12 de agosto de 2006

...el bien y el mal...


...Cerré la puerta, miré el reloj, eran poco más de las nueve y mi cuerpo ya me lo estaba haciendo notar...había sido una larga jornada, mi estomago pedía a gritos algo de comida...deje mi cartera, encendí el televisor, el noticiero pasaba cruentas imagenes de un atentado en el metro de Madrid...cientos de muertos, cientos de heridos...de pronto sentí que lo que veían mis ojos eran copias exactas de lo que había visto en el mismo noticiero el día anterior...
...Me vi en mi casa...tranquila...agotada, pero tranquila....respiré hondo intentando, sin mayor éxito, comprender o dimensionar, la infinidad de sucesos que a diario transcurren a mi alrededor y también, muy lejos de el...será que vivo en un mundo tan perfectamente creado por mi inconsciente que impide que vea, sienta y sea testigo de toda esa maldad?, o será que realmente estoy sitiada lejos de todo aquello?...miré nuevamente esas imagenes y pensé...¿cómo puede el hombre ser capaz de tanta perfidia?...
...Recuerdo que hace unos días mostraban un periodista ingles siendo salvajemente torturado, antes de ser asesinado, solo con la finalidad de difundir temor en el país enemigo...ayer mismo, después del noticiero, un documental llamó considerablemente mi atención. Un grupo de periodistas se había dedicado a recolectar toda clase de información respecto a la prisión de Abu Graib, en Iraq; según contaban, en ella se recluía a chicos y chicas norteamericanos que compartían una característica muy particular: siempre se habían comportado de forma ejemplar en todo ámbito de cosas, desde el plano familiar o sentimental hasta el plano laboral o estudiantil... la curiosidad del estudio radicaba en que todos, sin excepción, terminaban convirtiéndose en personas total y absolutamente diferentes a las que habían sido hasta ante de ingresar a esta prisión, es decir...unos verdaderos monstruos nada perfectos, ni educados, ni respetuosos....

En un comienzo no comprendí el porque de este resultado, por lo que decidí prestarle toda mi atención al programa (venciendo incluso mis enormes ganas de retirarme a dormir), la respuesta a mi interrogante quizás estaría en el resultado de este documental y mi curiosidad pudo más que mi cansancio...según relataban los periodistas, todo se habría basado en dos experimentos realizados con grupos de jóvenes absolutamente estables sicológica, social y economicamente....
El primero, habría sido realizado en el año 1971, por profesores de la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos; según relataban, éstos habían decidido crear una especie de "prisión simulada", en los sótanos de la Facultad de Psicología de la misma universidad, para así estudiar las conductas de dos grupos de jóvenes. Para ello escogieron a 12 estudiantes al azar, que actuarían como guardas, y a otros 12 que serían los prisioneros. Todos procedían del mismo medio social: clase media, educación rígida y sólidos valores morales...algo muy similar al comportamiento de los chicos de Abu Graib...la idea era, que durante dos semanas los jóvenes escogidos para desempeñarse como "carceleros”, tuviesen una autoridad absoluta sobre aquellos que desempeñaran el rol de “presos"...
Sin embargo, y pese a que el objetivo inicial de los profesores era controlar a diario el comportamiento de ambos grupos durante las dos semanas que duraría la experiencia, para su sorpresa, ésta tuvo que ser interrumpida al cabo de una semana, dado que, apenas transcurridos unos días, los “guardas” o "carceleros" comenzaron a mostrar un comportamiento cada vez más sádico y anormal frente a los "presos", llegando incluso a ser capaces de barbaridades nunca antes vistas... lo más sorprendente era saber que hasta hoy, cuando han pasado ya más de 30 años de la realización de la experiencia, los dos grupos de jóvenes todavía necesitan tratamiento psicológico...
El creador de la experiencia de Stanford, Philip Zimbardo, al ser entrevistado en relación a lo sucedido en Abu Graib respondía: -No me sorprendieron las fotos de la prisión iraquí de Abu Graib, no se trata de unas pocas manzanas podridas dentro de un cesto de fruta fresca, sino exactamente de lo contrario: gente de buenos sentimientos que, al verse con la posibilidad de ejercer un poder absoluto, pierde cualquier noción del límite y deja que se manifiesten sus instintos más primitivos...."
El segundo experimento, que al igual que el realizado en Stanford, habría servido de modelo para Abu Graib, habría sido un estudio realizado en Stanley Milgram para la Universidad de Yale. Allí supuestamente se seleccionó un grupo de alumnos para estudiar “técnicas de castigo.” Cada uno se ponía al mando de un aparato de descargas eléctricas, mientras, separado de él, al otro lado de una pantalla de cristal, se colocaba un estudiante que tenía que responder a una serie de preguntas. Cada vez que éste errase, el otro alumno tenía que administrarle una descarga, aumentando progresivamente el voltaje, aun sabiendo que, a partir de determinado momento, podría matar a su compañero.

La máquina de descargas era falsa, y el “estudiante” era un actor, pero los alumnos no sabían nada de eso....
...Para sorpresa de todos, el 65% de los “interrogadores” llegó a lo que sería una descarga mortal...
Según los dueños de la investigación, y como conclusión a este estudio, postulan que ante situaciones que nos permiten un control total y absoluto sobre otra persona, nadie puede estar seguro de que no traspasará el límite, y que sólo, quien ya ha vivido este tipo de experiencia sabe que llega un momento en que perdemos por completo el control, y vamos más allá de lo que dicta el sentido común....
El documental terminó, con un sin numero de conclusiones de parte de profesores, sicólogos, psiquiatras, sociólogos etc...todos llegaban a lo mismo....sin embargo sus conclusiones aun no lograban darme la respuesta que tanto buscaba...

¿de dónde, el hombre, saca esa inmensa capacidad de destruir al resto sin remordimientos, tapujos o vacilaciones?
¿Acaso cualquiera de nosotros podría llegar a actuar de ese modo en algún momento determinado?...
Si la naturaleza humana es así, dual... ¿qué debemos hacer?...


...La necesidad de responder a esta interrogante, se hacía cada vez mas imponente, por lo que decidí dirigirme a mi computador e ingresar a Internet con la esperanza de encontrar allí, alguna palabra, alguna señal, que me devolviese la tranquilidad perdida...
...de pronto me hallé una pagina literaria donde después de varios minutos, encontré un texto que llamó mi atención...era una especie de "compilado" de antiguas historias situadas en los Pirineos (posiblemente leyendas) que contaban las vivencias de un monje de nombre Savin.
Una de ellas, contaba que Savin, después de recoger donaciones en oro para la capilla que tanto anhelaba construir, mientras realizaba su tradicional retorno, fue sorprendido por una fuerte tormenta...según el texto, justo, cuando la lluvia se hacía casi insoportable, pasó por la casa de uno de los bandidos más sanguinarios de la región, y como sabía que en esas condiciones no podría llegar a casa, decidió pedirle asilo durante esa noche.
El bandido, sorprendido con el valor del monje, decidió ponerlo a prueba y le dijo:
-Has venido aquí para provocarme. Quieres que te mate y te robe el oro que traes para así convertirte en mártir verdad?...

A lo que el monje respondió:
- Si hoy entrase aquí la prostituta más bella que haya en la ciudad, ¿serías capaz de convencerte de que no es bella y seductora?
-No. Pero me podría controlar.
-Y si un monje entrase con oro para construir una capilla, ¿podrías mirar ese oro como si fuesen piedras?
-No. Pero me podría controlar...

...Savin y el asesino tenían los mismos instintos, por eso, cuando el malhechor vio que el monje era igual a él, también entendió que él era igual a Savin, y se convirtió...a ambos, el bien y el mal se los disputaban, y pensé que quizás así sería como se disputan todas las almas sobre la faz de la tierra...
Concluí que todos tenemos el bien y el mal dentro de nosotros y que cada instante...cada momento, esta plagado de millones de instancias aptas, para que cualquiera de los dos se manifieste...la vida misma despliega ante nuestros sentidos, la mas infinita gama de cielos e infiernos, y que el caer en ellos, no es mas que una cuestión de equilibrio y control...nada más que eso...
Decubrí que dentro de cada uno de nosotros hay un ángel y un demonio esperando ser escuchados...ambos nos dan respuestas...ambos nos dan soluciones... ambos nos ofrecen caminos y oportunidades para seguir...y por supuesto, ambos no aportan fundamentos suficientes a la hora de decidir a cual de los dos oír... claro está, que dependerá de cada uno, evaluar cual dos tiene mayor peso a la hora de optar por uno de los dos caminos...el cielo y el infierno están al borde de la acera, en cada esquina y en cada lugar...

Simplemente Noa...

2 comentarios:

soulckaxis dijo...

te felicito mpor tu texto caro, deja mxo k pensar.
y Aportando yo siempre he pensado k toda persona puede enloquecer, solo hay que encontrar el gastillo adecuado que desate su cordura.

Guerreros de Luz. dijo...

Efectivamente , tanto unos como otros son personajes , arquetipos a los cuales damos salida y dejamos que creen sus realidades.
El caso es la consciencia y libertad con que suceda esto.
La dependencia también puede venir de ahí .¿no crées?.

12 de agosto de 2006

...el bien y el mal...


...Cerré la puerta, miré el reloj, eran poco más de las nueve y mi cuerpo ya me lo estaba haciendo notar...había sido una larga jornada, mi estomago pedía a gritos algo de comida...deje mi cartera, encendí el televisor, el noticiero pasaba cruentas imagenes de un atentado en el metro de Madrid...cientos de muertos, cientos de heridos...de pronto sentí que lo que veían mis ojos eran copias exactas de lo que había visto en el mismo noticiero el día anterior...
...Me vi en mi casa...tranquila...agotada, pero tranquila....respiré hondo intentando, sin mayor éxito, comprender o dimensionar, la infinidad de sucesos que a diario transcurren a mi alrededor y también, muy lejos de el...será que vivo en un mundo tan perfectamente creado por mi inconsciente que impide que vea, sienta y sea testigo de toda esa maldad?, o será que realmente estoy sitiada lejos de todo aquello?...miré nuevamente esas imagenes y pensé...¿cómo puede el hombre ser capaz de tanta perfidia?...
...Recuerdo que hace unos días mostraban un periodista ingles siendo salvajemente torturado, antes de ser asesinado, solo con la finalidad de difundir temor en el país enemigo...ayer mismo, después del noticiero, un documental llamó considerablemente mi atención. Un grupo de periodistas se había dedicado a recolectar toda clase de información respecto a la prisión de Abu Graib, en Iraq; según contaban, en ella se recluía a chicos y chicas norteamericanos que compartían una característica muy particular: siempre se habían comportado de forma ejemplar en todo ámbito de cosas, desde el plano familiar o sentimental hasta el plano laboral o estudiantil... la curiosidad del estudio radicaba en que todos, sin excepción, terminaban convirtiéndose en personas total y absolutamente diferentes a las que habían sido hasta ante de ingresar a esta prisión, es decir...unos verdaderos monstruos nada perfectos, ni educados, ni respetuosos....

En un comienzo no comprendí el porque de este resultado, por lo que decidí prestarle toda mi atención al programa (venciendo incluso mis enormes ganas de retirarme a dormir), la respuesta a mi interrogante quizás estaría en el resultado de este documental y mi curiosidad pudo más que mi cansancio...según relataban los periodistas, todo se habría basado en dos experimentos realizados con grupos de jóvenes absolutamente estables sicológica, social y economicamente....
El primero, habría sido realizado en el año 1971, por profesores de la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos; según relataban, éstos habían decidido crear una especie de "prisión simulada", en los sótanos de la Facultad de Psicología de la misma universidad, para así estudiar las conductas de dos grupos de jóvenes. Para ello escogieron a 12 estudiantes al azar, que actuarían como guardas, y a otros 12 que serían los prisioneros. Todos procedían del mismo medio social: clase media, educación rígida y sólidos valores morales...algo muy similar al comportamiento de los chicos de Abu Graib...la idea era, que durante dos semanas los jóvenes escogidos para desempeñarse como "carceleros”, tuviesen una autoridad absoluta sobre aquellos que desempeñaran el rol de “presos"...
Sin embargo, y pese a que el objetivo inicial de los profesores era controlar a diario el comportamiento de ambos grupos durante las dos semanas que duraría la experiencia, para su sorpresa, ésta tuvo que ser interrumpida al cabo de una semana, dado que, apenas transcurridos unos días, los “guardas” o "carceleros" comenzaron a mostrar un comportamiento cada vez más sádico y anormal frente a los "presos", llegando incluso a ser capaces de barbaridades nunca antes vistas... lo más sorprendente era saber que hasta hoy, cuando han pasado ya más de 30 años de la realización de la experiencia, los dos grupos de jóvenes todavía necesitan tratamiento psicológico...
El creador de la experiencia de Stanford, Philip Zimbardo, al ser entrevistado en relación a lo sucedido en Abu Graib respondía: -No me sorprendieron las fotos de la prisión iraquí de Abu Graib, no se trata de unas pocas manzanas podridas dentro de un cesto de fruta fresca, sino exactamente de lo contrario: gente de buenos sentimientos que, al verse con la posibilidad de ejercer un poder absoluto, pierde cualquier noción del límite y deja que se manifiesten sus instintos más primitivos...."
El segundo experimento, que al igual que el realizado en Stanford, habría servido de modelo para Abu Graib, habría sido un estudio realizado en Stanley Milgram para la Universidad de Yale. Allí supuestamente se seleccionó un grupo de alumnos para estudiar “técnicas de castigo.” Cada uno se ponía al mando de un aparato de descargas eléctricas, mientras, separado de él, al otro lado de una pantalla de cristal, se colocaba un estudiante que tenía que responder a una serie de preguntas. Cada vez que éste errase, el otro alumno tenía que administrarle una descarga, aumentando progresivamente el voltaje, aun sabiendo que, a partir de determinado momento, podría matar a su compañero.

La máquina de descargas era falsa, y el “estudiante” era un actor, pero los alumnos no sabían nada de eso....
...Para sorpresa de todos, el 65% de los “interrogadores” llegó a lo que sería una descarga mortal...
Según los dueños de la investigación, y como conclusión a este estudio, postulan que ante situaciones que nos permiten un control total y absoluto sobre otra persona, nadie puede estar seguro de que no traspasará el límite, y que sólo, quien ya ha vivido este tipo de experiencia sabe que llega un momento en que perdemos por completo el control, y vamos más allá de lo que dicta el sentido común....
El documental terminó, con un sin numero de conclusiones de parte de profesores, sicólogos, psiquiatras, sociólogos etc...todos llegaban a lo mismo....sin embargo sus conclusiones aun no lograban darme la respuesta que tanto buscaba...

¿de dónde, el hombre, saca esa inmensa capacidad de destruir al resto sin remordimientos, tapujos o vacilaciones?
¿Acaso cualquiera de nosotros podría llegar a actuar de ese modo en algún momento determinado?...
Si la naturaleza humana es así, dual... ¿qué debemos hacer?...


...La necesidad de responder a esta interrogante, se hacía cada vez mas imponente, por lo que decidí dirigirme a mi computador e ingresar a Internet con la esperanza de encontrar allí, alguna palabra, alguna señal, que me devolviese la tranquilidad perdida...
...de pronto me hallé una pagina literaria donde después de varios minutos, encontré un texto que llamó mi atención...era una especie de "compilado" de antiguas historias situadas en los Pirineos (posiblemente leyendas) que contaban las vivencias de un monje de nombre Savin.
Una de ellas, contaba que Savin, después de recoger donaciones en oro para la capilla que tanto anhelaba construir, mientras realizaba su tradicional retorno, fue sorprendido por una fuerte tormenta...según el texto, justo, cuando la lluvia se hacía casi insoportable, pasó por la casa de uno de los bandidos más sanguinarios de la región, y como sabía que en esas condiciones no podría llegar a casa, decidió pedirle asilo durante esa noche.
El bandido, sorprendido con el valor del monje, decidió ponerlo a prueba y le dijo:
-Has venido aquí para provocarme. Quieres que te mate y te robe el oro que traes para así convertirte en mártir verdad?...

A lo que el monje respondió:
- Si hoy entrase aquí la prostituta más bella que haya en la ciudad, ¿serías capaz de convencerte de que no es bella y seductora?
-No. Pero me podría controlar.
-Y si un monje entrase con oro para construir una capilla, ¿podrías mirar ese oro como si fuesen piedras?
-No. Pero me podría controlar...

...Savin y el asesino tenían los mismos instintos, por eso, cuando el malhechor vio que el monje era igual a él, también entendió que él era igual a Savin, y se convirtió...a ambos, el bien y el mal se los disputaban, y pensé que quizás así sería como se disputan todas las almas sobre la faz de la tierra...
Concluí que todos tenemos el bien y el mal dentro de nosotros y que cada instante...cada momento, esta plagado de millones de instancias aptas, para que cualquiera de los dos se manifieste...la vida misma despliega ante nuestros sentidos, la mas infinita gama de cielos e infiernos, y que el caer en ellos, no es mas que una cuestión de equilibrio y control...nada más que eso...
Decubrí que dentro de cada uno de nosotros hay un ángel y un demonio esperando ser escuchados...ambos nos dan respuestas...ambos nos dan soluciones... ambos nos ofrecen caminos y oportunidades para seguir...y por supuesto, ambos no aportan fundamentos suficientes a la hora de decidir a cual de los dos oír... claro está, que dependerá de cada uno, evaluar cual dos tiene mayor peso a la hora de optar por uno de los dos caminos...el cielo y el infierno están al borde de la acera, en cada esquina y en cada lugar...

Simplemente Noa...

2 comentarios:

soulckaxis dijo...

te felicito mpor tu texto caro, deja mxo k pensar.
y Aportando yo siempre he pensado k toda persona puede enloquecer, solo hay que encontrar el gastillo adecuado que desate su cordura.

Guerreros de Luz. dijo...

Efectivamente , tanto unos como otros son personajes , arquetipos a los cuales damos salida y dejamos que creen sus realidades.
El caso es la consciencia y libertad con que suceda esto.
La dependencia también puede venir de ahí .¿no crées?.