31 de octubre de 2009

Acepte mi oferta...



Si usted no tiene fuerzas para continuar el día de hoy podemos esperar,
yo puedo cuidar de usted,
velar su sueño,
secar sus lágrimas...confíe en mí...
Hay personas que siempre esperan algo,
hay otras que siempre esperan todo,
yo hace algún tiempo deje de esperar
y lo encontré a usted,
y el mundo me cambió
o usted cambio mi mundo
o yo el suyo...quien sabe.
Y es que yo ya no quiero seguir sola,
el camino aun es largo,
no sé si podría dejarlo aquí y seguir mi marcha,
creo que me gustaría conversar,
creo que a usted le haría bien conversar,
no sé si entiende o no lo que le digo,
la verdad es que no sé si realmente me importa que lo entienda;
solo sé que en esta vida hay instancias para escapar, para disfrutar, para sentir y para vivir... y son oportunidades que no se dan a diario,
al menos no para todos.
Déjeme ayudarlo,
hoy
para usted, ha surgido la posibilidad de emprender el paso nuevamente,
o la posibilidad de caer por última vez,
depende del punto de vista desde el cual lo mire...
Respire hondo,
sienta su alma vibrar,
puede llorar tranquilo,
confíe en mi...
Lo invito a aprender a querer vivir de nuevo.

Si usted me permite tomar su mano y ayudarlo a ponerse de pie,
le aseguro que al menos para usted comenzará una nueva vida.
Escúcheme,
levante su mirada,
el tiempo es suyo,
su alma es libre,
libérese de toda atadura,
regálese la dicha de querer vivir y de poder escoger por cual camino seguir...

Acepte mi oferta, que para mi no es molestia compartir mi camino con usted,
y tranquilo,
si usted hoy no puede ponerse de pie, yo me puedo quedar de igual forma,
esperarlo, velar su sueño, secar sus lágrimas, ayudarlo a reunir fuerzas para empezar de nuevo,.
Yo no le pido nada a cambio,
solo quiero ayudarlo,
entienda que no puedo continuar mi marcha sabiendolo así,
para bien o para mal nuestros caminos se cruzaron,
y no podría continuar el mio sin hacer lo posible para que usted continue el suyo..
Tranquilo,
confíe en mí,

descanse,

recuerde que usted ya no esta solo y que pase lo que pase,
venga lo que tenga que venir: yo estoy y estaré con usted siempre que lo acepte y por supuesto, me lo permita...

Simplemente Noa

2 comentarios:

Al dijo...

Que maravilloso poema!
Cuánto dice un corazón que ama...!

Saludos, con afecto

Daniel dijo...

Sublime...querida Amiga
Que hermosura tu oferta
Tus dos pares de huellas

Te envio mi abrazo.
Dani..

31 de octubre de 2009

Acepte mi oferta...



Si usted no tiene fuerzas para continuar el día de hoy podemos esperar,
yo puedo cuidar de usted,
velar su sueño,
secar sus lágrimas...confíe en mí...
Hay personas que siempre esperan algo,
hay otras que siempre esperan todo,
yo hace algún tiempo deje de esperar
y lo encontré a usted,
y el mundo me cambió
o usted cambio mi mundo
o yo el suyo...quien sabe.
Y es que yo ya no quiero seguir sola,
el camino aun es largo,
no sé si podría dejarlo aquí y seguir mi marcha,
creo que me gustaría conversar,
creo que a usted le haría bien conversar,
no sé si entiende o no lo que le digo,
la verdad es que no sé si realmente me importa que lo entienda;
solo sé que en esta vida hay instancias para escapar, para disfrutar, para sentir y para vivir... y son oportunidades que no se dan a diario,
al menos no para todos.
Déjeme ayudarlo,
hoy
para usted, ha surgido la posibilidad de emprender el paso nuevamente,
o la posibilidad de caer por última vez,
depende del punto de vista desde el cual lo mire...
Respire hondo,
sienta su alma vibrar,
puede llorar tranquilo,
confíe en mi...
Lo invito a aprender a querer vivir de nuevo.

Si usted me permite tomar su mano y ayudarlo a ponerse de pie,
le aseguro que al menos para usted comenzará una nueva vida.
Escúcheme,
levante su mirada,
el tiempo es suyo,
su alma es libre,
libérese de toda atadura,
regálese la dicha de querer vivir y de poder escoger por cual camino seguir...

Acepte mi oferta, que para mi no es molestia compartir mi camino con usted,
y tranquilo,
si usted hoy no puede ponerse de pie, yo me puedo quedar de igual forma,
esperarlo, velar su sueño, secar sus lágrimas, ayudarlo a reunir fuerzas para empezar de nuevo,.
Yo no le pido nada a cambio,
solo quiero ayudarlo,
entienda que no puedo continuar mi marcha sabiendolo así,
para bien o para mal nuestros caminos se cruzaron,
y no podría continuar el mio sin hacer lo posible para que usted continue el suyo..
Tranquilo,
confíe en mí,

descanse,

recuerde que usted ya no esta solo y que pase lo que pase,
venga lo que tenga que venir: yo estoy y estaré con usted siempre que lo acepte y por supuesto, me lo permita...

Simplemente Noa

2 comentarios:

Al dijo...

Que maravilloso poema!
Cuánto dice un corazón que ama...!

Saludos, con afecto

Daniel dijo...

Sublime...querida Amiga
Que hermosura tu oferta
Tus dos pares de huellas

Te envio mi abrazo.
Dani..