15 de diciembre de 2009

El camino de ELEGIR...


Escoger es un acto arriesgado.
A diario nos vemos obligados a tomar constantes decisiones, muchas de las cuales afrontamos con absoluta automaticidad.
Tomar la decisión de optar por uno u otro camino es una encrucijada con la cual lidiamos constantemente, y pese a lo inadvertido que pueda pasar, el solo hecho de hacerlo lleva consigo una demostración de personalización y construcción de nuestro propio camino.
El problema surge cuando la decisión pasa de ser el simple hecho de escoger que pantalón usar, a pasos que determinen parte de nuestro futuro, formas en como afrontamos un problema, etc. El temor al error, la equivocación, a la culpabilidad de "hacer las cosas mal" puede resultar incluso paralizante.
Los fantasmas que nos asustan en el proceso de escoger, son entre otros, el deseo omnipotente de hacer lo queremos, y a su vez, la realidad limitada en la que estamos inmersos. Cabe recordar que pese a ser seres libres, nuestra libertad termina donde comienza la libertad del otro, por lo tanto estamos constantemente expuestos a circunstancias externas capaces de limitar nuestro actuar.
El hecho de escoger conlleva percibir, valorar, establecer prioridades, renunciar, y comprometerse con lo elegido. Al escoger algo, estamos eligiendo ser alguien... al fin y al cabo, nuestras decisiones nos personalizan, aún cuando nos equivoquemos.
El problema surge cuando estamos demasiado influenciados por las opiniones y espectativas que nuestro entorno tiene de nosotros. Este punto es especialmente complejo, y es determinante a la hora de paralizarnos cuando debemos elegir que hacer con nuestra vida, quienes debemos ser, etc...
Por miedo podemos incluso llegar a dejarnos llevar por las decisiones que otros toman por nosotros como una forma de delegar la responsabilidad que sentimos para con el resto... podemos perdernos en el mas amplio sentido de la palabra, podemos alejarnos de lo que nosotros queremos hacer por considerar que lo que el resto supone como correcto para nosotros, es lo que debemos llevar a cabo... por miedo a tomar una decision equivocada podemos tambien equivocarnos... Dejarnos llevar es una de las tantas formas de no decidir... y el no decidir por miedo a equivocarnos, no implica en absoluto no equivocarnos de todas formas...
Para protegernos del peso de las decisiones que afectan a nuestra vida, repartimos la responsabilidad con otros, y aprendemos muy pronto a decir "-Yo tengo..., -Yo debo..." en lugar de: "Yo quiero..., Yo escojo... Yo elijo...". Personalmente no considero que sea erróneo apelar responsablemente al sentido del deber, sin embargo creo que es un empobrecimiento reducir la conducción de nuestra vida a una programación en base a normas impuestas por una sociedad que no considera casos o situaciones puntuales que muchas veces escapan al sentido del deber... en todo orden de cosas hay excepciones.
Si no escogemos vivir (el mas amplio sentido de la palabra), considerando decisiones y sus consecuencias, errores y sus precios, caídas y aciertos; nos tendremos que conformar con tan solo sobrevivir, pensar en la vida, incluso soñarla, pero no vivirla realmente. Quedarnos en el "me gustaría hacer esto...PERO..." nos limita y nos lleva a funcionar, adecuadamente, correctamente (para lo que nuestro entorno exige), etc.. pero no a vivir.
La "vida vivida" es experiencia, fluir de las experiencias... quedarse sin hacer las cosas que queremos hacer basándonos en el fracaso que supuso para otro tomar la misma decisión, es no construir nuestro camino, es no dejar huellas, es quedar en el miedo, en la seguridad que supone no tomar la decisión...
La vida se construye, de eso se trata el juego. Dejarnos llevar es una opción tan valida como el atreverse a hacer las cosas diferentes, y personalmente creo que el tomar diferentes caminos para llegar al mismo punto es una muestra de osadía ante la vida y una oportunidad invaluable de enriquecimiento personal con todo lo que ello implica... Las caídas, dolores, desilusiones, satisfacciones, alegrías etc... van forjando lo que somos, y sobretodo si es debido a nuestra capacidad de tomar el control de lo que hacemos, son una muestra de valentía y ganas de vivir.
Al escoger que hacer con nuestra vida, escojemos el camino que realmente nos permite vivir en coherencia con quienes somos, nos aceptamos, aceptamos nuestro cuerpo, nuestra sexualidad, nuestros miedos e inquietudes, nuestros valores...
Conseguir hilar nuestras decisiones y conductas haciéndonos cargo de cada una de ellas, nos permite dar coherencia a nuestra existencia, y ya sea feliz o desgraciada, acertada o no, el hecho de decidir tomar el control de nuestros actos y decisiones, y sobretodo, tener la valentía de hacernos responsables de sus respectivas consecuencias, nos engrandece como personas y nos hace pasar por esta vida, al menos con la satisfacción de haber hecho lo posible por vivir esta de la mejor y mas coherente manera de vivir...

Simplemente Noa
____________________________________

Quiero enviar un afectuoso saludo a todos aquellos que se dan el tiempo de pasar por este espacio y estampar un mensaje. Son muchos los que recurrentemente me han reconfortado con mensajes y no me había dado el tiempo de agradecer sus palabras.
Cuando decidí abrir este blog lo hice por una motivación particular de expresar inquietudes, pensamientos, etc... sin embargo con el paso del tiempo me he dado cuenta que estampando líneas podemos hacer mucho mas que desahogarnos... las palabras son una herramienta de aclaración y me reconforta saber que las lineas que estampo en este espacio logran llegar a muchos de ustedes. Me apasiona ver que de una u otra forma muchos se identifican con ellas, se aclaran ideas y se estructuran vagamente pensamientos perdidos... Me parece increíble como a través de un simple espacio de internet podemos llegar a formar lazos y conexiones cargadas de ganas de expresar... enhorabuena por todos los que somos parte de esta red, y por todos los que se dan el tiempo de leer nuestras líneas... creo que la retroalimentación que se forma hace que el acto de escribir se justifique absolutamente.
Les deseo el mayor de los éxitos para este fin de año que a muchos nos dejo con las energías extraviadas en algún lugar, pero cuyo balance es mas que positivo. Para los que aun tienen cosas pendientes harto animo, éxito y un abrazo cálido a la distancia...
Carolina Beato.

1 comentario:

Daniel dijo...

Sólo pasaba a desearte
Unas felices fiestas
Y que la dicha nunca
Suelte tus manos.

Un abrazo
De corazón a corazón.
Dani..

15 de diciembre de 2009

El camino de ELEGIR...


Escoger es un acto arriesgado.
A diario nos vemos obligados a tomar constantes decisiones, muchas de las cuales afrontamos con absoluta automaticidad.
Tomar la decisión de optar por uno u otro camino es una encrucijada con la cual lidiamos constantemente, y pese a lo inadvertido que pueda pasar, el solo hecho de hacerlo lleva consigo una demostración de personalización y construcción de nuestro propio camino.
El problema surge cuando la decisión pasa de ser el simple hecho de escoger que pantalón usar, a pasos que determinen parte de nuestro futuro, formas en como afrontamos un problema, etc. El temor al error, la equivocación, a la culpabilidad de "hacer las cosas mal" puede resultar incluso paralizante.
Los fantasmas que nos asustan en el proceso de escoger, son entre otros, el deseo omnipotente de hacer lo queremos, y a su vez, la realidad limitada en la que estamos inmersos. Cabe recordar que pese a ser seres libres, nuestra libertad termina donde comienza la libertad del otro, por lo tanto estamos constantemente expuestos a circunstancias externas capaces de limitar nuestro actuar.
El hecho de escoger conlleva percibir, valorar, establecer prioridades, renunciar, y comprometerse con lo elegido. Al escoger algo, estamos eligiendo ser alguien... al fin y al cabo, nuestras decisiones nos personalizan, aún cuando nos equivoquemos.
El problema surge cuando estamos demasiado influenciados por las opiniones y espectativas que nuestro entorno tiene de nosotros. Este punto es especialmente complejo, y es determinante a la hora de paralizarnos cuando debemos elegir que hacer con nuestra vida, quienes debemos ser, etc...
Por miedo podemos incluso llegar a dejarnos llevar por las decisiones que otros toman por nosotros como una forma de delegar la responsabilidad que sentimos para con el resto... podemos perdernos en el mas amplio sentido de la palabra, podemos alejarnos de lo que nosotros queremos hacer por considerar que lo que el resto supone como correcto para nosotros, es lo que debemos llevar a cabo... por miedo a tomar una decision equivocada podemos tambien equivocarnos... Dejarnos llevar es una de las tantas formas de no decidir... y el no decidir por miedo a equivocarnos, no implica en absoluto no equivocarnos de todas formas...
Para protegernos del peso de las decisiones que afectan a nuestra vida, repartimos la responsabilidad con otros, y aprendemos muy pronto a decir "-Yo tengo..., -Yo debo..." en lugar de: "Yo quiero..., Yo escojo... Yo elijo...". Personalmente no considero que sea erróneo apelar responsablemente al sentido del deber, sin embargo creo que es un empobrecimiento reducir la conducción de nuestra vida a una programación en base a normas impuestas por una sociedad que no considera casos o situaciones puntuales que muchas veces escapan al sentido del deber... en todo orden de cosas hay excepciones.
Si no escogemos vivir (el mas amplio sentido de la palabra), considerando decisiones y sus consecuencias, errores y sus precios, caídas y aciertos; nos tendremos que conformar con tan solo sobrevivir, pensar en la vida, incluso soñarla, pero no vivirla realmente. Quedarnos en el "me gustaría hacer esto...PERO..." nos limita y nos lleva a funcionar, adecuadamente, correctamente (para lo que nuestro entorno exige), etc.. pero no a vivir.
La "vida vivida" es experiencia, fluir de las experiencias... quedarse sin hacer las cosas que queremos hacer basándonos en el fracaso que supuso para otro tomar la misma decisión, es no construir nuestro camino, es no dejar huellas, es quedar en el miedo, en la seguridad que supone no tomar la decisión...
La vida se construye, de eso se trata el juego. Dejarnos llevar es una opción tan valida como el atreverse a hacer las cosas diferentes, y personalmente creo que el tomar diferentes caminos para llegar al mismo punto es una muestra de osadía ante la vida y una oportunidad invaluable de enriquecimiento personal con todo lo que ello implica... Las caídas, dolores, desilusiones, satisfacciones, alegrías etc... van forjando lo que somos, y sobretodo si es debido a nuestra capacidad de tomar el control de lo que hacemos, son una muestra de valentía y ganas de vivir.
Al escoger que hacer con nuestra vida, escojemos el camino que realmente nos permite vivir en coherencia con quienes somos, nos aceptamos, aceptamos nuestro cuerpo, nuestra sexualidad, nuestros miedos e inquietudes, nuestros valores...
Conseguir hilar nuestras decisiones y conductas haciéndonos cargo de cada una de ellas, nos permite dar coherencia a nuestra existencia, y ya sea feliz o desgraciada, acertada o no, el hecho de decidir tomar el control de nuestros actos y decisiones, y sobretodo, tener la valentía de hacernos responsables de sus respectivas consecuencias, nos engrandece como personas y nos hace pasar por esta vida, al menos con la satisfacción de haber hecho lo posible por vivir esta de la mejor y mas coherente manera de vivir...

Simplemente Noa
____________________________________

Quiero enviar un afectuoso saludo a todos aquellos que se dan el tiempo de pasar por este espacio y estampar un mensaje. Son muchos los que recurrentemente me han reconfortado con mensajes y no me había dado el tiempo de agradecer sus palabras.
Cuando decidí abrir este blog lo hice por una motivación particular de expresar inquietudes, pensamientos, etc... sin embargo con el paso del tiempo me he dado cuenta que estampando líneas podemos hacer mucho mas que desahogarnos... las palabras son una herramienta de aclaración y me reconforta saber que las lineas que estampo en este espacio logran llegar a muchos de ustedes. Me apasiona ver que de una u otra forma muchos se identifican con ellas, se aclaran ideas y se estructuran vagamente pensamientos perdidos... Me parece increíble como a través de un simple espacio de internet podemos llegar a formar lazos y conexiones cargadas de ganas de expresar... enhorabuena por todos los que somos parte de esta red, y por todos los que se dan el tiempo de leer nuestras líneas... creo que la retroalimentación que se forma hace que el acto de escribir se justifique absolutamente.
Les deseo el mayor de los éxitos para este fin de año que a muchos nos dejo con las energías extraviadas en algún lugar, pero cuyo balance es mas que positivo. Para los que aun tienen cosas pendientes harto animo, éxito y un abrazo cálido a la distancia...
Carolina Beato.

1 comentario:

Daniel dijo...

Sólo pasaba a desearte
Unas felices fiestas
Y que la dicha nunca
Suelte tus manos.

Un abrazo
De corazón a corazón.
Dani..