10 de octubre de 2011

Una pausa indispensable.

Hoy me ha resultado indispensable hacer una pausa.
Y es que aveces es necesario detener la marcha, meditar, reflexionar y planificar el siguiente paso.

Creo que cuando un ser humano camina concientemente o inconcientemente en dirección a su destino, se ve forzado muchas veces a cambiar su rumbo, a hacer pausas, y replantearse sus objetivos, a sumar o dejar compañeros de viaje, a emprender, a ceder, y a aprender de lo vivido por sobre todas las cosas.
Lo importante es no perder de vista lo que quiere, ni lo vivido, ni lo que se tendrá que vivir para lograrlo... aunque aveces el camino se vea amenazado por obstaculos, o grandes barreras, la clave es no desistir... ser moldeable a las circunstancias, aunque no por esto, debiles en nuestras convicciones.

AVANZAR.
O retroceder si es necesario, pero con la vista fija en los objetivos. "Retroceder aveces, también puede ser avanzar..."

Perdonarnos a nosotros mismos por lo errores cometidos. No llevar nuestras cicatrices como marcas de guerra, no cargar con nuestra historia como una roca, ni bociferar de ella en busca de compasiones o benevolencias.
Todo lo que viviste te trajo hasta el lugar en donde estas hoy... para bien o para mal, las decisiones que tomaste hacen de tí lo que eres ahora.. Si tienes un pasado que no te deja satisfecho, rescata lo aprendido y deja ir lo que solo sirve para hacer mas pesado el equipaje. Deja ir aquello que te impide avanzar, corrije los errores en cuanto sea posible hacerlo, envíale paz a todas aquellas personas a las que dañaste en el intento, perdonate, respira hondo y sigue adelante como un hombre nuevo... imagina una nueva historia para tu vida y cree en ella.

No cedas ante las adversidades. La historia perfecta no es la que carece de dificultades, sino la que termina exitosamente pese a todos los contratiempos ocurridos.

Creo que es tiempo taambién de recordar que las tragedias ocurren en todos lados, y no avisan. Podemos descubrir la razón, podemos culpar a otros, o imaginar qué diferentes habrían sido nuestras vidas sin ellas; pero de nada sirve mas que para estancarse en el dolor. Lección: Mentalizate... lo que ocurrió, tenía que ocurrir, lo entiendas o no. Busca la paz en tu alma y tus pensamientos. La vida, al menos para tí, aun sigue, y no puedes hacer menos que rendir honor a la posibilidad de empezar nuevamente, en lo posible mas grande, mas fuerte, mas conciente y mejor.

Hundirte en el dolor y la miseria, y volverte miserable en el camino, es TU decisión.


"Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo, reconociéndote a ti mismo, más libre y fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque Tú mismo eres tu destino..."

Respiro hondo.
Rescato lo verdaderamente importante.

Me prohibo temer a la incertidumbre,
no intentar comprender lo que vivimos,
olvidar los momentos que me hicieron querer a los que en su momento fueron mis compañeros de viaje, solo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse,
y no comprender que lo que la vida nos da, también nos lo quita.

Hoy me ha resultado indispensable hacer una pausa.
Y es que necesitaba recordar que la vida vale la pena cuando damos la batalla llevando nuestros sueños como estandarte, y que la vida comienza las veces que NOSOTROS queramos...


"SELECCIONA LA MONTAÑA QUE DESEAS SUBIR.
No te dejes llevar por los comentarios de los demás, que dicen “ésa es más bonita”, o “aquélla es más fácil”. Recuerda que vas a gastar mucha energía y entusiasmo en alcanzar tu objetivo, y por lo tanto, eres TU el único responsable de tomar esa decisiòn.

RECONOCE EL CAMINO PARA LLEGAR A ELLA.
Muchas veces, vemos la montaña de lejos, hermosa, interesante, llena de desafíos. Pero cuando intentamos acercarnos, ¿qué ocurre?, está rodeada de carreteras, bosques, y obstaculos que
se interponen entre tú y ella.
Intenta todos los caminos sin desanimarte. Solo los que perseveran son capaces de llegar a la cima que pretenden alcanzar.


APRENDE DE QUIEN YA CAMINO POR ALLI,
Por más que te consideres único, siempre habrá alguien que tuvo tu mismo sueño y dejó marcas que te pueden facilitar el recorrido.
La caminata es tuya, la responsabilidad también, pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho.

RECUERDA: PELIGROS VISTOS DE CERCA, SE PUEDEN CONTROLAR.
Cuando empieces a subir la montaña de tus sueños, presta atención a lo que te rodea. Si vas atento, y sabes dónde pones el pie, te darás cuenta de los peligros y sabrás evitarlos.

EL PAISAJE CAMBIA, ASI QUE APROVECHALO.
Claro que hay que tener un objetivo en mente: llegar a lo alto. Sin embargo considera que tan importante como el objetivo, es el camino para llegar a el.
Cada vez podras ver un poco más lejos... aprovecha eso para disfrutar de los logros alcanzados, aprender del camino recorrido y descubrir cosas de las que hasta ahora no te habías dado cuenta.


RESPETA TU CUERPO.
Sólo consigue subir una montaña aquél que presta a su cuerpo la atención que merece. No te exijas más de lo que puedas dar. Si vas demasiado deprisa, te cansarás y abandonarás a la mitad. Si lo haces demasiado despacio, caerá la noche y estarás perdido.


RESPETA TU ALMA.
No te repitas todo el rato “voy a conseguirlo.” Tu alma ya lo sabe. Lo que ella necesita es usar la larga caminata para poder crecer, extenderse por el horizonte, alcanzar el cielo. Manten tu fuerza interior, disfrutando de los regalos y desafios que te entrega tu travesia.


PREPARATE PARA CAMINAR UN KILOMETRO MAS.
El recorrido hasta la cima de la montaña es siempre mayor de lo que pensabas. No te engañes, ha de llegar el momento en que aquello que parecía cercano está aún muy lejos, pero como estás dispuesto a llegar hasta allí, eso no ha de ser un problema.


ALEGRATE CUANDO LLEGUES A LA CUMBRE.
Llora, bate palmas, grita a los cuatro vientos que lo has conseguido, deja que el viento allá en lo alto purifique tu mente; refresca tus pies sudados y cansados, abre los ojos, limpia el polvo de tu corazón. Piensa que lo que antes era apenas un sueño, una visión lejana, es ahora parte de tu vida. LO CONSEGUISTE.

HAZ UNA PROMESA.
Aprovecha que has descubierto una fuerza que ni siquiera conocías, y prometete que a partir de ahora, y durante el resto de tus días, la vas a utilizar.


CUENTA TU HISTORIA.
Sí, cuenta tu historia. Ofrece tu ejemplo. Di a todos que es posible, y así otras personas sentirán el valor para enfrentarse a sus propias montañas...


Manual para subir montañas (Fragmento) - Paulo Coelho"

Simplemete Noa


1 comentario:

Daniel dijo...

Se te espera querida Amiga...

Un fuerte abrazo.
Dani..

10 de octubre de 2011

Una pausa indispensable.

Hoy me ha resultado indispensable hacer una pausa.
Y es que aveces es necesario detener la marcha, meditar, reflexionar y planificar el siguiente paso.

Creo que cuando un ser humano camina concientemente o inconcientemente en dirección a su destino, se ve forzado muchas veces a cambiar su rumbo, a hacer pausas, y replantearse sus objetivos, a sumar o dejar compañeros de viaje, a emprender, a ceder, y a aprender de lo vivido por sobre todas las cosas.
Lo importante es no perder de vista lo que quiere, ni lo vivido, ni lo que se tendrá que vivir para lograrlo... aunque aveces el camino se vea amenazado por obstaculos, o grandes barreras, la clave es no desistir... ser moldeable a las circunstancias, aunque no por esto, debiles en nuestras convicciones.

AVANZAR.
O retroceder si es necesario, pero con la vista fija en los objetivos. "Retroceder aveces, también puede ser avanzar..."

Perdonarnos a nosotros mismos por lo errores cometidos. No llevar nuestras cicatrices como marcas de guerra, no cargar con nuestra historia como una roca, ni bociferar de ella en busca de compasiones o benevolencias.
Todo lo que viviste te trajo hasta el lugar en donde estas hoy... para bien o para mal, las decisiones que tomaste hacen de tí lo que eres ahora.. Si tienes un pasado que no te deja satisfecho, rescata lo aprendido y deja ir lo que solo sirve para hacer mas pesado el equipaje. Deja ir aquello que te impide avanzar, corrije los errores en cuanto sea posible hacerlo, envíale paz a todas aquellas personas a las que dañaste en el intento, perdonate, respira hondo y sigue adelante como un hombre nuevo... imagina una nueva historia para tu vida y cree en ella.

No cedas ante las adversidades. La historia perfecta no es la que carece de dificultades, sino la que termina exitosamente pese a todos los contratiempos ocurridos.

Creo que es tiempo taambién de recordar que las tragedias ocurren en todos lados, y no avisan. Podemos descubrir la razón, podemos culpar a otros, o imaginar qué diferentes habrían sido nuestras vidas sin ellas; pero de nada sirve mas que para estancarse en el dolor. Lección: Mentalizate... lo que ocurrió, tenía que ocurrir, lo entiendas o no. Busca la paz en tu alma y tus pensamientos. La vida, al menos para tí, aun sigue, y no puedes hacer menos que rendir honor a la posibilidad de empezar nuevamente, en lo posible mas grande, mas fuerte, mas conciente y mejor.

Hundirte en el dolor y la miseria, y volverte miserable en el camino, es TU decisión.


"Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo, reconociéndote a ti mismo, más libre y fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque Tú mismo eres tu destino..."

Respiro hondo.
Rescato lo verdaderamente importante.

Me prohibo temer a la incertidumbre,
no intentar comprender lo que vivimos,
olvidar los momentos que me hicieron querer a los que en su momento fueron mis compañeros de viaje, solo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse,
y no comprender que lo que la vida nos da, también nos lo quita.

Hoy me ha resultado indispensable hacer una pausa.
Y es que necesitaba recordar que la vida vale la pena cuando damos la batalla llevando nuestros sueños como estandarte, y que la vida comienza las veces que NOSOTROS queramos...


"SELECCIONA LA MONTAÑA QUE DESEAS SUBIR.
No te dejes llevar por los comentarios de los demás, que dicen “ésa es más bonita”, o “aquélla es más fácil”. Recuerda que vas a gastar mucha energía y entusiasmo en alcanzar tu objetivo, y por lo tanto, eres TU el único responsable de tomar esa decisiòn.

RECONOCE EL CAMINO PARA LLEGAR A ELLA.
Muchas veces, vemos la montaña de lejos, hermosa, interesante, llena de desafíos. Pero cuando intentamos acercarnos, ¿qué ocurre?, está rodeada de carreteras, bosques, y obstaculos que
se interponen entre tú y ella.
Intenta todos los caminos sin desanimarte. Solo los que perseveran son capaces de llegar a la cima que pretenden alcanzar.


APRENDE DE QUIEN YA CAMINO POR ALLI,
Por más que te consideres único, siempre habrá alguien que tuvo tu mismo sueño y dejó marcas que te pueden facilitar el recorrido.
La caminata es tuya, la responsabilidad también, pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho.

RECUERDA: PELIGROS VISTOS DE CERCA, SE PUEDEN CONTROLAR.
Cuando empieces a subir la montaña de tus sueños, presta atención a lo que te rodea. Si vas atento, y sabes dónde pones el pie, te darás cuenta de los peligros y sabrás evitarlos.

EL PAISAJE CAMBIA, ASI QUE APROVECHALO.
Claro que hay que tener un objetivo en mente: llegar a lo alto. Sin embargo considera que tan importante como el objetivo, es el camino para llegar a el.
Cada vez podras ver un poco más lejos... aprovecha eso para disfrutar de los logros alcanzados, aprender del camino recorrido y descubrir cosas de las que hasta ahora no te habías dado cuenta.


RESPETA TU CUERPO.
Sólo consigue subir una montaña aquél que presta a su cuerpo la atención que merece. No te exijas más de lo que puedas dar. Si vas demasiado deprisa, te cansarás y abandonarás a la mitad. Si lo haces demasiado despacio, caerá la noche y estarás perdido.


RESPETA TU ALMA.
No te repitas todo el rato “voy a conseguirlo.” Tu alma ya lo sabe. Lo que ella necesita es usar la larga caminata para poder crecer, extenderse por el horizonte, alcanzar el cielo. Manten tu fuerza interior, disfrutando de los regalos y desafios que te entrega tu travesia.


PREPARATE PARA CAMINAR UN KILOMETRO MAS.
El recorrido hasta la cima de la montaña es siempre mayor de lo que pensabas. No te engañes, ha de llegar el momento en que aquello que parecía cercano está aún muy lejos, pero como estás dispuesto a llegar hasta allí, eso no ha de ser un problema.


ALEGRATE CUANDO LLEGUES A LA CUMBRE.
Llora, bate palmas, grita a los cuatro vientos que lo has conseguido, deja que el viento allá en lo alto purifique tu mente; refresca tus pies sudados y cansados, abre los ojos, limpia el polvo de tu corazón. Piensa que lo que antes era apenas un sueño, una visión lejana, es ahora parte de tu vida. LO CONSEGUISTE.

HAZ UNA PROMESA.
Aprovecha que has descubierto una fuerza que ni siquiera conocías, y prometete que a partir de ahora, y durante el resto de tus días, la vas a utilizar.


CUENTA TU HISTORIA.
Sí, cuenta tu historia. Ofrece tu ejemplo. Di a todos que es posible, y así otras personas sentirán el valor para enfrentarse a sus propias montañas...


Manual para subir montañas (Fragmento) - Paulo Coelho"

Simplemete Noa


1 comentario:

Daniel dijo...

Se te espera querida Amiga...

Un fuerte abrazo.
Dani..