2 de marzo de 2008

La Dulce Carola


“¿Ustedes creen en los amores a primera vista?
(...y es que acaso existen otros?)
Yo conozco la historia de un tipo que se enamoró desde una ventana,
es la historia de un amigo.
Vive en México, en el D.F. y trabaja en la octava planta de un edificio en unas oficinas del centro de la ciudad.
Un día estaba con la mirada perdida en el smog del D.F. cuando bajó la mirada del cielo a la calle,
o mas bien del smog al cielo porque ahí estaba ella,
la dulce Carola, de belleza soberbia, radiante cruzaba la calle.
...a su paso se detenía toda la ciudad...
En frente había un edificio en obras y todos detenían su ritmo frenético para observar a aquella mujer.
Un obrero estuvo tentado de lanzarle un piropo pero el de a lado le dio un codazo para callarlo...
...tal era el silencio litúrgico que imponía aquella mujer.
Y mi amigo se quedó embobado mirando a aquella mujer cruzando la calle que iba a lo suyo pensando quizá en lo difícil que seria su primer dia de trabajo en el restaurante de la esquina.
Se quedó embobado mirando como la puerta del restaurante devoraba a aquella mujer menuda, y supo mi amigo, que nada seria igual.
A la mañana siguiente, después de haber estado toda la noche pensando en aquella mujer, mi amigo salio a la ventana, se asomó y ahí la encontró...
...aquella cita... era diaria.
Aquella cita se convirtió en una obsesión, día tras día mi amigo se asomaba a la ventana y la veía pasar y se preguntaba cómo seria ella, cómo seria vida, cómo despertaría, cómo dormiría... y pasaban lo días y pasaban los meses y mi amigo a veces creía percibir el perfume de ella desde lo alto del edificio o creía escucharla tararear una canción cuya melodía lo perseguía durante todo el dia...
...y pasaron los meses y pasaron años...
Y mi amigo asomado a la ventana preocupado cuando la veía caminar bajo la lluvia sin paraguas, preocupado cuando la creía ver más delgada.
Pasó mucho tiempo y muchas veces estuvo tentado mi amigo de bajar los ocho pisos para decirle a esa mujer que que diablos! que la amaba!... pero no lo hizo y
pasó mucho tiempo...
...cuatro años asomado a la ventana planeando el momento preciso para acercarse a ella.
Por fin tomo una decisión.
Sería este día
Ese día terrible mi amigo se sorprendió un poco cuando no la vio pasar por debajo de su ventana pero aun así fue a la hora de comer a buscarla al restaurante. La buscó entre las mesas pero no la encontró así que preguntó al encargado... el encargado le dijo que Carola se había marchado no del restaurante, del D.F., se había ido a Acapulco con su familia y que no iba a volver mas.
Y mi amigo supo del sabor amargo de la derrota, supo que aquella mujer no volvería a cruzar por debajo de su ventana y subió los ocho pisos arrastrando los pies y no le extrañó cuando en la octava planta encontró a todo el mundo alborotado de un lado a otro, frenéticos...
Alguien con el rostro desencajado le dijo que la empresa había quebrado, que estaban en la banca rota así que todos a la calle.
En un dia había perdido todo: la mujer que amaba y el trabajo.
Y se volvió a la casa no muy sorprendido, todo encajaba, el mundo se derrumbaba y lo hacía todo de una vez.
Durante mucho tiempo estuvo abandonándose en casa sin saber que hacer, solo pensando en la dulce Carola, primero sin el valor para salir a buscarla a Acapulco y luego sin la plata necesaria.
Pasó otro año... cinco años desde que vio a Carola por primera vez y decidió tomar una decisión, empezó a buscar trabajo. Pero mi amigo tenía 39 años y en México no es fácil encontrar trabajo a esa edad porque ya no eres el joven agresivo que buscan las empresas y en todas las entrevistas de trabajo le decían que no y que no.
Así que, considerando la situacion, mi amigo decidió tomar una decisión que cambio su vida: decidió buscar a un coyote. Un coyote en México es un tipo que se dedica a negocios turbios. Mi amigo buscaría a un coyote para que le hiciese una falsificación de la partida nacimiento.
Mi amigo fácilmente podría aparentar 34 así que le pediría al coyote una partida de nacimiento que dijera que tenía 34 para así poder acceder a algún puesto de trabajo.
Y así fue como mi amigo, se dirigió a la plaza de Santo Domingo cerca del zócalo donde están los coyotes.
Ahí tienes a mi amigo, perdido, colgado de un lado para otro, vagó entre las callejuelas hasta que apareció en un callejón inhóspito, en un portal antiguo, viejo. Observó como un anciano le hacia señas... le sonreía y le hacia señas para que le siguiera. Mi amigo siguió a aquel misterioso hombre y supo que era un coyote.
Le dijo yo soy tu hombre, se lo que necesitas....
Mi amigo le dijo si, vale, necesito una partida de nacimiento que diga que tengo 34...
Dame tus datos... y empezó a tomar datos y mientras tomaba datos el viejo coyote le dijo: alguna vez estuviste en Acapulco? Y a mi amigo le dio un vuelco el corazón y se deshizo en el ansia del recuerdo.... nunca.
El viejo le dijo: verás, yo vivo cerca de la autopista hacia Acapulco, cerca de Tepozlán... conoces la curva del autostopista?
(Conocen la leyenda verdad?)
Mi amigo también, la del fantasma que hacia autostop en el mismo sitio y se subía en el primer coche y desaparecía en la curva donde se mató. Aquella carretera estaba desabitada a partir de la media noche, casi nadie pasaba en la noche por miedo al fantasma.
Mi amigo dijo sí, si sé donde es.
Y el viejo le dijo: verás, muchas veces he estado tentado de agarrar la autopista para Acapulco y empezar de nuevo... espera un momento....
Mi amigo se quedó pensando en Acapulco y en mil huidas.
Al rato vino el viejo coyote con los documentos falsos y se fue a casa. Aquella noche solo pudo dormir con el recuerdo de la dulce Carola.
A la mañana el teléfono sonó bien temprano... al otro lado alguien le decía oye ¡es que tienes que venir a la reunión! que es urgentísimo! que tienes que estar aquí! vente para a oficina! Y mi amigo colgó el teléfono maldiciendo al tipo que había al otro lado de la línea...oficina (absurdo, él no tenía empleo)...
El caso es que antes de despedirse el coyote le había dicho ten cuidado, vuelves a tener 34, no repitas los errores... y mi amigo de pronto pensó en las palabras del coyote mientras se despertaba y prendía la radio ...y vio la radio y las noticias de otras veces y por mas que buscaba los papeles del coyote no los encontraba y en la radio y la televisión las noticias de otras veces y de repente alguien dijo la fecha ...era la de hacía 5 años...
Mi amigo bajó las escaleras corriendo, compró el primer periódico que vio, miró la fecha y efectivamente era la de hacia 5 años... efectivamente volvía a tener 34 años...
Agarró el primer taxi que vio, y se fue para su oficina, volando subió las ocho plantas corriendo y allí estaba todo igual: su mismo despacho, la misma gente y la misma ventana.
Mi amigo se acercó a ella, se asomó y su aliento se detuvo como toda la ciudad... como toda la ciudad al paso de la dulce Carola... y es que todo empezaba de nuevo y era un buen principio...un principio de incertidumbre...

Y ahí tienes a mi amigo, con todo el futuro por delante o con todo el pasado no se muy bien... ahí le tienes volviendo a mirar por aquella ventana encontrándose con aquella mujer. Ahora jugaba con ventaja porque conocía los plazos, el tiempo que le quedaba. Aun así dejo pasar el primer año deleitándose, asomándose por la ventana, planificando la declaración de amor, pensando en la pose precisa y en las palabras adecuadas...
...y dejó pasar el tiempo y un día se presentó en el restaurante a la hora de comer, se sentó en la primera mesa que vio libre y vio a Carola deambulando entre las mesas... ella se acercó, se puso delante de él y le dijo: que desea... que desea (si supiera cuanta respuesta le hubiese gustado dar)...aquel era el momento, esa era la oportunidad, y su garganta se tensó como una cuerda de guitarra y mirándola le dijo : “una sopa de cebolla y un filete de ranchera bien cocido por favor” ... Carola tomo nota y se fue... ja! mi amigo se estuvo maldiciendo toda la noche...
Al dia siguiente ahí estaba nuevamente, en la primera mesa mirando a Carola, clavando sus pupilas en las de ella y diciendo: “ una sopa de cebolla y unos tacos de camarones por favor” y al dia siguiente armándose de valor... “una sopa de cebolla sola por favor”... y así día tras dia... por la mañanas asomándose a la ventana viéndola pasar y a la hora de comer asomándose una sopa de cebolla ...
...y el tiempo pasaba...
Aveces mi amigo creía que ella fijaba su vista en él y entonces ah amigo , entonces las plumas del parque volaban, los borrachos en las tabernas brindaban a su salud , los feligreses en la iglesias arrasaban, y los soldados en primera línea de fuego se daban besos en la boca... que va...ella no reparaba en él...
...pasaban los días, pasaban los meses, pasaban los años... años de sopa de cebolla...
Por fin llegó el momento, no podía retrasar mas la declaración ... Carola se iba y esa noche casi no durmió mi amigo ...al dia siguiente ahí se presentó; y ahí le tienes, se acerco Carola como todos los días y le dedicó una sonrisa, quizás mas afectuosa que otras veces no se... el caso es que se hizo silencio un instante que pareció eterno... el pensó en decir “ me gustas cuando callas porque estas como ausente “ o no se quizás “porque me despierto de madrugada mientras todos duermen“ ... pensó en decirle “me dueles mansamente, me dueles... quítame la cabeza, córtame el cuello porque nada queda de mi después de este amor"... pensó simplemente en decirle “quédate conmigo por favor “ y por fin (como siempre): “ una sopa de cebolla por favor”...
Era inevitable... mi amigo comió la sopa de cebolla como un condenado a muerte, en calma y en silencio... y se fue para su casa; ni siquiera paso a su despacho... sabia que la derrota era inevitable y la verdad es que a mi no sorprende mucho porque creo que alguien dijo una vez que los amores cobardes no llegan a amores ni a historias se quedan allí ni el recuerdo los puede salvar... ni el mejor orador conjugar....

El caso es que al principio mi amigo se derrumbó pero luego...bueno luego también, pero trató de buscar de nuevo al coyote para encontrar la posibilidad de yo que se... y se fue a la plaza de Santo Domingo y rebuscando encontró el viejo callejón y el antiguo portal y encontró una sucursal del fondo monetario internacional....esos eran otros coyotes, no le interesaban... así que recordó las palabras del viejo coyote.
Cerca de Tepozlan recordó la curva del autostopista, agarró el carro y se fue para allá... no se sorprendió cuando se encontró un pueblo fantasma, aquel pueblo era una sombra del pasado, todo en ruinas abandonado hace mas de 50 años...
Empezaba a hacerse de noche, mi amigo se sonrió, aceptó la derrota y decidió volver a casa cuando ya era noche cerrada... Entró en el auto y a poco de salir del coche encontró a una chica haciendo autostop. Mi amigo no lo dudó, paró, bajó la ventanilla y: a donde vas?
Al D.F
...pos sube...
Y al poco de subirse ella dijo, tenga mucho cuidado en la siguiente curva y apenas pudo terminar la frase porque en la última palabra sonó el reventón de una rueda... y mi amigo tuvo que hacerse a un lado de la carretera ...”disculpa” ...
Y tenias que ver la cara de la autostopista porque la curva quedaba lejos...
El bajó a cambiar la rueda y ella con él ...y empezaron a hablar una conversación trivial, pequeñas cosas que fueron creciendo como bolas de nieve hasta convertirse en grandes cosas...
y tu de donde eres?
Pos del DF
...y él le preguntaba a que te dedicas...
....antes estudiaba ahora ya no...
Y al rato no se que le estaría contando porque ella se descojonaba de risa y jamás nadie había tardado tanto en cambiar una rueda la verdad... y la noche pasaba... y mi amigo le empezó a contar la historia de la dulce Carola, del coyote, de la ventana y de las sopas de cebolla... y le decía a la mujer... te lo crees? Y la mujer le decía si yo te contara... yo sé lo que es desaparecer justo en el momento preciso, yo se lo que es repetir la historia una y otra vez.... yo te entiendo... tu crees en los amores a primera vista?
...Acaso existen otros?
Aquella mujer, la de la autostopista era hermosa, no se si tanto como Carola, pero era hermosa... triste, pero hermosa... Aquel silencio fue eterno y él le dijo volvamos al coche, te llevo al DF. Y mientras se subían al coche él pensó en decirle quédate conmigo, huyamos juntos a cualquier sitio empecemos de nuevo yo que se...
Y quizás, quizás ella pensaba lo mismo pero dijo “eh ten cuidado con esa curva”... y mi amigo tuvo mucho cuidado.... pasó la curva con mucho cuidado, y con la vista fija en frente mi amigo no se atrevía a mirar el asiento de al lado...quizá, quizá ella también se había marchado como la dulce Carola y volvía a estar solo... y sabiéndose solo se volvió hacia la autopista y cuando iba a entrar en ella escuchó una voz al lado que decía... alguna vez has estado en Acapulco?
Mi amigo miró en el asiento de al lado y ahí seguía ella... ahora estoy seguro, era mas hermosa que Carola... mi amigo dijo ”nunca”... y ella dijo “pues llévame”... y se fueron... y ahí siguen en la carretera...
Mi amigo no volvió a ver a Carola porque lo importante no era Acapulco... lo importante era el viaje y saber que hay que tener memoria para no repetir los errores y saber que la historia no se debe repetir...
Sobre los fantasmas no se si creer... no se...yo no se si hay vida después de la muerte... hay gente que se cuestiona si hay vida antes de la muerte y yo personalmente me pregunto si hay vida antes de las doce de la mañana... el caso es que por esa carretera pasan después de media noche...
No se si existe un coyote que me devuelva mi pasado, no creo... lo que si sé es que yo personalmente, no dejare que pases por debajo de mi ventana sin pedirte que te quedes conmigo ni que te subas a mi coche sin que emprendamos una urgente huida...”


Ismael Serrano- Principio de Incertidubre
*Links:
La dulce Carola... Ismael Serrano parte I http://www.youtube.com/watch?v=845ypSSGNNk
La dulce Carola... Ismael Serrano parte II http://www.youtube.com/watch?v=AeBo3cQNg2k
La dulce Carola... Ismael Serrano parte III http://www.youtube.com/watch?v=CbD3vbSSNAk

2 comentarios:

Zen dijo...

Guaaaauu... me pasa algo extraño con tu blog, jajajaja, siempre que leo, tus palabras estan muy relacionadas con algun suceso actual que ocurre en mi vida.

Coincidencias... no lo se

Lo que si se, es lo que tengo que hacer.

Saludos

Lu Ásfhkl dijo...

Cómo busque la letra de ésa introducción. Gracias por agregarla a tu blog :D

2 de marzo de 2008

La Dulce Carola


“¿Ustedes creen en los amores a primera vista?
(...y es que acaso existen otros?)
Yo conozco la historia de un tipo que se enamoró desde una ventana,
es la historia de un amigo.
Vive en México, en el D.F. y trabaja en la octava planta de un edificio en unas oficinas del centro de la ciudad.
Un día estaba con la mirada perdida en el smog del D.F. cuando bajó la mirada del cielo a la calle,
o mas bien del smog al cielo porque ahí estaba ella,
la dulce Carola, de belleza soberbia, radiante cruzaba la calle.
...a su paso se detenía toda la ciudad...
En frente había un edificio en obras y todos detenían su ritmo frenético para observar a aquella mujer.
Un obrero estuvo tentado de lanzarle un piropo pero el de a lado le dio un codazo para callarlo...
...tal era el silencio litúrgico que imponía aquella mujer.
Y mi amigo se quedó embobado mirando a aquella mujer cruzando la calle que iba a lo suyo pensando quizá en lo difícil que seria su primer dia de trabajo en el restaurante de la esquina.
Se quedó embobado mirando como la puerta del restaurante devoraba a aquella mujer menuda, y supo mi amigo, que nada seria igual.
A la mañana siguiente, después de haber estado toda la noche pensando en aquella mujer, mi amigo salio a la ventana, se asomó y ahí la encontró...
...aquella cita... era diaria.
Aquella cita se convirtió en una obsesión, día tras día mi amigo se asomaba a la ventana y la veía pasar y se preguntaba cómo seria ella, cómo seria vida, cómo despertaría, cómo dormiría... y pasaban lo días y pasaban los meses y mi amigo a veces creía percibir el perfume de ella desde lo alto del edificio o creía escucharla tararear una canción cuya melodía lo perseguía durante todo el dia...
...y pasaron los meses y pasaron años...
Y mi amigo asomado a la ventana preocupado cuando la veía caminar bajo la lluvia sin paraguas, preocupado cuando la creía ver más delgada.
Pasó mucho tiempo y muchas veces estuvo tentado mi amigo de bajar los ocho pisos para decirle a esa mujer que que diablos! que la amaba!... pero no lo hizo y
pasó mucho tiempo...
...cuatro años asomado a la ventana planeando el momento preciso para acercarse a ella.
Por fin tomo una decisión.
Sería este día
Ese día terrible mi amigo se sorprendió un poco cuando no la vio pasar por debajo de su ventana pero aun así fue a la hora de comer a buscarla al restaurante. La buscó entre las mesas pero no la encontró así que preguntó al encargado... el encargado le dijo que Carola se había marchado no del restaurante, del D.F., se había ido a Acapulco con su familia y que no iba a volver mas.
Y mi amigo supo del sabor amargo de la derrota, supo que aquella mujer no volvería a cruzar por debajo de su ventana y subió los ocho pisos arrastrando los pies y no le extrañó cuando en la octava planta encontró a todo el mundo alborotado de un lado a otro, frenéticos...
Alguien con el rostro desencajado le dijo que la empresa había quebrado, que estaban en la banca rota así que todos a la calle.
En un dia había perdido todo: la mujer que amaba y el trabajo.
Y se volvió a la casa no muy sorprendido, todo encajaba, el mundo se derrumbaba y lo hacía todo de una vez.
Durante mucho tiempo estuvo abandonándose en casa sin saber que hacer, solo pensando en la dulce Carola, primero sin el valor para salir a buscarla a Acapulco y luego sin la plata necesaria.
Pasó otro año... cinco años desde que vio a Carola por primera vez y decidió tomar una decisión, empezó a buscar trabajo. Pero mi amigo tenía 39 años y en México no es fácil encontrar trabajo a esa edad porque ya no eres el joven agresivo que buscan las empresas y en todas las entrevistas de trabajo le decían que no y que no.
Así que, considerando la situacion, mi amigo decidió tomar una decisión que cambio su vida: decidió buscar a un coyote. Un coyote en México es un tipo que se dedica a negocios turbios. Mi amigo buscaría a un coyote para que le hiciese una falsificación de la partida nacimiento.
Mi amigo fácilmente podría aparentar 34 así que le pediría al coyote una partida de nacimiento que dijera que tenía 34 para así poder acceder a algún puesto de trabajo.
Y así fue como mi amigo, se dirigió a la plaza de Santo Domingo cerca del zócalo donde están los coyotes.
Ahí tienes a mi amigo, perdido, colgado de un lado para otro, vagó entre las callejuelas hasta que apareció en un callejón inhóspito, en un portal antiguo, viejo. Observó como un anciano le hacia señas... le sonreía y le hacia señas para que le siguiera. Mi amigo siguió a aquel misterioso hombre y supo que era un coyote.
Le dijo yo soy tu hombre, se lo que necesitas....
Mi amigo le dijo si, vale, necesito una partida de nacimiento que diga que tengo 34...
Dame tus datos... y empezó a tomar datos y mientras tomaba datos el viejo coyote le dijo: alguna vez estuviste en Acapulco? Y a mi amigo le dio un vuelco el corazón y se deshizo en el ansia del recuerdo.... nunca.
El viejo le dijo: verás, yo vivo cerca de la autopista hacia Acapulco, cerca de Tepozlán... conoces la curva del autostopista?
(Conocen la leyenda verdad?)
Mi amigo también, la del fantasma que hacia autostop en el mismo sitio y se subía en el primer coche y desaparecía en la curva donde se mató. Aquella carretera estaba desabitada a partir de la media noche, casi nadie pasaba en la noche por miedo al fantasma.
Mi amigo dijo sí, si sé donde es.
Y el viejo le dijo: verás, muchas veces he estado tentado de agarrar la autopista para Acapulco y empezar de nuevo... espera un momento....
Mi amigo se quedó pensando en Acapulco y en mil huidas.
Al rato vino el viejo coyote con los documentos falsos y se fue a casa. Aquella noche solo pudo dormir con el recuerdo de la dulce Carola.
A la mañana el teléfono sonó bien temprano... al otro lado alguien le decía oye ¡es que tienes que venir a la reunión! que es urgentísimo! que tienes que estar aquí! vente para a oficina! Y mi amigo colgó el teléfono maldiciendo al tipo que había al otro lado de la línea...oficina (absurdo, él no tenía empleo)...
El caso es que antes de despedirse el coyote le había dicho ten cuidado, vuelves a tener 34, no repitas los errores... y mi amigo de pronto pensó en las palabras del coyote mientras se despertaba y prendía la radio ...y vio la radio y las noticias de otras veces y por mas que buscaba los papeles del coyote no los encontraba y en la radio y la televisión las noticias de otras veces y de repente alguien dijo la fecha ...era la de hacía 5 años...
Mi amigo bajó las escaleras corriendo, compró el primer periódico que vio, miró la fecha y efectivamente era la de hacia 5 años... efectivamente volvía a tener 34 años...
Agarró el primer taxi que vio, y se fue para su oficina, volando subió las ocho plantas corriendo y allí estaba todo igual: su mismo despacho, la misma gente y la misma ventana.
Mi amigo se acercó a ella, se asomó y su aliento se detuvo como toda la ciudad... como toda la ciudad al paso de la dulce Carola... y es que todo empezaba de nuevo y era un buen principio...un principio de incertidumbre...

Y ahí tienes a mi amigo, con todo el futuro por delante o con todo el pasado no se muy bien... ahí le tienes volviendo a mirar por aquella ventana encontrándose con aquella mujer. Ahora jugaba con ventaja porque conocía los plazos, el tiempo que le quedaba. Aun así dejo pasar el primer año deleitándose, asomándose por la ventana, planificando la declaración de amor, pensando en la pose precisa y en las palabras adecuadas...
...y dejó pasar el tiempo y un día se presentó en el restaurante a la hora de comer, se sentó en la primera mesa que vio libre y vio a Carola deambulando entre las mesas... ella se acercó, se puso delante de él y le dijo: que desea... que desea (si supiera cuanta respuesta le hubiese gustado dar)...aquel era el momento, esa era la oportunidad, y su garganta se tensó como una cuerda de guitarra y mirándola le dijo : “una sopa de cebolla y un filete de ranchera bien cocido por favor” ... Carola tomo nota y se fue... ja! mi amigo se estuvo maldiciendo toda la noche...
Al dia siguiente ahí estaba nuevamente, en la primera mesa mirando a Carola, clavando sus pupilas en las de ella y diciendo: “ una sopa de cebolla y unos tacos de camarones por favor” y al dia siguiente armándose de valor... “una sopa de cebolla sola por favor”... y así día tras dia... por la mañanas asomándose a la ventana viéndola pasar y a la hora de comer asomándose una sopa de cebolla ...
...y el tiempo pasaba...
Aveces mi amigo creía que ella fijaba su vista en él y entonces ah amigo , entonces las plumas del parque volaban, los borrachos en las tabernas brindaban a su salud , los feligreses en la iglesias arrasaban, y los soldados en primera línea de fuego se daban besos en la boca... que va...ella no reparaba en él...
...pasaban los días, pasaban los meses, pasaban los años... años de sopa de cebolla...
Por fin llegó el momento, no podía retrasar mas la declaración ... Carola se iba y esa noche casi no durmió mi amigo ...al dia siguiente ahí se presentó; y ahí le tienes, se acerco Carola como todos los días y le dedicó una sonrisa, quizás mas afectuosa que otras veces no se... el caso es que se hizo silencio un instante que pareció eterno... el pensó en decir “ me gustas cuando callas porque estas como ausente “ o no se quizás “porque me despierto de madrugada mientras todos duermen“ ... pensó en decirle “me dueles mansamente, me dueles... quítame la cabeza, córtame el cuello porque nada queda de mi después de este amor"... pensó simplemente en decirle “quédate conmigo por favor “ y por fin (como siempre): “ una sopa de cebolla por favor”...
Era inevitable... mi amigo comió la sopa de cebolla como un condenado a muerte, en calma y en silencio... y se fue para su casa; ni siquiera paso a su despacho... sabia que la derrota era inevitable y la verdad es que a mi no sorprende mucho porque creo que alguien dijo una vez que los amores cobardes no llegan a amores ni a historias se quedan allí ni el recuerdo los puede salvar... ni el mejor orador conjugar....

El caso es que al principio mi amigo se derrumbó pero luego...bueno luego también, pero trató de buscar de nuevo al coyote para encontrar la posibilidad de yo que se... y se fue a la plaza de Santo Domingo y rebuscando encontró el viejo callejón y el antiguo portal y encontró una sucursal del fondo monetario internacional....esos eran otros coyotes, no le interesaban... así que recordó las palabras del viejo coyote.
Cerca de Tepozlan recordó la curva del autostopista, agarró el carro y se fue para allá... no se sorprendió cuando se encontró un pueblo fantasma, aquel pueblo era una sombra del pasado, todo en ruinas abandonado hace mas de 50 años...
Empezaba a hacerse de noche, mi amigo se sonrió, aceptó la derrota y decidió volver a casa cuando ya era noche cerrada... Entró en el auto y a poco de salir del coche encontró a una chica haciendo autostop. Mi amigo no lo dudó, paró, bajó la ventanilla y: a donde vas?
Al D.F
...pos sube...
Y al poco de subirse ella dijo, tenga mucho cuidado en la siguiente curva y apenas pudo terminar la frase porque en la última palabra sonó el reventón de una rueda... y mi amigo tuvo que hacerse a un lado de la carretera ...”disculpa” ...
Y tenias que ver la cara de la autostopista porque la curva quedaba lejos...
El bajó a cambiar la rueda y ella con él ...y empezaron a hablar una conversación trivial, pequeñas cosas que fueron creciendo como bolas de nieve hasta convertirse en grandes cosas...
y tu de donde eres?
Pos del DF
...y él le preguntaba a que te dedicas...
....antes estudiaba ahora ya no...
Y al rato no se que le estaría contando porque ella se descojonaba de risa y jamás nadie había tardado tanto en cambiar una rueda la verdad... y la noche pasaba... y mi amigo le empezó a contar la historia de la dulce Carola, del coyote, de la ventana y de las sopas de cebolla... y le decía a la mujer... te lo crees? Y la mujer le decía si yo te contara... yo sé lo que es desaparecer justo en el momento preciso, yo se lo que es repetir la historia una y otra vez.... yo te entiendo... tu crees en los amores a primera vista?
...Acaso existen otros?
Aquella mujer, la de la autostopista era hermosa, no se si tanto como Carola, pero era hermosa... triste, pero hermosa... Aquel silencio fue eterno y él le dijo volvamos al coche, te llevo al DF. Y mientras se subían al coche él pensó en decirle quédate conmigo, huyamos juntos a cualquier sitio empecemos de nuevo yo que se...
Y quizás, quizás ella pensaba lo mismo pero dijo “eh ten cuidado con esa curva”... y mi amigo tuvo mucho cuidado.... pasó la curva con mucho cuidado, y con la vista fija en frente mi amigo no se atrevía a mirar el asiento de al lado...quizá, quizá ella también se había marchado como la dulce Carola y volvía a estar solo... y sabiéndose solo se volvió hacia la autopista y cuando iba a entrar en ella escuchó una voz al lado que decía... alguna vez has estado en Acapulco?
Mi amigo miró en el asiento de al lado y ahí seguía ella... ahora estoy seguro, era mas hermosa que Carola... mi amigo dijo ”nunca”... y ella dijo “pues llévame”... y se fueron... y ahí siguen en la carretera...
Mi amigo no volvió a ver a Carola porque lo importante no era Acapulco... lo importante era el viaje y saber que hay que tener memoria para no repetir los errores y saber que la historia no se debe repetir...
Sobre los fantasmas no se si creer... no se...yo no se si hay vida después de la muerte... hay gente que se cuestiona si hay vida antes de la muerte y yo personalmente me pregunto si hay vida antes de las doce de la mañana... el caso es que por esa carretera pasan después de media noche...
No se si existe un coyote que me devuelva mi pasado, no creo... lo que si sé es que yo personalmente, no dejare que pases por debajo de mi ventana sin pedirte que te quedes conmigo ni que te subas a mi coche sin que emprendamos una urgente huida...”


Ismael Serrano- Principio de Incertidubre
*Links:
La dulce Carola... Ismael Serrano parte I http://www.youtube.com/watch?v=845ypSSGNNk
La dulce Carola... Ismael Serrano parte II http://www.youtube.com/watch?v=AeBo3cQNg2k
La dulce Carola... Ismael Serrano parte III http://www.youtube.com/watch?v=CbD3vbSSNAk

2 comentarios:

Zen dijo...

Guaaaauu... me pasa algo extraño con tu blog, jajajaja, siempre que leo, tus palabras estan muy relacionadas con algun suceso actual que ocurre en mi vida.

Coincidencias... no lo se

Lo que si se, es lo que tengo que hacer.

Saludos

Lu Ásfhkl dijo...

Cómo busque la letra de ésa introducción. Gracias por agregarla a tu blog :D