3 de octubre de 2009

Me niego...


Hoy vengo a escribir palabras de rebeldía,
hoy me siento con el derecho de ignorar parámetros, estatus y cánones establecidos por quienes creen ser dueños de la verdad.
Por qué tenemos que aceptar, creer y llevar a cabo cosas, pensamientos y creencias basadas en lo que la mayoría, o nuestros cercanos creen que es lo correcto?.
Por qué tenemos que ser enjuiciados por ser, pensar o creer cosas diferentes a lo que debiésemos?.
Me revelo ante la injusticia de un juicio valorico cargado de ignorancia, intolerancia e insensatez.
Me niego a tener que dejar de decir lo que pienso para evitar miradas, discusiones, malos ratos.
Por qué tenemos que vivir pensando en lo que va a pensar el resto acerca de nosotros!.
Porque tenemos que comandar nuestros actos y pensamientos de acuerdo a lo que se califica como correcto?.
Me niego a aceptar que pongan en mí, ideas y formas de pensar, que solo están en las mentes de otros.
Me niego a cargar con culpas y rencores que no pertenecen.
Me niego a entregarme a divinidades que no logran explicar mis cuestionamientos, y solicito el respeto ante eso.
Me gustaría saber la formula para hacer entender que no estamos en línea, que no tenemos porque estarlo, y que eso es lo que hace increíbles las interrelaciones.
No miramos la realidad desde la misma realidad,
la realidad del que está a mi lado,
por muy cerca que estemos,
no es la misma que percibo yo.
No veo las cosas igual que los demás, pues nadie ve las cosas igual que el otro,
cada uno tiene su propio punto de vista, y aunque muy similar, nunca es igual.
Exijo el derecho a no querer ver las la realidad desde mismo punto de vista que el resto, y mas aun, exijo respeto y tolerancia a la hora de escuchar.
Cada uno da objetividad a la realidad,
y señores!
¡Cuantas realidades hay en una sola realidad!
La subjetividad con la que veo las cosas es mi objetividad,
lo que veo en mi realidad es objetividad, mi propia objetividad;
y es incuestionable, o quizas tan cuestionable como las realidades, subjetividades u objetividades de los demás.
Cual es el punto que divide las cosas?.
La línea que marca los límites del resto, es acaso igual a la mía?.
El bien es completa ausencia de mal?.
Acaso la fealdad es la completa ausencia de belleza?.
La verdad no se entrega señores,
cada uno la busca dentro de su propia forma de percibir la realidad.
Hemos aceptado, sin mayor reflexión, el hecho de que no puede haber cavida a otras realidades, y no hemos pensado que nosotros también podemos crear realidades en un mundo nuestro.
Sepan bien,
que hay tantas verdades como seres humanos en este mundo,
y que hoy, y ahora, exijo el derecho de expresar mi verdad sin temor a cuestionamientos.

Simplemente Noa

1 comentario:

Daniel dijo...

Hermoso escrito...
Muy reflexivo
a tu mejor estilo.
Y sin más nada que agregar
Me añedo a tus palabras
Por que mi realidad es
Que persibo las cosas
Muy similar a ti.


Un abrazo cálido con deseo de
ser justo a tiempo.
Dani..

3 de octubre de 2009

Me niego...


Hoy vengo a escribir palabras de rebeldía,
hoy me siento con el derecho de ignorar parámetros, estatus y cánones establecidos por quienes creen ser dueños de la verdad.
Por qué tenemos que aceptar, creer y llevar a cabo cosas, pensamientos y creencias basadas en lo que la mayoría, o nuestros cercanos creen que es lo correcto?.
Por qué tenemos que ser enjuiciados por ser, pensar o creer cosas diferentes a lo que debiésemos?.
Me revelo ante la injusticia de un juicio valorico cargado de ignorancia, intolerancia e insensatez.
Me niego a tener que dejar de decir lo que pienso para evitar miradas, discusiones, malos ratos.
Por qué tenemos que vivir pensando en lo que va a pensar el resto acerca de nosotros!.
Porque tenemos que comandar nuestros actos y pensamientos de acuerdo a lo que se califica como correcto?.
Me niego a aceptar que pongan en mí, ideas y formas de pensar, que solo están en las mentes de otros.
Me niego a cargar con culpas y rencores que no pertenecen.
Me niego a entregarme a divinidades que no logran explicar mis cuestionamientos, y solicito el respeto ante eso.
Me gustaría saber la formula para hacer entender que no estamos en línea, que no tenemos porque estarlo, y que eso es lo que hace increíbles las interrelaciones.
No miramos la realidad desde la misma realidad,
la realidad del que está a mi lado,
por muy cerca que estemos,
no es la misma que percibo yo.
No veo las cosas igual que los demás, pues nadie ve las cosas igual que el otro,
cada uno tiene su propio punto de vista, y aunque muy similar, nunca es igual.
Exijo el derecho a no querer ver las la realidad desde mismo punto de vista que el resto, y mas aun, exijo respeto y tolerancia a la hora de escuchar.
Cada uno da objetividad a la realidad,
y señores!
¡Cuantas realidades hay en una sola realidad!
La subjetividad con la que veo las cosas es mi objetividad,
lo que veo en mi realidad es objetividad, mi propia objetividad;
y es incuestionable, o quizas tan cuestionable como las realidades, subjetividades u objetividades de los demás.
Cual es el punto que divide las cosas?.
La línea que marca los límites del resto, es acaso igual a la mía?.
El bien es completa ausencia de mal?.
Acaso la fealdad es la completa ausencia de belleza?.
La verdad no se entrega señores,
cada uno la busca dentro de su propia forma de percibir la realidad.
Hemos aceptado, sin mayor reflexión, el hecho de que no puede haber cavida a otras realidades, y no hemos pensado que nosotros también podemos crear realidades en un mundo nuestro.
Sepan bien,
que hay tantas verdades como seres humanos en este mundo,
y que hoy, y ahora, exijo el derecho de expresar mi verdad sin temor a cuestionamientos.

Simplemente Noa

1 comentario:

Daniel dijo...

Hermoso escrito...
Muy reflexivo
a tu mejor estilo.
Y sin más nada que agregar
Me añedo a tus palabras
Por que mi realidad es
Que persibo las cosas
Muy similar a ti.


Un abrazo cálido con deseo de
ser justo a tiempo.
Dani..