7 de septiembre de 2008

El camino de la AUTODEPENDENCIA


[...Supongamos que yo quiero que Fernando me escuche, que me abrace, que esté conmigo porque hoy no me basto conmigo misma.... acudo a Fernando, pero resulta que Fernando hoy, no puede escucharme ni puede estar conmigo porque tuvo un inconveniente, un mal día o simplemente no quiere ni escucharme ni estar conmigo el día de hoy...
Ante eso, tengo dos opciones:
La primera es quedarme llorando y manipular la situación para obtener lo que él no quiere darme o bien, buscar algún sustituto que ya sea porque me necesite, me tenga lástima, me odie o me tema, sea capaz de cumplir esa labor...
La segunda, es en lugar de ese recorrido, quizás optar por preguntarle a María Inés, sin manipulaciones, si acaso quiere quedarse conmigo. Yo no me basto, eso esta claro, pero también lo está el hecho que tampoco dependo de Fernando, sino de mí.
Yo sé qué necesito de su ayuda, pero si él no quiere o no puede ayudarme, quizás si pueda hacerlo María Inés...]
Esto es la autodependencia.
Es el saber que yo necesito de los otros,
que no soy autosuficiente,
pero que puedo llevar esta necesidad conmigo hasta encontrar lo que quiero ya sea a nivel de una relación, una contención, etc...
Si Fernando no tiene para mí lo que necesito, y si María Inés tampoco,
quizás lo pueda conseguir buscando en otro lado...
¿Donde sea?
Sí, donde sea.
Autodepender significa establecer que no soy omnipotente, que me sé vulnerable y que estoy a cargo de mí; significa saber que yo soy el director de esta orquesta, y que el hecho de que no pueda tocar todos los instrumentos no quiere decir que ceda la batuta.
Yo soy el protagonista de mi propia vida.
Pero atención:
No soy el único actor pero si soy el protagonista,
no estoy en un segundo plano,
soy el director de la trama,
soy aquel de quien dependen en última instancia todas mis cosas,
pero repito,
no soy en mi totalidad autosuficiente...
La autosuficiencia es una propuesta a que yo me responsabilice, a que me haga cargo de mí, a que yo termine adueñándome para siempre de mi vida...
Autodependencia significa dejar de necesitar de los otros para dar mis pasos sin quitar el hecho de que en algún minuto si requiera de ayuda;
mientras sea yo quien tenga la llave,
esté la puerta cerrada o abierta,
nunca estoy encerrado...
Me sé dependiente, pero a cargo de esta dependencia estoy yo...
Y el "afuera"?
Se necesita...?
Claro que si,
se necesitan muchas cosas del "afuera" por ejemplo, la aprobación...
Todos necesitamos aprobación!
Todos necesitamos algo que nos diga que vamos bien,
que estamos haciendo las cosas bien...
Y ojo!
No es malo necesitar esa aprobación siempre y cuando el ser o no aprobados no termine dominando nuestros actos...
Puede suceder que algunas de las cosas que yo creo o disfruto no gusten,
y eso no significa que estén mal,
y no necesariamente debo dejar de hacerlas porque no gustan puesto que quizás a mas de alguien sí le gusten y sólo baste con saber bien donde mirar;
hay cosas que podemos compartir en diferentes instancias y con diferentes personas,
el hecho de que una persona no comparta tal cosa como si lo hace otra no la hace mejor o peor,
la hace diferente y cada postura es absolutamente válida...
Incluso en ocasiones, puede que tan solo baste con que me guste lo que hago y ese sea un motivo suficiente para continuar haciéndolo... de hecho, ésto es precisamente la esencia de la autodependencia, ser capaz de mirarse y contestarse tres preguntas fundamentales:
Quién soy?
Dónde voy?
Con quién voy?
Pero contestarlas en ese orden!
Cuidado con tratar de decidir adonde voy según con quién estoy.
Cuidado con definir quién soy a partir de quién me acompaña.
No puedo definir mi camino a partir del tuyo ni tampoco debo definirme por el camino que estoy recorriendo.
Soy yo el que debe definir primero quién soy antes de forjar ese camino...
Para autodepender,
voy a tener que pensarme como el centro de todas las cosas que me pasan.
"Autodependencia" es "Puedo pedirte ayuda, pero dependo de mí mismo".
Dependo de mis "partes más adultas" para que se hagan cargo del niño que sigo siendo.
Dependo de mis "partes más crecidas" para que se hagan cargo de mis aspectos más inmaduros.
Dependo de ocuparme de mí.
Dependo de poder ocuparme de ser capaz de depender del adulto que soy sin miedo a que me vaya a abandonar...
La gente que sufre es aquella que ha sido abandonada de sí misma.
Ha padecido el abandono de sus partes adultas, sus niños han quedado a la deriva sin nadie que los contenga, y han tenido que ir a buscar por ahí, a cualquier lado, ayuda para contenerse, incluso, más que ayuda, muchas veces han salido en busca de dependencia, porque claro, es mucho mas sencillo dejarse contener que tomar las riendas del carruaje....
El pequeño gran detalle radica en que recién después de poder depender de mí,
después de saber que me tengo que hacer cargo de mis aspectos dependientes,
podré encontrar al otro,
antes de eso tan solo podré buscar, pero jamas encontrar de verdad...
Para poder ayudarte, pedirte, ofrecerte y a su vez recibir lo que tu tengas para darme,
primero debo conquistar mi propia autodependencia.
Ser autodependiente significa ser auténticamente el que soy,
actuar auténticamente como actúo,
sentir auténticamente lo que siento,
correr los riesgos que auténticamente quiera correr,
hacerme responsable de todo eso y,
por supuesto,
salir a buscar lo que yo auténticamente crea que necesito sin esperar que los otros se ocupen de esto...
...Simplemente Noa

1 comentario:

Daniel dijo...

Antes que nada, gracias Noa por la invitación.

Si de la autodependencia hablamos hay diversos puntos de vista, por ejemplo aquel de la física cuántica, que habla de la “ley de atracción” o de la prisa del universo al que debemos seguirle el paso.
Pero para mi tu pregunta se inclina mas hacia un lado psicológico, a pesar de que hoy en día, según mi estado de animo me orillo mas hacia la locura que hacia cordura.
Desde un punto de vista psicológico, se plantea que desde que nacemos tenemos necesidades que hacen que nuestro ser experimente tensiones internas (a nivel somático y psíquico) y que en la búsqueda de querer (necesitar) apaciguarlas nos encontramos con el auxilio ajeno que va a generar en nosotros una vivencia de satisfacción y que a partir de ahí la tendencia de la persona es volver a experimentar una y otra vez esa misma satisfacción. A eso se lo llama principio de constancia, y es de alguna manera el explicar que dependemos de los otros aun con necesidades que son propias, (por ejemplo un abrazo como dices tu) por ende, no se que tan autosuficientes somos, supongo yo que hay un limite en el que si no contamos con ese auxilio ajeno no podemos solos….

Lo bueno seria saber cual es el limite, cuando se termina la autodependencia?

Te envío mi abrazo
Dani..

7 de septiembre de 2008

El camino de la AUTODEPENDENCIA


[...Supongamos que yo quiero que Fernando me escuche, que me abrace, que esté conmigo porque hoy no me basto conmigo misma.... acudo a Fernando, pero resulta que Fernando hoy, no puede escucharme ni puede estar conmigo porque tuvo un inconveniente, un mal día o simplemente no quiere ni escucharme ni estar conmigo el día de hoy...
Ante eso, tengo dos opciones:
La primera es quedarme llorando y manipular la situación para obtener lo que él no quiere darme o bien, buscar algún sustituto que ya sea porque me necesite, me tenga lástima, me odie o me tema, sea capaz de cumplir esa labor...
La segunda, es en lugar de ese recorrido, quizás optar por preguntarle a María Inés, sin manipulaciones, si acaso quiere quedarse conmigo. Yo no me basto, eso esta claro, pero también lo está el hecho que tampoco dependo de Fernando, sino de mí.
Yo sé qué necesito de su ayuda, pero si él no quiere o no puede ayudarme, quizás si pueda hacerlo María Inés...]
Esto es la autodependencia.
Es el saber que yo necesito de los otros,
que no soy autosuficiente,
pero que puedo llevar esta necesidad conmigo hasta encontrar lo que quiero ya sea a nivel de una relación, una contención, etc...
Si Fernando no tiene para mí lo que necesito, y si María Inés tampoco,
quizás lo pueda conseguir buscando en otro lado...
¿Donde sea?
Sí, donde sea.
Autodepender significa establecer que no soy omnipotente, que me sé vulnerable y que estoy a cargo de mí; significa saber que yo soy el director de esta orquesta, y que el hecho de que no pueda tocar todos los instrumentos no quiere decir que ceda la batuta.
Yo soy el protagonista de mi propia vida.
Pero atención:
No soy el único actor pero si soy el protagonista,
no estoy en un segundo plano,
soy el director de la trama,
soy aquel de quien dependen en última instancia todas mis cosas,
pero repito,
no soy en mi totalidad autosuficiente...
La autosuficiencia es una propuesta a que yo me responsabilice, a que me haga cargo de mí, a que yo termine adueñándome para siempre de mi vida...
Autodependencia significa dejar de necesitar de los otros para dar mis pasos sin quitar el hecho de que en algún minuto si requiera de ayuda;
mientras sea yo quien tenga la llave,
esté la puerta cerrada o abierta,
nunca estoy encerrado...
Me sé dependiente, pero a cargo de esta dependencia estoy yo...
Y el "afuera"?
Se necesita...?
Claro que si,
se necesitan muchas cosas del "afuera" por ejemplo, la aprobación...
Todos necesitamos aprobación!
Todos necesitamos algo que nos diga que vamos bien,
que estamos haciendo las cosas bien...
Y ojo!
No es malo necesitar esa aprobación siempre y cuando el ser o no aprobados no termine dominando nuestros actos...
Puede suceder que algunas de las cosas que yo creo o disfruto no gusten,
y eso no significa que estén mal,
y no necesariamente debo dejar de hacerlas porque no gustan puesto que quizás a mas de alguien sí le gusten y sólo baste con saber bien donde mirar;
hay cosas que podemos compartir en diferentes instancias y con diferentes personas,
el hecho de que una persona no comparta tal cosa como si lo hace otra no la hace mejor o peor,
la hace diferente y cada postura es absolutamente válida...
Incluso en ocasiones, puede que tan solo baste con que me guste lo que hago y ese sea un motivo suficiente para continuar haciéndolo... de hecho, ésto es precisamente la esencia de la autodependencia, ser capaz de mirarse y contestarse tres preguntas fundamentales:
Quién soy?
Dónde voy?
Con quién voy?
Pero contestarlas en ese orden!
Cuidado con tratar de decidir adonde voy según con quién estoy.
Cuidado con definir quién soy a partir de quién me acompaña.
No puedo definir mi camino a partir del tuyo ni tampoco debo definirme por el camino que estoy recorriendo.
Soy yo el que debe definir primero quién soy antes de forjar ese camino...
Para autodepender,
voy a tener que pensarme como el centro de todas las cosas que me pasan.
"Autodependencia" es "Puedo pedirte ayuda, pero dependo de mí mismo".
Dependo de mis "partes más adultas" para que se hagan cargo del niño que sigo siendo.
Dependo de mis "partes más crecidas" para que se hagan cargo de mis aspectos más inmaduros.
Dependo de ocuparme de mí.
Dependo de poder ocuparme de ser capaz de depender del adulto que soy sin miedo a que me vaya a abandonar...
La gente que sufre es aquella que ha sido abandonada de sí misma.
Ha padecido el abandono de sus partes adultas, sus niños han quedado a la deriva sin nadie que los contenga, y han tenido que ir a buscar por ahí, a cualquier lado, ayuda para contenerse, incluso, más que ayuda, muchas veces han salido en busca de dependencia, porque claro, es mucho mas sencillo dejarse contener que tomar las riendas del carruaje....
El pequeño gran detalle radica en que recién después de poder depender de mí,
después de saber que me tengo que hacer cargo de mis aspectos dependientes,
podré encontrar al otro,
antes de eso tan solo podré buscar, pero jamas encontrar de verdad...
Para poder ayudarte, pedirte, ofrecerte y a su vez recibir lo que tu tengas para darme,
primero debo conquistar mi propia autodependencia.
Ser autodependiente significa ser auténticamente el que soy,
actuar auténticamente como actúo,
sentir auténticamente lo que siento,
correr los riesgos que auténticamente quiera correr,
hacerme responsable de todo eso y,
por supuesto,
salir a buscar lo que yo auténticamente crea que necesito sin esperar que los otros se ocupen de esto...
...Simplemente Noa

1 comentario:

Daniel dijo...

Antes que nada, gracias Noa por la invitación.

Si de la autodependencia hablamos hay diversos puntos de vista, por ejemplo aquel de la física cuántica, que habla de la “ley de atracción” o de la prisa del universo al que debemos seguirle el paso.
Pero para mi tu pregunta se inclina mas hacia un lado psicológico, a pesar de que hoy en día, según mi estado de animo me orillo mas hacia la locura que hacia cordura.
Desde un punto de vista psicológico, se plantea que desde que nacemos tenemos necesidades que hacen que nuestro ser experimente tensiones internas (a nivel somático y psíquico) y que en la búsqueda de querer (necesitar) apaciguarlas nos encontramos con el auxilio ajeno que va a generar en nosotros una vivencia de satisfacción y que a partir de ahí la tendencia de la persona es volver a experimentar una y otra vez esa misma satisfacción. A eso se lo llama principio de constancia, y es de alguna manera el explicar que dependemos de los otros aun con necesidades que son propias, (por ejemplo un abrazo como dices tu) por ende, no se que tan autosuficientes somos, supongo yo que hay un limite en el que si no contamos con ese auxilio ajeno no podemos solos….

Lo bueno seria saber cual es el limite, cuando se termina la autodependencia?

Te envío mi abrazo
Dani..