14 de noviembre de 2009

Escúcheme un momento...


Me gustaría que me escuchara un momento,
en silencio,
sin interrupciones,
hace tiempo que tengo deseos de decirle estas palabras,
no crea que me es fácil hacerlo,
en reiteradas ocasiones he sentido temor de lo que siento,
usted escapa a mi voluntad,
usted me hizo cruzar la línea,
por mucho tiempo me negué a intentarlo... huí.
Y es que usted llegó cuando menos lo esperaba,
es mas, usted llegó cuando ya había dejado de esperar.
Existen tantas formas de decir las mismas cosas,
usted me inspira, me llena de una manera que quizás no logre percibir por mi obstinada intensión de ocultarlo,
y bueno... ya no puedo.
Creo que merece saberlo,
creo que quizás lo sabe pero merece escucharlo,
verbalizar las cosas es hacerlas parte de nuestra historia
y usted es parte de mi historia desde antes de conocernos.
Por favor escúcheme,
sin interrupciones, si me interrumpe no sabré como terminar.
Déjeme darle las gracias,
usted me salvó de muchas formas,
mas de las cree o imagina.
Cuando abrí los ojos aquella mañana y sentí su aroma impregnado en mi piel, descubrí que ya no había vuelta atrás.
Ese día lo contemplé no se por cuanto tiempo,
mire su rostro,
recordé imágenes, palabras y momentos del pasado.
Lo sentí tan cercano y único, tan cálido.
Esbocé una sonrisa.
Creo que fue la mejor manera de asumir lo inevitable.
Habría detenido el tiempo en ese momento,
quisiera haber podido guardarlo por siempre,
la memoria es frágil, y no quiero olvidarlo...
Mil veces soñé con este momento,
lo busque por mucho tiempo, creí haberlo encontrado en mas de una ocasión,
sufrí con cada desilusión al ver que estaba equivocada;
y de pronto llegó usted,
y cambio mi mundo,
y me estremeció.
Muchas veces me obsesioné con otros labios,
otros aromas se impregnaron en mi cuerpo,
otras sensaciones me embargaron,
otros momentos robaron mis pensamientos.
La pasión de lo prohibido,
la voluntad dominada por el deseo,
sensaciones extrañas dominaron mi vida por mucho tiempo.
Hubo un tiempo en el que me dejé llevar por sensaciones,
en mi afán de encontrar el príncipe azul de los cuentos me volví ciega,
me entregue a situaciones que espero nunca mas volver a repetir....
Creo que al fin y al cabo los cuentos son solo cuentos... la realidad distaba mucho de que podía haber deseado algún día,
y me prohibí volver a creer,
volver a entregarme,
rompí esquemas,
rompí mis estatutos,
quebrante mis concepciones,
guarde mis sueños hasta nuevo aviso;
levanté trincheras...
Hasta entonces siempre había creído que todos podemos ser ángeles de otra persona en algún momento de nuestras vidas,
que una sonrisa puede cambiar el mundo de una persona,
que una palabra en el momento adecuado puede iluminar una vida entera,
que los detalles nos construyen...
Creer en eso me sostuvo, y la vida me regaló la mejor forma de ver que no estaba equivocada...
Y es que de pronto lo vi,
y su sonrisa efectivamente cambio mi mundo,
y sus palabras desinteresadas quebraron mis trincheras
y me aterré,
fue mi ángel aquel día gris, y lo sigue siendo hasta el día de hoy.
Ya no tenía que buscar,
ya no podía escapar a lo inevitable.
Usted me hizo ver que no importa cuantas veces te caigas,
siempre habrá una próxima,
y sobretodo,
siempre habrá fortaleza en ti para volver a ponerte de pié...
Ese día volví a cerrar los ojos para sentirme tan vulnerable como usted ante mi.
Y sonreí nuevamente.
Ya no había temor.
Su imagen,
su aroma,
su sonrisa,
su mirada,
su historia y todo su ser estaba grabado en piedra dentro de mí.
En ese instante comprendí que todo lo vivido había valido la pena.
De pronto usted despertó,
y me sorprendió mirándolo.
Ambos reímos, no hacían falta las palabras,
nuestra almas se entendían con un lenguaje universal desde hace mucho.
Nuestros caminos estaban destinados a cruzarse en este momento de nuestras vidas... ambos lo sabíamos.
Escúcheme,
déjeme darle las gracias por hacer de mi lo que soy ahora,
déjeme decirle que ya no siento temor,
permítame descubrir día a día mas novedades en usted,
seguir disfrutando de su sonrisa,
seguir nutriéndome con nuestra historia.
Yo no le puedo prometer una vida eterna juntos,
no se si mañana lo estaremos,
la vida es efímera y ante nosotros, día a día, se abre un abanico de posibilidades.
Sé que no soy la mejor para usted,
no le puedo prometer cosas que sé que no llegarán,
al menos no por ahora,
créame que lucho día a día por ser una mejor persona por mí,
y también por usted... sin embargo, lo que sí le puedo asegurar, es que haré lo que este en mis manos para seguir construyendo esta historia,
que nunca había disfrutado de mi vulnerabilidad de esa forma,
que haré lo posible por hacerlo feliz,
que es lo mejor que me ha pasado este último tiempo,
que es el ser que mejor compatibiliza conmigo,
que usted ha logrado sacar lo mejor de mí
y que si esto se llegase a derrumbar el día de mañana, seguiría agradeciendole a la vida el haber cruzados nuestros caminos.
Escúcheme,
quizás esta no sea la mejor declaración de amor,
mis manos estan humedas,
estoy temblando,
a ratos me es difícil sostener la voz que hasta ahora temblorosa ha logrado decirle estas palabras... créame que son lo mas verdadero y arriesgado que he dicho en mucho tiempo,
lo que siento hoy por usted,
la persona que soy el día de hoy,
la historia que hemos forjado y la forma maravillosa en que nuestras almas se han conectado, hacen que todo lo vivido hasta ahora haya valido la pena...
...Créame que soy infinitamente feliz por eso...

Simplemente Noa

5 comentarios:

Alimontero dijo...

Que grata sorpresa tu huella ;-)
es tan aliviador expresar lo que el corazón desea.
LA PAREJE NO TIENE QUE SER PERFECTA: Es suficiente tener una buena pareja, no precisa ser perfecta, pues lo que es perfecto no se desenvuelve, ya está listo. La imperfección es estimulante y permite a las dos personas crecer juntas" Bert Hellinger

Feliz domingo,

Ali

Falucha dijo...

hermoso!
cariños amiga

Hija del sol dijo...

Qué profundidad de palabras, más que eso, profundidad de emoción... Expresada, en lo que nos permita el lenguaje.

Que maravilloso, pude sentir cierta conexión... Gracias por compartir esto.

Carola.-

Daniel dijo...

Que hermosa declaración...
Única
Y te diría...
Que casi sólo tú podrías hacerlo
Y juro que no quería
Que por nada se termine.

Impecable a lo NOA.

Un abrazo de corazón a corazón
Dani..

Anónimo dijo...

Amiga que hermoso!
me llegó cada frase!!!
te juro q las copiaría una por una! =D!
Como siempre, ame leerte...

Te quiero!

Pau B. =)

PD: veamonos ya? te llamo!

14 de noviembre de 2009

Escúcheme un momento...


Me gustaría que me escuchara un momento,
en silencio,
sin interrupciones,
hace tiempo que tengo deseos de decirle estas palabras,
no crea que me es fácil hacerlo,
en reiteradas ocasiones he sentido temor de lo que siento,
usted escapa a mi voluntad,
usted me hizo cruzar la línea,
por mucho tiempo me negué a intentarlo... huí.
Y es que usted llegó cuando menos lo esperaba,
es mas, usted llegó cuando ya había dejado de esperar.
Existen tantas formas de decir las mismas cosas,
usted me inspira, me llena de una manera que quizás no logre percibir por mi obstinada intensión de ocultarlo,
y bueno... ya no puedo.
Creo que merece saberlo,
creo que quizás lo sabe pero merece escucharlo,
verbalizar las cosas es hacerlas parte de nuestra historia
y usted es parte de mi historia desde antes de conocernos.
Por favor escúcheme,
sin interrupciones, si me interrumpe no sabré como terminar.
Déjeme darle las gracias,
usted me salvó de muchas formas,
mas de las cree o imagina.
Cuando abrí los ojos aquella mañana y sentí su aroma impregnado en mi piel, descubrí que ya no había vuelta atrás.
Ese día lo contemplé no se por cuanto tiempo,
mire su rostro,
recordé imágenes, palabras y momentos del pasado.
Lo sentí tan cercano y único, tan cálido.
Esbocé una sonrisa.
Creo que fue la mejor manera de asumir lo inevitable.
Habría detenido el tiempo en ese momento,
quisiera haber podido guardarlo por siempre,
la memoria es frágil, y no quiero olvidarlo...
Mil veces soñé con este momento,
lo busque por mucho tiempo, creí haberlo encontrado en mas de una ocasión,
sufrí con cada desilusión al ver que estaba equivocada;
y de pronto llegó usted,
y cambio mi mundo,
y me estremeció.
Muchas veces me obsesioné con otros labios,
otros aromas se impregnaron en mi cuerpo,
otras sensaciones me embargaron,
otros momentos robaron mis pensamientos.
La pasión de lo prohibido,
la voluntad dominada por el deseo,
sensaciones extrañas dominaron mi vida por mucho tiempo.
Hubo un tiempo en el que me dejé llevar por sensaciones,
en mi afán de encontrar el príncipe azul de los cuentos me volví ciega,
me entregue a situaciones que espero nunca mas volver a repetir....
Creo que al fin y al cabo los cuentos son solo cuentos... la realidad distaba mucho de que podía haber deseado algún día,
y me prohibí volver a creer,
volver a entregarme,
rompí esquemas,
rompí mis estatutos,
quebrante mis concepciones,
guarde mis sueños hasta nuevo aviso;
levanté trincheras...
Hasta entonces siempre había creído que todos podemos ser ángeles de otra persona en algún momento de nuestras vidas,
que una sonrisa puede cambiar el mundo de una persona,
que una palabra en el momento adecuado puede iluminar una vida entera,
que los detalles nos construyen...
Creer en eso me sostuvo, y la vida me regaló la mejor forma de ver que no estaba equivocada...
Y es que de pronto lo vi,
y su sonrisa efectivamente cambio mi mundo,
y sus palabras desinteresadas quebraron mis trincheras
y me aterré,
fue mi ángel aquel día gris, y lo sigue siendo hasta el día de hoy.
Ya no tenía que buscar,
ya no podía escapar a lo inevitable.
Usted me hizo ver que no importa cuantas veces te caigas,
siempre habrá una próxima,
y sobretodo,
siempre habrá fortaleza en ti para volver a ponerte de pié...
Ese día volví a cerrar los ojos para sentirme tan vulnerable como usted ante mi.
Y sonreí nuevamente.
Ya no había temor.
Su imagen,
su aroma,
su sonrisa,
su mirada,
su historia y todo su ser estaba grabado en piedra dentro de mí.
En ese instante comprendí que todo lo vivido había valido la pena.
De pronto usted despertó,
y me sorprendió mirándolo.
Ambos reímos, no hacían falta las palabras,
nuestra almas se entendían con un lenguaje universal desde hace mucho.
Nuestros caminos estaban destinados a cruzarse en este momento de nuestras vidas... ambos lo sabíamos.
Escúcheme,
déjeme darle las gracias por hacer de mi lo que soy ahora,
déjeme decirle que ya no siento temor,
permítame descubrir día a día mas novedades en usted,
seguir disfrutando de su sonrisa,
seguir nutriéndome con nuestra historia.
Yo no le puedo prometer una vida eterna juntos,
no se si mañana lo estaremos,
la vida es efímera y ante nosotros, día a día, se abre un abanico de posibilidades.
Sé que no soy la mejor para usted,
no le puedo prometer cosas que sé que no llegarán,
al menos no por ahora,
créame que lucho día a día por ser una mejor persona por mí,
y también por usted... sin embargo, lo que sí le puedo asegurar, es que haré lo que este en mis manos para seguir construyendo esta historia,
que nunca había disfrutado de mi vulnerabilidad de esa forma,
que haré lo posible por hacerlo feliz,
que es lo mejor que me ha pasado este último tiempo,
que es el ser que mejor compatibiliza conmigo,
que usted ha logrado sacar lo mejor de mí
y que si esto se llegase a derrumbar el día de mañana, seguiría agradeciendole a la vida el haber cruzados nuestros caminos.
Escúcheme,
quizás esta no sea la mejor declaración de amor,
mis manos estan humedas,
estoy temblando,
a ratos me es difícil sostener la voz que hasta ahora temblorosa ha logrado decirle estas palabras... créame que son lo mas verdadero y arriesgado que he dicho en mucho tiempo,
lo que siento hoy por usted,
la persona que soy el día de hoy,
la historia que hemos forjado y la forma maravillosa en que nuestras almas se han conectado, hacen que todo lo vivido hasta ahora haya valido la pena...
...Créame que soy infinitamente feliz por eso...

Simplemente Noa

5 comentarios:

Alimontero dijo...

Que grata sorpresa tu huella ;-)
es tan aliviador expresar lo que el corazón desea.
LA PAREJE NO TIENE QUE SER PERFECTA: Es suficiente tener una buena pareja, no precisa ser perfecta, pues lo que es perfecto no se desenvuelve, ya está listo. La imperfección es estimulante y permite a las dos personas crecer juntas" Bert Hellinger

Feliz domingo,

Ali

Falucha dijo...

hermoso!
cariños amiga

Hija del sol dijo...

Qué profundidad de palabras, más que eso, profundidad de emoción... Expresada, en lo que nos permita el lenguaje.

Que maravilloso, pude sentir cierta conexión... Gracias por compartir esto.

Carola.-

Daniel dijo...

Que hermosa declaración...
Única
Y te diría...
Que casi sólo tú podrías hacerlo
Y juro que no quería
Que por nada se termine.

Impecable a lo NOA.

Un abrazo de corazón a corazón
Dani..

Anónimo dijo...

Amiga que hermoso!
me llegó cada frase!!!
te juro q las copiaría una por una! =D!
Como siempre, ame leerte...

Te quiero!

Pau B. =)

PD: veamonos ya? te llamo!