12 de mayo de 2010

CERRAR UN CICLO


Hace algún tiempo te invite a morir y morimos juntos,
y fue grandioso empezar de nuevo;
hoy, mi invitación redunda en otro camino para alcanzar el mismo objetivo: cerrar ciclos.

Y es que aveces para poder seguir el curso normal de nuestra vida es necesario quemar etapas, aceptar que somos seres que estamos en constante cambio, aveces evolucionamos, aveces involucionamos, aveces probamos estilos diferentes y aveces simplemente respiramos hondo y comenzamos a vivir nuevamente.
Aceptar un fracaso,
asumir una ruptura,
dejar ir,
entender que no eras tu ni era el o ella,
comprender que aunque parezca abrumadoramente triste las cosas han cambiado,
que lo que parece algo irreal debido a lo distante que es la situación actual de lo que algún momento fue, es absolutamente real, y es indispensable adaptarse a este nuevo escenario.

Y es que de pronto se torna necesario el "letting go..."

Cerrar ciclos es una dinámica de particular complejidad pero a su vez, de extremo beneficio para el renacimiento de una persona renovada en todo ámbito, mas fuerte, mas madura, mas consiente y mas sensible.

Ciertamente cerrar ciclos ayuda a sanar.

Y es que es algo así como un desprenderse de la realidad en la se ha estado inmerso, soltar, liberar, dar vuelta la hoja... comprender que en la vida es necesario quemar etapas para crecer, para volvernos mas fuertes, para hacernos mas humanos, etc..

Pero como hacerlo cuando en el momento en que se siente la necesidad de llevarlo a cabo, muchas veces se esta tan abrumado en el sentir, que no se encuentran los caminos para llegar al objetivo? pues bien, lo primero es tener la capacidad de tomar la decisión de hacerlo. Ser consientes de que es hora de empezar de nuevo, y hacerlo por un real convencimiento de la causa, no por los consejos, no por las personas que constantemente nos lo piden, sino por que realmente nosotros consideramos que es el momento de hacerlo.
Lo segundo, es dejar todo lo que se ha vivido hasta entonces en orden, por supuesto dentro de lo que sea posible. Cuando se cierran ciclos no deben quedar amarras sueltas, cosas pendientes, palabras no dichas, sensaciones de poder haber hecho algo mas... si decides cerrar el ciclo, debes asegurarte de estar en paz contigo, lo que no dijiste en su momento no tendrá el mismo impacto hoy, lo que no hiciste aquel día ya no tendrá sentido hoy.
Es indispensable aceptar el pasado para entender y vivir en paz tu presente y futuro. Muchas personas viven guardándose sentimientos, palabras e impulsos, pensando en una ocasión especial para expresarlos sin dimensionar que esta vida es efímera y lo que hoy puede parecer perfecto, el día de mañana puede transformarse en nada.
Acostumbrate a hacer lo que sientes y a vivir de modo tal que si todo acabase mañana puedas decir que lo diste e hiciste todo, sin culpas ni remordimiento.
Si no estas tranquilo con lo que hiciste o no hiciste, evalúa si vale la pena hacerlo ahora, recuerda que "Las declaraciones de amor son validas únicamente en el momento en que se emiten...", el amor es frágil, y nadie es pertenencia de nadie.
Es imposible alcanzar la tranquilidad necesaria para comenzar de nuevo, cuando sentimos la sensación de que aun tenemos cosas que hacer en este ciclo que consideramos debemos cerrar...

Esa evaluación esta únicamente en tus manos.

Recuerda en todo momento que no porque no haya resultado perdiste tu tiempo, toda experiencia involucra una ganancia, y aunque ahora te parezca imposible hacer un recuento positivo de lo que estas viviendo, tarde o temprano, advertirás que al menos el dolor que estas experimentando te hace día a día mas fuerte. De ahí para adelante, madurez, sinceridad, sensibilidad, intuición, etc... es ganancia neta.

Cerrar ciclos es una transición que permite también ayudar a sostener relaciones en paz, sobre todo si aun hay cariño, pues si bien es cierto no busca retomar la relación desecha, si busca evitar la contribución al daño mutuo en relaciones desgastadas y enfermizas. El tener la capacidad de aceptar que una relación no funcionó por el motivo que haya sido, entender que las culpas siempre son compartidas, y sobretodo, que aveces para sostener una relación no basta solo con amor como lo plantean los cuentos de hadas, permite entender que simplemente ahora no es el momento para que esa relación resulte y que el seguir intentándolo contribuye únicamente a aumentar el daño y el desgaste emocional para ambos.
Superar las emociones encontradas que conlleva el proceso involucra un gran aprendizaje, que si bien es cierto es abrumadoramente difícil sobrellevar en el momento, una vez que se lleva a cabo, nos permite comenzar una nueva etapa más libres y más tranquilos.

Tal vez cerrar ciclos solo redunde en entender y aceptar.

Dejar ir es lo primero.
Sanar es el siguiente paso.
Y no hay recetas.

Podría estampar mi experiencia y probablemente en lo único que contribuya sea en que quienes estén en esta situación sientan que no son los únicos que han pasado por algo así.
Todo lo que yo he pasado no te sirve a ti, pues son las experiencias de cada uno las que determinan la mejor forma de comenzar de nuevo.
Quizás el punto en común en que confluyen todas las experiencias relatadas acerca de este tema consideren el pensar en uno, sentir, vivir el sentimiento, por ningún motivo evadirlo, pues eso solo da tiempo, no soluciones. El primer paso para resolver un problema es reconocerlo, verbalizarlo. Si estamos viviendo algo que nos daña es un problema, y ante eso ¿qué hacemos para resolverlo?: dos opciones. La primera es alejarse sin cerrar el ciclo, evadir; la segunda, y mas productiva y sanadora, aunque no por eso menos difícil, es tomar la decisión de convencernos de que aquello no nos va a dañar más, porque si bien es cierto podemos amar a esa esa persona, también nos amamos y no permitiremos sufrimiento alguno por algo que ya pasó. Decidir hacerlo, con convicción, con las ganas y la necesidad de empezar de nuevo, con el anhelo de volver a subirse a ese mundo que sigue girando mientras nosotros creemos estar inmóviles en su centro, sintiendo, queriendo despertar un día para ver que lo que se esta viviendo no era mas que un mal sueño.

Si he de hacer una invitación entonces es simplemente a intentarlo,
no soy tan ambiciosa como para pedir que empieces de nuevo mañana mismo. Claramente es un proceso y como tal, determina tiempos propios de cada persona.

Es cierto, habrá lágrimas, y un desgaste a ratos abrumador,
sentirás la pena obvia de extrañar,
de "tener todo el aire para ti",
de aceptar que no eras, al menos no en esta vuelta,
de aceptar que no era el o ella,
de aceptar que no era ahora.
Pensaras que no hay mas motivos,
pasaras por periodos nebulosos en los cuales no sabrás como eres capaz de funcionar como si nada pasara,
periodos en los que sentirás que solo tu cuerpo es el que esta presente,
periodos en los que tu almohada te clavara navajas de pensamientos a media noche llevándote de regreso al punto de partida una y mil veces,
hasta que de pronto,
cuando menos te lo esperes,
despertaras un día y el o ella ya no serán tu primer pensamiento,
y te descubrirás pensando en muchas mas cosas de la que pensabas este ultimo tiempo,

y de pronto advertirás que sonríes como antes,
que comienzas a salir por gusto no por evasión,
y que de a poco comienzas a volver a sentir esa paz tan anhelada y tan difícil de encontrar.

Y es que asi funciona la vida.
De repente vas a darte cuenta.
De pronto, cuando menos lo esperas el mundo vuelve a acomodarse.
Respiraras hondo,
dejaras ir y seguiras caminando,
y seguiras aprendiendo,
y volveras a ser feliz, porque la felicidad no es un estado de ánimo, es una decisión... y es que no puede ser de otra forma, pues a eso vinimos...

Cerrar ciclos, y fluir.
De eso se trata esto...


Simplemente Noa

6 comentarios:

gLoriTa dijo...

Maravillosas palabras que la vida te ha enseñando para transmitir la sabiduria que aprendes cada dia....

Daniel dijo...

Profundo y complejo

Siempre es bonito leerte
Lo dices todo tan fácil.

Pero como hacer para olvidar...
Y cerrar los ojos antes un Amor
Que te ha dado tanta luz
¿De cuántos suspiros se requiere
Para tomar el coraje?
Y guiar nuestros pasos al frente
Si a veces creo al mirar atrás
Que el pasado también nos piensa.


Te envío mi abrazo.
Dani..

Daniel dijo...

Querida Amiga he pasado a releerte
Y saludarte.
Y hoy queda en mí éste hermoso verso:
"Hace algún tiempo te invite a morir y morimos juntos,
y fue grandioso empezar de nuevo"
Sin olvidar que uno adopta su forma en el recuerdo.

Te envío mi abrazo.
Dani..

MentesSueltas dijo...

De eso se trata... dejar fluir.

Hermoso leerte.
Dejo mi abrazo.

MentesSueltas

Anónimo dijo...

No sabes cuanto sentido me hacen tus palabras en este momento....


Salu2

Cristina

Unknown dijo...

WOW... hermosas palabras y en el momento indicado encontré este Blog... Admiro la facilidad con la que escribis... Hermoso don!
Me encanta leer lo que publicas!
Un abrazo enorme desde Argentina :D

Yanina

12 de mayo de 2010

CERRAR UN CICLO


Hace algún tiempo te invite a morir y morimos juntos,
y fue grandioso empezar de nuevo;
hoy, mi invitación redunda en otro camino para alcanzar el mismo objetivo: cerrar ciclos.

Y es que aveces para poder seguir el curso normal de nuestra vida es necesario quemar etapas, aceptar que somos seres que estamos en constante cambio, aveces evolucionamos, aveces involucionamos, aveces probamos estilos diferentes y aveces simplemente respiramos hondo y comenzamos a vivir nuevamente.
Aceptar un fracaso,
asumir una ruptura,
dejar ir,
entender que no eras tu ni era el o ella,
comprender que aunque parezca abrumadoramente triste las cosas han cambiado,
que lo que parece algo irreal debido a lo distante que es la situación actual de lo que algún momento fue, es absolutamente real, y es indispensable adaptarse a este nuevo escenario.

Y es que de pronto se torna necesario el "letting go..."

Cerrar ciclos es una dinámica de particular complejidad pero a su vez, de extremo beneficio para el renacimiento de una persona renovada en todo ámbito, mas fuerte, mas madura, mas consiente y mas sensible.

Ciertamente cerrar ciclos ayuda a sanar.

Y es que es algo así como un desprenderse de la realidad en la se ha estado inmerso, soltar, liberar, dar vuelta la hoja... comprender que en la vida es necesario quemar etapas para crecer, para volvernos mas fuertes, para hacernos mas humanos, etc..

Pero como hacerlo cuando en el momento en que se siente la necesidad de llevarlo a cabo, muchas veces se esta tan abrumado en el sentir, que no se encuentran los caminos para llegar al objetivo? pues bien, lo primero es tener la capacidad de tomar la decisión de hacerlo. Ser consientes de que es hora de empezar de nuevo, y hacerlo por un real convencimiento de la causa, no por los consejos, no por las personas que constantemente nos lo piden, sino por que realmente nosotros consideramos que es el momento de hacerlo.
Lo segundo, es dejar todo lo que se ha vivido hasta entonces en orden, por supuesto dentro de lo que sea posible. Cuando se cierran ciclos no deben quedar amarras sueltas, cosas pendientes, palabras no dichas, sensaciones de poder haber hecho algo mas... si decides cerrar el ciclo, debes asegurarte de estar en paz contigo, lo que no dijiste en su momento no tendrá el mismo impacto hoy, lo que no hiciste aquel día ya no tendrá sentido hoy.
Es indispensable aceptar el pasado para entender y vivir en paz tu presente y futuro. Muchas personas viven guardándose sentimientos, palabras e impulsos, pensando en una ocasión especial para expresarlos sin dimensionar que esta vida es efímera y lo que hoy puede parecer perfecto, el día de mañana puede transformarse en nada.
Acostumbrate a hacer lo que sientes y a vivir de modo tal que si todo acabase mañana puedas decir que lo diste e hiciste todo, sin culpas ni remordimiento.
Si no estas tranquilo con lo que hiciste o no hiciste, evalúa si vale la pena hacerlo ahora, recuerda que "Las declaraciones de amor son validas únicamente en el momento en que se emiten...", el amor es frágil, y nadie es pertenencia de nadie.
Es imposible alcanzar la tranquilidad necesaria para comenzar de nuevo, cuando sentimos la sensación de que aun tenemos cosas que hacer en este ciclo que consideramos debemos cerrar...

Esa evaluación esta únicamente en tus manos.

Recuerda en todo momento que no porque no haya resultado perdiste tu tiempo, toda experiencia involucra una ganancia, y aunque ahora te parezca imposible hacer un recuento positivo de lo que estas viviendo, tarde o temprano, advertirás que al menos el dolor que estas experimentando te hace día a día mas fuerte. De ahí para adelante, madurez, sinceridad, sensibilidad, intuición, etc... es ganancia neta.

Cerrar ciclos es una transición que permite también ayudar a sostener relaciones en paz, sobre todo si aun hay cariño, pues si bien es cierto no busca retomar la relación desecha, si busca evitar la contribución al daño mutuo en relaciones desgastadas y enfermizas. El tener la capacidad de aceptar que una relación no funcionó por el motivo que haya sido, entender que las culpas siempre son compartidas, y sobretodo, que aveces para sostener una relación no basta solo con amor como lo plantean los cuentos de hadas, permite entender que simplemente ahora no es el momento para que esa relación resulte y que el seguir intentándolo contribuye únicamente a aumentar el daño y el desgaste emocional para ambos.
Superar las emociones encontradas que conlleva el proceso involucra un gran aprendizaje, que si bien es cierto es abrumadoramente difícil sobrellevar en el momento, una vez que se lleva a cabo, nos permite comenzar una nueva etapa más libres y más tranquilos.

Tal vez cerrar ciclos solo redunde en entender y aceptar.

Dejar ir es lo primero.
Sanar es el siguiente paso.
Y no hay recetas.

Podría estampar mi experiencia y probablemente en lo único que contribuya sea en que quienes estén en esta situación sientan que no son los únicos que han pasado por algo así.
Todo lo que yo he pasado no te sirve a ti, pues son las experiencias de cada uno las que determinan la mejor forma de comenzar de nuevo.
Quizás el punto en común en que confluyen todas las experiencias relatadas acerca de este tema consideren el pensar en uno, sentir, vivir el sentimiento, por ningún motivo evadirlo, pues eso solo da tiempo, no soluciones. El primer paso para resolver un problema es reconocerlo, verbalizarlo. Si estamos viviendo algo que nos daña es un problema, y ante eso ¿qué hacemos para resolverlo?: dos opciones. La primera es alejarse sin cerrar el ciclo, evadir; la segunda, y mas productiva y sanadora, aunque no por eso menos difícil, es tomar la decisión de convencernos de que aquello no nos va a dañar más, porque si bien es cierto podemos amar a esa esa persona, también nos amamos y no permitiremos sufrimiento alguno por algo que ya pasó. Decidir hacerlo, con convicción, con las ganas y la necesidad de empezar de nuevo, con el anhelo de volver a subirse a ese mundo que sigue girando mientras nosotros creemos estar inmóviles en su centro, sintiendo, queriendo despertar un día para ver que lo que se esta viviendo no era mas que un mal sueño.

Si he de hacer una invitación entonces es simplemente a intentarlo,
no soy tan ambiciosa como para pedir que empieces de nuevo mañana mismo. Claramente es un proceso y como tal, determina tiempos propios de cada persona.

Es cierto, habrá lágrimas, y un desgaste a ratos abrumador,
sentirás la pena obvia de extrañar,
de "tener todo el aire para ti",
de aceptar que no eras, al menos no en esta vuelta,
de aceptar que no era el o ella,
de aceptar que no era ahora.
Pensaras que no hay mas motivos,
pasaras por periodos nebulosos en los cuales no sabrás como eres capaz de funcionar como si nada pasara,
periodos en los que sentirás que solo tu cuerpo es el que esta presente,
periodos en los que tu almohada te clavara navajas de pensamientos a media noche llevándote de regreso al punto de partida una y mil veces,
hasta que de pronto,
cuando menos te lo esperes,
despertaras un día y el o ella ya no serán tu primer pensamiento,
y te descubrirás pensando en muchas mas cosas de la que pensabas este ultimo tiempo,

y de pronto advertirás que sonríes como antes,
que comienzas a salir por gusto no por evasión,
y que de a poco comienzas a volver a sentir esa paz tan anhelada y tan difícil de encontrar.

Y es que asi funciona la vida.
De repente vas a darte cuenta.
De pronto, cuando menos lo esperas el mundo vuelve a acomodarse.
Respiraras hondo,
dejaras ir y seguiras caminando,
y seguiras aprendiendo,
y volveras a ser feliz, porque la felicidad no es un estado de ánimo, es una decisión... y es que no puede ser de otra forma, pues a eso vinimos...

Cerrar ciclos, y fluir.
De eso se trata esto...


Simplemente Noa

6 comentarios:

gLoriTa dijo...

Maravillosas palabras que la vida te ha enseñando para transmitir la sabiduria que aprendes cada dia....

Daniel dijo...

Profundo y complejo

Siempre es bonito leerte
Lo dices todo tan fácil.

Pero como hacer para olvidar...
Y cerrar los ojos antes un Amor
Que te ha dado tanta luz
¿De cuántos suspiros se requiere
Para tomar el coraje?
Y guiar nuestros pasos al frente
Si a veces creo al mirar atrás
Que el pasado también nos piensa.


Te envío mi abrazo.
Dani..

Daniel dijo...

Querida Amiga he pasado a releerte
Y saludarte.
Y hoy queda en mí éste hermoso verso:
"Hace algún tiempo te invite a morir y morimos juntos,
y fue grandioso empezar de nuevo"
Sin olvidar que uno adopta su forma en el recuerdo.

Te envío mi abrazo.
Dani..

MentesSueltas dijo...

De eso se trata... dejar fluir.

Hermoso leerte.
Dejo mi abrazo.

MentesSueltas

Anónimo dijo...

No sabes cuanto sentido me hacen tus palabras en este momento....


Salu2

Cristina

Unknown dijo...

WOW... hermosas palabras y en el momento indicado encontré este Blog... Admiro la facilidad con la que escribis... Hermoso don!
Me encanta leer lo que publicas!
Un abrazo enorme desde Argentina :D

Yanina