendréis que recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos, que también lo son suyos, y que por lo tanto deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano...
Por supuesto que sabemos que el hombre blanco no entiende nuestra forma de ser, no le toma el valor a un trozo de tierra u otro, porque no la ve como hermana, sino como enemigo, cuando ya la ha hecho suya la desprecia y sigue caminando, deja atrás la tumba de sus padres sin importarle. Tanto la tumba de sus padres como el patrimonio de sus hijos, son olvidados. Trata a su madre la tierra, y a su hermano el firmamento como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devora la tierra dejando detrás solo un desierto.... No lo puedo entender, vuestras ciudades hieren los ojos del hombre piel roja. Quizás sea porque somos salvajes y no podemos comprenderlo. No hay un sitio tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningún lugar donde se pueda escuchar en la primavera el despliegue de las hojas o el rumor de las alas de un insecto. Quizás es porque soy un salvaje y no comprendo bien las cosas. El ruido de la ciudad es un insulto para el oído, y yo me pregunto: ¿Qué clase de vida tiene el hombre que no es capaz de escuchar el grito solitario de la garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor de la balsa?. Soy un piel roja y no lo puedo entender. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aroma de pinos.
Cuando el último piel roja haya desaparecido de la tierra, cuando no sea más que un recuerdo su sombra, como el de una nube que pasa por la pradera, entonces todavía estas riberas y estos bosques estarán poblados por el espíritu de mi pueblo, porque nosotros amamos nuestro país como ama el niño los latidos del corazón de su madre. Si decidiese aceptar vuestra oferta, tendría que poneros una condición: que el hombre blanco considere a los animales de estas tierras como hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. Tengo vistos millares de búfalos pudriéndose abandonados en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco. Soy un salvaje y no comprendo como una maquina humeante puede importar más que el búfalo al que nosotros matamos solo para sobrevivir. ¿Que puede hacer el hombre sin los animales?. Si todos los animales desapareciesen, el hombre moriría en una gran soledad, todo lo que pasa a los animales muy pronto le sucederá también al hombre. Todas las cosas están ligadas. Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñado a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurre a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra, si los hombres escupen en el suelo, se escupen a sí mismos. De una cosa estamos bien seguros: la tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a la tierra. Todo va enlazado, el hombre no tejió la trama de la vida; él es solo un hilo. Lo que hace con la trama, se lo hace a sí mismo. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, queda exento del destino común. Después de todo quizás seamos hermanos. Ya veremos.
Sabemos una cosa que quizás el hombre blanco descubra algún día: Nuestro Dios es el mismo Dios. Vosotros podéis pensar ahora que él os pertenece, lo mismo que deseáis que nuestras tierras os pertenezcan, pero no es así. Él es el dios de todos los hombres y su compasión alcanza por igual al piel roja y al hombre blanco. Esta tierra tiene un valor inestimable par Él y se daña y se provoca la ira del Creador. También los blancos se extinguirán, quizás antes que las demás tribus. El hombre no ha tejido la red de la vida solo es uno de esos hilos y está tentando la desgracia si osa romper esa red. Todo está ligado entre sí, como la sangre de una misma familia. Si ensucias vuestro lecho cualquier noche moriréis sofocados por vuestros propios excrementos, pero vosotros caminareis hacia la destrucción rodeados de gloria y espoleados por la fuerza de Dios, que os trajo a esta tierra y que por algún designio especial os dio dominio sobre ella y sobre el piel roja, ese designio es un misterio para nosotros, pues no entendemos porque se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de los exuberantes colinas con cables parlanchines...


¿Dónde está el bosque espeso?
Desapareció
¿Dónde está el águila?…
Desapareció

...Así se acaba la vida y solo nos queda el recurso de intentar sobrevivir..."

Noah Sealth fue un jefe indio de de la tribu Suquamish. Nació alrededor de 1786 en Blake Island, Washington, y murió el 7 de junio de 1866, en la reserva Suquamish de Port Madison, Washington. Paso a la historia por su respuesta (el discurso anteriormente citado) a Isaac Stevens, enviado especial del presidente norteamericano Franklin Pierce, ante la proposición de compra sobre la tierra de sus antepasados el año 1854.
Cuando leí este discurso, las palabras me conmovieron profundamente... las comparto ....creo en el mismo ideal desde mucho (por creencias personales, no por haber leído este discurso precisamente)... intento transmitirlas... las vivo... es una reflexión constante y eterna...

Simplemente Noa

28 de mayo de 2009

Aprenderás


Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer un alma y aprenderás que amar no significa apoyarse y que compañía no siempre significa seguridad.
Comenzarás a aprender que los besos nos son contratos, ni regalos ni promesas... y aceptarás tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto.
Aprenderás a construir hoy todos tus caminos porque el terreno de mañana es incierto y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío...
Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado, aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás algún día perdonarlas.
Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma... descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de tu vida.
Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos si aceptamos que los amigos cambian. Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo haciendo cualquier cosa o simplemente nada, sólo por el placer de disfrutar de su compañía... descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan y que es necesario decirles siempre que las amamos porque nunca estaremos seguros de cuándo será la última vez que podamos hacerlo...
Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tiene influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos.Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres se,y que el tiempo es corto. Aprenderás que no importa a dónde llegaste sino a qué lugar te diriges y si no sabes cualquier lugar sirve...Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlarán y que ser flexible no significa ser débil, porque no importa cuán delicada y frágil sea una situación: siempre existen dos lados.
Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo necesario enfrentando las consecuencias.
Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte... y que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones.
Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da derecho a ser cruel.
Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman pero no saben cómo demostrarlo...
Aprenderás que no siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo. Aprenderás que con la misma severidad con que la juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado.
Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles.
Descubrirás que en la vida hay cosas como el viento: que están pero no pueden ser vistas, y cosas como el río, que siempre se están llendo pero que nunca se van...

Entonces, sabrás realmente lo que puedes soportar, sabrás que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se podía más....
...Y es que ciertamente,
la vida realmente vale cuando tienes el valor de enfrentarla...



William Shakespeare

16 de mayo de 2009

Un paso más...


Era tarde, pero decidí salir a caminar un rato.
Una brisa fría golpeaba mi rostro. Pese a que antes de salir me había puesto un abrigo, el frío de la noche lograba estremecerme, cada paso era un recordatorio de la realidad.
Anduve por las calles de mi barrio disfrutando de la apacible oscuridad de la noche; normalmente mis andanzas por esos lares suelen estar asociados a tristeza, preocupación, nostalgia, ganas de volver a hacer cosas, horarios, ideas.
Hoy, sin embargo, caminaba solo para encontrarme. Hace mucho no me hacía el tiempo para conversar conmigo. Así que salí, y sentí una profunda melancolía.
Me encontré con una mujer distinta, me conmovió el sentirme fría. Tengo la mala costumbre de ceder a las corazas cuando me descuido. Este era el caso.

Advertí que mi falta de tiempo para ocuparte me de mí me había vuelto hermética a las sensaciones, y me estremecí. Recordé la fraese de una destacada psicóloga en una entrevista: "No existe la "falta de tiempo", esa frase es solo una excusa para no reconocer que tenemos prioridades diferentes a las que deberíamos tener...". Tenía razón, durante este ultimo tiempo prefería dedicarme a mi trabajo que a mi persona...
Hace tan solo unos meses estaba llena de luz, de sabiduría , de experiencia y encanto. Me recordé paseando por la orilla de la playa a la que solía visitar cada verano hasta ahora y esboce una sonrisa cuando vi mi angustia de entonces al pensar si debía dedicarme o no a una vida que no era la mía. Para ese entonces las cosas eran muy diferentes a lo que son hoy.

Tome un taxi, la desilusión me superó.

Mi esposo murió hace dos meses. Y no lo cuestiono, o al menos lucho por no hacerlo. Siempre he dicho que lo que nos ocurre es lo que estaba escrito para nosotros. Aun no me acostumbro. Me es inevitable no sentirme sola. Cuando te casas se supone que es para toda la vida, no esperas quedarte sola tan pronto. Creo que el recuerdo de las tantas conversaciones que tuvimos sobre este momento me da fuerzas, se que si estuviera aquí, le gustaría verme bien. Sé que si se fue es porque le era su minuto, se que si sigo aquí es porque aun no ha llegado el mio; y no forzare el momento, si estoy aquí es porque aun tengo cosas por hacer. Aunque se que podré vivir sin el, siento que con el murió una parte de mi.
Creo que uno de los mayores aprendizajes que me está dejando este proceso es vivir el hoy.
Hasta hace un tiempo vivía pensando en el mañana, la próxima semana, el próximo aniversario, la próxima fecha especial. Ese día, cuando llegue a mi casa, empecé a revisar nuestras cosas. No tenia claro como iba lograr deshacerme de todo eso. Sabía que algún día lo tendría que hacer. Y descubrí un vestido que tenía guardado para la "próxima vez que saliéramos a comer". Nunca lo vio. Sentí rabia conmigo por eso. ¿Por qué no ha usado el mismo día que lo compré?. ¿Acaso no era en sí un buen día para usarlo?. ¿Por qué tener que esperar la ocasión?... creo que es una de las cosas que corregiré.
Llegué a mi casa. La calidez del taxi logró entibiar mi corazón. Pese a que sentí una profunda tristeza al ver que aquella presencia mágica que me caracterizaba hasta hace algún tiempo se había ido, mi corazón estaba tranquilo. Es parte del proceso- me dije.
Decidí no pensar mas en eso para no dejar que la ansiedad estropeara todo lo que debiese venir a su debido tiempo. Aquella mujer de hace algunos meses debía volver, pero cuando fuese el momento indicado. Habían heridas que sanar, lágrimas que derramar, aun queda pena por sufrir para poder empezar de cero o desde el punto que estime conveniente para volver a empezar.

Cuando las personas no tienen prisa, no precipitan los acontecimientos con acciones inconsistentes. Sé que lo inevitable se manifestará, tal como ha ocurrido hasta ahora. Tengo la certeza de que volveré a ser la de antes porque sé que es mi esencia y ésta siempre encuentra la forma de volver a irradiar aun cuando aveces la crea perdida. Sé que lo voy a lograr. No ahora, porque no estoy preparada, pero confío en que lo haré porque creo en ello y mi fe en creer que puedo lograr lo que me proponga es lo que me mantiene en pié.

Definitivamente la elección de salir a caminar, por sobre quedarme en la cama viendo televisión, fue la indicada. Lo necesitaba. Creo que el aprendizaje de hoy es respetar la importancia de cada segundo, vivir cada momento con veneración, saber que cada momento es una buena ocasión, cada instante es un instante mágico que no se debe dejar pasar por pensar que vendrá otro mejor, vivir el hoy con lo que se tiene que vivir, no apresurar las cosas, pues cada una es un paso que conlleva en si una intrínseca dificultad.

Me voy a dormir. Mi corazón esta cálido nuevamente. Lloro, pero no de tristeza. Hoy di un paso mas. Me encontré nuevamente conmigo. Ya no estoy sola...


Simplemente Noa...


Dedicado a Daniel, por recordarme lo maravilloso que es escribir. Lo había dejado de lado, mis prioridades eran otras (por no decir que me faltaba tiempo. El dato de la psicóloga es real, el resto es solo parte de mi canalización de pensamientos a traves de historias, relatos que vienen a mi mente). Muchas gracias Daniel...

5 de marzo de 2009

Ley de Atracción...

"Todo pensamiento vibra,
todo pensamiento irradia y atrae una señal,
todo lo que se asemeja se atrae..."


En palabras simples, lo que plantea la Ley de Atracción es que cuando se presta atención a algo, se produce una emisión de vibraciones que permiten que lo que se desea se transforme en un punto de atracción.
Por ejemplo, si en estos momentos alguien deseara algo que no posee, sólo tendría que centrar su atención en ello y, en virtud de lo mencionado anteriormente, lo obtendría.
Ahora bien, si esta persona deseara algo que no posee centrando su atención en el hecho de que NO lo tiene, la Ley de Atracción seguiría respondiendo a la vibración de "no tenerlo" (vibración emitida del pensamiento negativo) y atraería vibraciones negativas que impedirían que obtuviese aquello desea.
La clave para atraer lo que se desea es imaginar que ya se tiene, además de prestar atención a los sentamientos. Cuando los pensamientos coinciden a nivel vibratorio con lo que se desea ,surge una sensacion de bienestar, la gama de las emociones pasa de la satisfacción a la expectativa, al anhelo, y la alegría; sin embargo, si se presta atención a la falta o la ausencia de lo deseado, la gama de emociones pasa del sentimiento de pesimismo a la preocupación, al desánimo, ira, inseguridad y depresión.
Las emociones constituyen un maravilloso sistema de guía, y si se les presta atención es posible orientarse muy bien hacia lo que se desea... Guste o no, la ley de la Atracción provoca la obtención de aquello en lo que se piensa, sea esto positivo o no.

"...Todo es vibratorio, cada pensamiento, cada idea, cada ser, cada objeto..."


Entendiendo este principio, no resulta difícil hacerse la idea de que cuando se centra la atención en algo, aunque sea por un breve espacio de tiempo, el pensamiento emite una vibración que comienza a reflejar la vibración de aquello a lo que se presta atención.


"Cuanto más se piensa en ello,
más se vibra como ello;
cuando más se vibra como ello,
más se atrae aquello que se corresponde con la vibración..."


Esa es la tendencia en materia de atracción que funciona aumentando en intensidad hasta que se ofrece por parte de la persona que emite el pensamiento, una vibración distinta. Cuando esto ocurre, lo que se desea coincide con la vibración emitida y en base al principio de "lo semejante se atrae"las cosas serían atraídas hacia la persona que las deseaba por causa de su propio deseo de obtenerlas.

Lo bonito de la ley de la Atracción es que puedes empezar donde estas, puedes tan solo empezar a pensar auténticamente lo que quieres hasta empezar a generar dentro de ti mismo un sentimiento de armonía y felicidad. La ley comenzara a responder a eso y descubrirás que el poder que hay dentro de ti es mas grande que el poder que hay en todo el mundo.... Somos seres ilimitados.
(Dr. Michael Beckwhit)

"Deja que la variedad de tu realidad te emocione mientras escoges lo que quieres.
Cuando veas lo que quieres, piensa en ello.
Encuentra el lugar de ese sentimiento, empápate de el.
Háblalo.
Escríbelo.
Hazlo realidad hasta convertirte en su equivalente.
Cuando veas cosas que no quieres,
aléjate,
no pienses en ello,
NO EMPUJES CONTRA ELLO,
ignoralo.
Quita tu atención de las cosas que NO quieres
y concentrate íntegramente en lo que SI quieres..."
(Esther Hicks)



"Estamos todos conectados, es solo que no lo vemos.
No hay un ahí afuera o un aquí adentro,
todo el universo,
todo lo que lo conforma,
es tan solo un campo de energía."
(john Asserf)

"Somos fuente de energía,
somos seres eternos..." (Esther Hicks)


"Sigue tu dicha y el universo te abrirá puertas donde antes solo hubo muros".
(Joseph Campbell)


No hay nada que no puedes ser, hacer o tener.
Eres un creador y estas aquí por tu poderoso y deliberado "querer estar aquí".
Ve adelante dando paso a pensamientos que te indiquen lo que quieres hacer,
atrayendo experiencia que te ayude a decidir lo que quieres.
Cuando lo logres identificar,
concentrate en ello.
Es a través de la atención que pones en lo que quieres, que lo atraerás.
Cuando deseas algo y te concentras en ello, el universo entero conjuga para que se convierta en una realidad.

"La nueva era es aquella donde la última frontera no es el espacio sino la mente..."
(Fred Alan Wolf)


Simplemente Noa

http://elmistico.com.ar/hicks/atraccion/index.htm El libro Ley de Atracción por capítulos

24 de febrero de 2009

Una cultura fascinante...

"India es un país fascinante, la religion ha sustentado gran parte de su cultura y modelado cada arista de las formas de vida y cotidianidad de sus habitantes. La gran tolerancia presente en su gente viene en parte gracias a su ferviente fé en una religión antidogmática por esencia, que acepta la pluralidad de caminos para conocer y alcanzar, no tanto la fe en una divinidad, sino la aceptación del orden universal y cíclico que rige el mundo y la sociedad... Para bien o para mal, podamos comprenderlo o no, es un mundo donde la vida y la muerte, el bien y el mal, el horror, la belleza, el misterio, los dioses y demonios, lo divino y lo profano se unen de manera de fascinante y abrumadora en una amalgama de purificación imposible de separar..."

Simplemente Noa

23 de febrero de 2009

La segunda oportunidad...

"Vea como el sol del atardecer hace todo más bonito aquí adentro"


"Cuenta la leyenda, que la Sibilas, hechiceras capaces de prever el futuro, vivían en la antigua Roma. Cierto día, una de ellas apareció en el palacio del emperador Tiberio con nueve libros; dijo que allí estaba escrito el futuro del Imperio, y pidió diez talentos de oro por los textos. A Tiberio le pareció un precio elevadísimo y no los quiso comprar. La Sibila se marchó, quemó tres libros, y regresó con los seis restantes. “Cuestan diez talentos de oro”, dijo. Tiberio soltó una carcajada, y la echó del palacio. ¿Cómo se atrevía a vender seis libros por el precio de nueve?
La sibila quemó tres libros más y volvió ante Tiberio sólo con los tres volúmenes que habían restado: “También cuestan diez talentos de oro”.
Intrigado, Tiberio acabó comprando los tres volúmenes, y sólo pudo leer una pequeña parte del futuro...

Estaba contándole esta historia a Mónica, mi agente y amiga, mientras íbamos en coche a Portugal, cuando me di cuenta de que estábamos pasando por Ciudad Rodrigo, en la frontera con España. Justamente allí, cuatro años atrás, alguien me había ofrecido un libro, y yo no lo había querido comprar.

Durante el primer viaje de divulgación de mis libros en Europa, había decidido almorzar en aquella ciudad. Después fui a visitar la catedral y encontré a un padre. “Vea como el sol del atardecer hace todo más bonito aquí adentro”, me dijo. Me gustó el comentario, conversamos un poco, y él me guió por los altares, claustros y jardines interiores del templo. Al final, me ofreció un libro que había escrito sobre la iglesia, pero yo no lo quise comprar. Cuando salí, me sentí culpable; yo era escritor, estaba en Europa tratando de vender mi trabajo: ¿por qué no comprar el libro del padre, por solidaridad? Pero después olvidé el episodio. Hasta ahora.

Paré el coche; no me había acordado de la historia de los libros sibilinos por casualidad. Nos dirigimos a la plaza que hay frente a la iglesia, donde una mujer estaba mirando al cielo.

- Buenas tardes. Estoy buscando a un padre que escribió un libro sobre esta iglesia.

- Ese padre, que se llamaba Estanislao, se murió el año pasado – me respondió ella.

Sentí una inmensa tristeza. ¿Por qué no habría dado yo al padre Estanislao la misma alegría que sentía yo cuando veía a alguien con uno de mis libros?

- Fue uno de los hombres más bondadosos que conocí – continuó la mujer. Venía de familia humilde, pero llegó a ser especialista en arqueología. Ayudó a conseguir para mi hijo una beca en el colegio.

Le comenté a ella lo que me había llevado allí.

- No se culpe inútilmente, hijo mío – dijo. Vaya a visitar otra vez la catedral.

Pensé que era una señal, e hice lo que me mandaba.

Sólo había un padre en un confesionario, esperando a los fieles que no acudían. Me dirigí hacia él, que me hizo una seña para que me arrodillase, pero yo le interrumpí.

- No quiero confesarme; sólo vine a comprar un libro sobre esta iglesia, escrito por un hombre llamado Estanislao.

Los ojos del padre brillaron. Salió del confesionario y volvió minutos después con un ejemplar.

- Qué alegría que haya venido para esto! – me dijo. – ¡Soy hermano del padre Estanislao, y esto me llena de orgullo! ¡Él debe de estar en el cielo, contento al ver que su trabajo es apreciado!

Con tantos padres por allí, yo había encontrado justamente al hermano de Estanislao. Pagué el libro y le agradecí. Él me abrazó. Cuando iba saliendo, escuché su voz.

- Vea como el sol del atardecer hace todo más bonito aquí adentro – me dijo.

Eran las mismas palabras que el padre Estanislao me había dicho cuatro años antes.

...Siempre hay una segunda oportunidad en la vida."

P. Coelho

10 de enero de 2009

Y hoy hablo de...


Cuando, hace algunos años, llegó a mí el llamado de escribir, me encontré con un sin numero de opciones a las cuales querer referirme.
Tenía sed de expresar, de dejar fluir aquello que solo fluye a través de la palabra estampada, aquello que libera.

Al principio comencé a hablar de cambiar el mundo. Tenía la ambición de que alguien me leyera y juntos fuésemos contruyendo una red que permitiera lograr el objetivo. Pronto mi ambición disminuiría efecto de la realidad a las que me fui volviendo permeable conforme pasaron los años. No se claramente si disminuyó mi ambición o aumentó mi sinceridad, la cosa es que de pronto me vi dejando de lado la utopía y enfrentado mi vida. Descubrí que el cambiar el mundo era demasiado lejano, y me propuse en cambio cambiar mi visión de éste. Por supuesto no resultó, pues cambiar mi forma de ver el mundo era lo mismo que querer cambiarme y eso ciertamente era mas complejo que el objetivo inicial. Y es que creo que las personas no cambiamos, pedirle a alguien que cambie es como pedirle peras al olmo; cambiar es lo mismo que ser aquello que no somos -creo que las personas aprendemos, evolucionamos, aveces retrocedemos, pero jamas dejamos de ser quien siempre hemos sido-, cambiar es no tener idea de lo que vamos siendo porque nunca supimos que lo podíamos ser.

Y así fue como dejé de escribir utopías y me volqué a mi realidad. El problema fue que sentí que a ratos pasaba demasiado tiempo aprendiendo cosas que luego desaprendía y por supuesto, que el corazón no salía inmune en esta batalla... me encontré en el camino con la palabra "amor" y su significado, y aprendí que a ratos en nombre de éste nos condenamos y liberamos.

Comencé a hablar de mi y mi propia batalla por crecer -y en lo posible evolucionar-. Y en poco tiempo me encontré de choque con una enorme revolución personal. La revolución social del comienzo quedó en el pasado y mi propia voluntad de seguir creyendo en mis ideales ganó la batalla. Me enfrenté a mis prejuicios y sus limitantes, y la intransigencia de pretender que todos compartiensen, al menos parte de mi camino, me aisló.

Deje entonces de hablar de revolución, porque el estar sola me impedía en cierta forma vivir, y empecé a hablar simplemente de mi. Y es que dicen que hablar de uno ayuda a sanar, y lo necesitaba. Hable de mi, mi familia, mis temores, mi historia; y hoy, me encuentro nuevamente con ese "amor" mencionado anteriormente.

Sí, hoy vengo a hablar de amor., y no en el sentido transformador de algunos que lo trazan como el arma para cambiar el mundo; por supuesto que ni siquiera lo intentaría... ya había intentado cambiar el mundo anteriormente recuerdan?.
No pretendo evangelizar al ateo, ni a diabolizar al creyente, no me llama al atención cambiar formas de ser. Hoy estoy aquí con el mismo sentimiento del comienzo, buscando simplemente encontrarme. Y escojo este tema porque me causa particular gracia la forma que va adoptando este sentimiento lo largo de la historia de cada uno. Ciegamente hemos, por ejemplo, institucionalizado el amor de una relación de pareja, diciendo estar enamorados de alguien, que ya no es cualquiera. Hoy en día el amor extrañamente no es tan ciego, escoge, sabe lo que le conviene e ignora aquello de lo cual nunca se enamoraría; comienza sin darnos cuenta una particular y rigida discriminación ante aquello que "no conviene" viendo lo que se quiere ver, queriendo lo que se quiere querer -con excepciones como en todo por supuesto-, seleccionando objetivos predefinidos, persiguiendo a quien es como nosotros -según nos dicen desde pequeños-.

Personalmente creo cada día reducimos mas los espacios necesarios para que el amor aflore, cada vez le cerramos más las puertas, cada vez nos llenamos mas de corazas, cada día lo bajamos en nuestra escala de prioridades en la vida privilegiando por ejemplo un desarrollo profesional exitoso. Caemos en el error de pretender que un papel asegura un sentimiento y la institucionalizacion de éste nos lleva a creer que el permanecer al lado de otra persona implica necesariamente firmar contratos, generar descendencia y condenarse a perder una parte de si mismo, no para ganar otra, sino para fundir su mitad. Nacen dependencias y deseos que hipotecan nuestra esencia, y caemos en "cuanto te quito, cuanto me quitarás", "cuanto te poseo, cuanto me posees", "cuanto me conoces", "cuanto me quieres", etc. Creo que eso es precisamente lo que termina matando el amor. El amor es en esencia libre. No hay contratos, no hay profesión, no hay nivel social, no hay color de piel. Si te llega, te llaga y no hay mucho mas que hacer que intentar sobrellevarlo de la mejor manera posible.
Creo que no hay mejor amor que el que carece de cadenas y ataduras,
aquel que te permite ser libre al lado del otro,
aquel que te permite ser libre sin dejar de estar ahí,
aquel que te permite dejar de preguntarte por que,
aquel que te permite estar con el otro sin dejar de ser tu,
sin tratar de ser alguien que no eres,
sin tratar de ser atractivo, interesante, entretenido,
sin tratar de tener siempre un tema de conversación...
Creo que el amor mas pleno es aquel que te da la libertad de estar con el otro sin necesidad de estar físicamente,
aquel que te da la seguridad de saber que estas para la otra persona, y que la otra persona esta contigo, sin necesidad de estar precisamente ahí;
aquel que te permite sentarte al lado del otro y disfrutar silencios,
regalar espacios, respetar momentos y agradecer soledades.
Amar al otro y compartir tu vida no es sinónimo de dejar de ser uno,
todo lo contrario,
mientras mas sigues siendo tu, estando con el otro,
mas genuino se vuelve nuestro amor.
Amar es adaptarse al otro sin dejar de ser uno,
es saber que puedes ignorar al otro y disfrutar de ti, sin temor de que se cuestione el sentimiento. Es ignorar el fantasma de "¿me querrá tanto como antes?, me seguirá encontrando atractiva?, ¿que quiera estar solo significará que ya no me quiere a su lado?...
es saber que mas allá de las palabras, esta esa conexión única y en extremo valiosa, que te permite disfrutar del otro y de lo que eres cuando estas con esa persona, sin dejar en ningún momento de ser quien eres realmente,
es tener claro que el otro siempre es, aunque suene redundante, una persona diferente y que tal como dice un buen cantante español "2 no es igual a 1+1".

Hoy hablo de amor porque me lo he topado unas cuantas veces y he prendido que el amor se aprende y por ende debe día a día, ser parte de nuestras lecciones de vida. Debemos comprender que vivimos en un mundo lleno de gente hermosa, que solo basta con saber mirar, que siempre vamos a correr el riesgo de amarnos entre sí y también de odiarnos, que del odio al amor hay un paso y que debemos ser cuidadosos, que pese al dolor (del cual aprendemos) lo deseable sería acrecentar nuestros corazones para que sean cada vez mas los que habiten en él, y que correr el riesgo de salir lastimados vale la pena a la hora de hacer balances.
La vida y sobretodo el amor, pueden ser duros, sin embargo el llevarlos con libertad permite verlos de manera mas amable, nos hace encontrarnos, continuar nuestros caminos, volar juntos sin necesariamente estar atados, y nos regala la dicha de disfrutarnos libremente y comprender que amar es estar juntos, sin dejar en ningun momento de contar con nuestra plena libertad...


El amor da alas,
no diplomas de academia nupcial ni medallas de sexo y alabanza,
donde no hay libertad,
hay posesión y
cadenas de agresiva intolerancia...
Si la libertad no existiera, el amor la habría inventado...

G. Arango


Simplemente Noa