25 de febrero de 2010

El acto de desprenderse...


"- Estoy cansada de tener que acostumbrarme a ver a los que me rodean tan agobiados por la vida que llevan... no entiendo por qué la gente está tan triste hoy en día...- dije sin esperar ninguna respuesta.
–Es simple –dijo él–. Hoy en día la gente vive constantemente atada a su historia. Todo el mundo cree que el objetivo de esta vida es se­guir un plan sin preguntarse si ese plan es suyo o el de otra persona. Crecen pensando en que deben estudiar, sacar una carrera, trabajar, ganar dinero suficiente como para llevar una vida normal, por supuesto tambien deben comprar un auto, y antes de cierta edad conseguir una pareja estable para formar una familia. Deben casarse, luego deben venir los hijos, y el trabajo debe hacerse cada ve mas solido y rentable... la gente sigue un patron de vida que no considera en absoluto espacio para reflexionar sobre si lo que estan haciendo es lo que desean realmente. Acumulan experiencias, recuerdos, cosas e ideas de los demás, que en ocasiones se transforman en más de lo que pueden cargar, y olvidan sus sueños y sus ideales porque el tiempo apremia pensar en "cosas importantes"-.
- Pero no es algo de lo cual no esten concientes- dije-. Algunos lo ven, se dan cuenta de su realidad e incluso comentan a aquellos que han decidido seguir su propio camino "Tienes suerte, sabes qué quieres de la vida... yo no sé qué quiero hacer... o se lo que quiero pero ya es demasiado tarde..."-.
- Claro que lo saben! cuánta gente hoy en dia vive diciendo: "No he hecho nada de lo que deseaba por tener que hacer lo que debía... lamentablemente esta es la realidad". La realidad es simplemente la historia que los demás contaron respecto al mundo y de cómo debíamos comportar­nos en él... es opción de cada uno tomar un camino diferente. Imagínate, en base a esa concepcion es que hay gente que dice con orgullo: "Estoy contenta porque sacri­fico mi vida por las personas que amo"... Por favor!!!! Acaso crees tu que las personas que nos aman desean ver­nos sufrir por ellas?-.- Por supuesto que no. Nadie que realmente nos ame querria vernos sufrir-.- Pero si crees que el amor es fuente de sufrimiento no?-.
- No se si fuente de sufrimiento, pero si creo que en el acto de amar hay un gran riesgo de salir lastimados...- la conversacion se estaba tornando un tanto confusa para mi.
- Pues no deberías pensar así- me dijo con un tono frío. Me desagrada que la gente tenga conceptos tan errados de como son las cosas. Mira, hasta hace cuatro años yo pensaba igual que ellos y era un ser profundamente infeliz. En mis conversaciones con Alex, el guía espiritual de la comunidad a la que comence a frecuentar durante mi viaje, comprendí que en la vida es necesario desligarse de todo aquello que nos han contado y comenzar a descubrir la realidad en base a nuestras propias experiencias-.
- Pero lo que te han dicho de la vida no es para hacerte daño, muchas de las realidades que te han creado, fueron hechas por personas que ya vivieron lo que quieres vivir, y que han descubierto en su experiencia errores que no quieren que cometas-.
- Concuerdo contigo. Pero una cosa es el afan de los que nos rodean de protegernos, y otra muy distinta es que nosotros sigamos un camino trazado con anterioridad. Cada persona es diferente a las demas, siempre habran diferentes modos de reaccionar ante un mismo evento... lo errores no necesariamente seran los mismos. El punto es que hoy en día la tendencia de la gente es llenarse con la mayor cantidad de informacion acerca de la vida, y en base a lo que recaudan deciden si vivir o no tal o cual cosa. El conocimiento acumulado sirve para cocinar, para no gastar más de lo que gana, para abrigarse en invierno, para res­petar algunos límites, para saber como llegar a un lugar determinado, etc, sin embargo no sirve en absoluto para cosas tan simples como el amor... o acaso crees que tus amores pasa­dos junto con las experiencias que has recaudado de las vivencias de tus amigos, familia etc, te han enseñado a amar mejor?-.
Demoré unos segundos en responder, pues nunca me había cuestionado algo así.– No sé si amar mejor es la expresión, pero me enseñaron a saber qué es lo que quiero, que busco, que es lo que debería recibir a cambio por lo que entrego...-.
- Pero, repito, sientes que te enseñaron a amar mejor?–.
- No. Creo que para poder entregarme a mi pareja actual tuve que olvidar las cicatrices que otros hombres me habían de­jado...-.
- Ese es el punto al quería llegar!. Para amar a tu pareja tuviste que olvidarte del daño que te causo amar a otros hombres... tuviste que limpiar tu alma para que toda esa energía que estaba circulando entre tu pareja y tu, pudiera fluir sin problema, tus experiencias no hacian mas que obstruir lo que naturalmente debía fluir!. Me preguntaste por qué la gente es infeliz? Porque se obstinan en retener todos sus recuerdos y vivencias... se aferran a ellos y se protegen de cosas que no quieren volver a vivir por miedo a sufrir... Olvidar la historia personal es mantener nuestros canales limpios para que las energías fluyan!-.
Sonreí.- Suena lindo, pero muy difícil de llevar a cabo. Si sufriste por amor, es natural que antes de empezar una siguiente relación, sientas temor de caer en lo mismo no?-.
- Eso lo dices porque en cierta forma piensas como piensa todo el mundo, y es normal y entendible... es lo que nos enseñan. Mira, para los pueblos nomades, la unica forma de vivir en plenitud era estando en constante movimiento... de esta forma hacían de cada día uno diferente del anterior. Es cierto que hoy en día nadie puede pasarse la vida viajando fisicamente como lo hacían ellos, pero si es posible hacerlo en el plano espiritual. Ir cada vez más lejos, distanciarse de la historia de cada uno, de aquello que nos han forzado a ser-.- Pero como hago para olvidarme de todo lo que concibo...?–.
- Verbaliza. A medida que contamos lo que nos ocurre, nos despedimos de lo que ya fuimos y abrimos espacio para un mundo nuevo... vamos haciendo de nuestra historia una especie de guión que cada vez va pareciendo mas ajeno a nosotros... sin darnos cuenta nos vamos volviendo mas livianos. Nos quitamos las corazas, nos reconocemos como seres vulnerables, aceptamos nuestros errores e injusticias que ocurrieron en su momento y decidimos, a su debido tiempo, comenzar de nuevo.... limpios de alma... livianos... libres. Ahora, a medida que los espacios se van vacian­do, para evitar que nos causen un sentimiento de vacío, es preci­so rellenarlos rápidamente, aunque sea de manera provisional. Así es como cambiamos-.
- Pero al eliminar tu historia, siento que se pierden también cosas importantes que de una u otra forma nos hacen ser lo que somos...-.
Sonrió con ternura. - No, de eso no te tienes que preocupar. Las cosas importantes siempre quedan; lo que se va son las cosas que creíamos importantes, pero que en el fondo eran inútiles. Deja que ciertas cosas se vayan. Suéltalas. Desprendete. La gente tiene que entender que nadie está jugando con cartas marcadas, a veces ganamos y a veces perde­mos. No esperes que te devuelvan algo, no esperes que reconoz­can tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor. Aprende a cerrar ciclos... no por orgullo, por incapacidad o por soberbia, sino porque simplemente aquello ya no encaja en tu vida. Cie­rra la puerta, cambia él disco, limpia la casa, sacude el polvo. Deja de ser quien eras y transfórmate en quien eres... esa es la esencia que la gente es incapaz de entender hoy...-".

Después de un tiempo de esa conversación, durante el cual intente aplicar en los posible los conceptos utilizados, comencé a tener problemas con mi pareja. Decidí concentrarme en el ejercicio de desligarme de todos los conceptos relacionados con lo que estaba viviendo para que no afloraran miedos e inseguridades. Descubrí en el ejercicio, que era posible aprender una nueva forma de mar, mas libre, mas sana, mas generosa, menos condicionada... creo que gracias a ello pude sobrellevar la crisis que estábamos pasando de buena forma.
Un día, al llegar a mi casa, por primera vez en mucho tiempo, entré y no me dirigí directamente hacia el computador para revisar si me había escrito alguien, ni tampoco encendí la televisión para ver un noticiero que sin duda iba a mostrar las mismas noticias que llevaba escuchando desde siempre. Me dirigí directamente a la ventana, la abrí completamente, dejé entrar el aire frío de la noche, me quité la ropa, y me dije que podía controlarme y resistir el frío. Permanecí allí sin pensar en nada, simplemente sintiendo que mis pies pisaban el suelo, que mis ojos estaban fijos en el horizonte, mis oídos oían perros, sirenas, conversaciones que no era capaz de entender bien.
Recordé que en aquella conversación hablamos tambien acerca de amor. -"Amiga mia, el amor es mucho más de que piensas...es más que un gesto, más que una llamada, más un papel firmado ante un juez... el amor es el todo y la nada. Es como el viento, y por ello no es capaz de entrar donde las ventanas y las puertas están cerradas..."-. El viento que entró trajo cosas nuevas, ruidos que no había oído, gente con la que jamás había hablado. Quizás el amor también estaba entrando a mi casa aquel día... y lo estaba haciendo libremente, llegando a lugares donde hasta entonces solo había habido ventanas cerradas...
De pronto llego mi pareja.

"-Estás rara.
-¿Cómo que rara?
-Pareces triste.
- No estoy triste. Todo lo contrario. Sobretodo en este momento.
-Por qué?
-Por nada en especial.
-¿Ves? El tono de tu voz es falso, estás triste por mi culpa, pero no te atreves a decir nada.
-¿Por qué habría de estar triste?
-Porque ayer llegué tarde y ebrio. Ni siquiera me has preguntado adonde fui.
-No me importa.
-¿Por qué no te importa? ¿No te comenté que iba a salir con unos amigos?
-¿Y no saliste?
-Sí.
- Por qué quieres que te pregunte entonces?
-¿Tú no crees que cuando tu novio llega tarde, y dices que lo amas, deberías por lo menos intentar saber qué pasó?
-¿Qué pasó?
-Nada. Salí con un grupo de amigos.
-Entonces, ya está.
-Y te lo crees?
-Claro que si, si no creyera en lo que me dices no estaría contigo.
-Creo que ya no me amas. No tienes celos. Estás indiferente. ¿Es normal que llegue a las dos de la madrugada? -Pero que quieres que te diga! siempre dices que te gusta setirte un hombre libre no?
-Claro que lo soy.
-Entonces! si eres un hombre libre es normal que llegues a las dos de la madrugada y que hagas lo que buenamente creas. Estarías más contento si te hiciese una escena ahora?
-No.-Entonces! no te hago ninguna escena porque no tengo la menor intención de hacerlo. Me ha costado! hace meses atrás probablemente no me habrías encontrado aquí despues de lo que paso, pero he aprendido cosas que me han permitido llevar lo que nos esta pasando de la mejor manera posible. Si no te hago una escena es porque elijo confiar en ti. No quiero fantasmas. No quiero llenarme de inseguridades por tí. Te amo. Te elijo. Elijo amarte y compartir mi vida contigo. No te amo ni mas ni menos por no enfadarme contigo. Deje de esperar cosas de ti que jamás llegarían porque eran cosas que obtuve de otras personas. Deje de buscar en ti a otras personas. Hoy estoy contigo, confío en tí y aquí estoy. Quizas mañana las cosas cambien, quien sabe!. No voy a hacer cosas que no quiero hacer solo para hacerte sentir que aun me tienes. El amor no implica pertenencias... hoy estoy contigo porque quiero estarlo, y tu estas aquí también porque quieres hacerlo. El día que ya no estemos a gusto basta con que lo digamos y ya esta! si tu me lo dices yo lo entenderé porque te amo y te dejare libre..."

Por primera vez en mucho tiempo, sentí paz. Fue liberador. Volví a sentir el mismo entusiasmo de antes... me había li­berado de mi historia. Descubrí que era mu­cho mejor y mucho más capaz de lo que yo mismo pensaba. Comprendí que empaparnos de experiencias, tanto propias como ajenas, junto con nuestra obstinación por retenerlas en su totalidad, sólo disminuye el ritmo de aquellos que nunca han tenido el coraje de andar con sus propios pasos... o de aquellos que en su momento lo tuvieron y por temor decidieron optar por opciones mas simples y menos arriesgadas...Decidí abrir ventanas y puertas, y al hacerlo, el viento lo barrió todo.
Si bien es cierto en un comienzo me negué a desprenderme de mis memorias para proteger lo que creía haber conse­guido con tanto esfuerzo, después de un tiempo comprendí que la única forma de avanzar, de vivir de nuevo, era haciéndolo. Cuando tuve conciencia de ello todo había desaparecido, sin embargo y tal como lo dijo aquella persona durante esa conversación, las cosas importantes efectivamente habían quedado grabadas en piedra...

Desde entonces ya han pasado cinco años... y agradezco a la vida el haber cruzado en mi camino aquellas sabias palabras...

Simplemente Noa

Dedicado a G.L. por sus sabias palabras en aquel momento de vida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Desprenderse... dificil, pero sanador.

Te dejo mi abrazo querida Carolina, Tus palabras siguen siendo un balsamo...

Gabriel

Daniel dijo...

Querida Amiga...
¿Como estás
Te encuentras bien?
Quiero saber de ti.

Daniel dijo...

Sólo pasaba a saludarte
Y dejarte mi abrazo.
En realidad también quería
Preguntarte si sabes algo
De Karo...Razón & Piel......
Porque entiendo que es de esa
Región y no tengo noticias de ella.
(Mil gracias)
Dani..

25 de febrero de 2010

El acto de desprenderse...


"- Estoy cansada de tener que acostumbrarme a ver a los que me rodean tan agobiados por la vida que llevan... no entiendo por qué la gente está tan triste hoy en día...- dije sin esperar ninguna respuesta.
–Es simple –dijo él–. Hoy en día la gente vive constantemente atada a su historia. Todo el mundo cree que el objetivo de esta vida es se­guir un plan sin preguntarse si ese plan es suyo o el de otra persona. Crecen pensando en que deben estudiar, sacar una carrera, trabajar, ganar dinero suficiente como para llevar una vida normal, por supuesto tambien deben comprar un auto, y antes de cierta edad conseguir una pareja estable para formar una familia. Deben casarse, luego deben venir los hijos, y el trabajo debe hacerse cada ve mas solido y rentable... la gente sigue un patron de vida que no considera en absoluto espacio para reflexionar sobre si lo que estan haciendo es lo que desean realmente. Acumulan experiencias, recuerdos, cosas e ideas de los demás, que en ocasiones se transforman en más de lo que pueden cargar, y olvidan sus sueños y sus ideales porque el tiempo apremia pensar en "cosas importantes"-.
- Pero no es algo de lo cual no esten concientes- dije-. Algunos lo ven, se dan cuenta de su realidad e incluso comentan a aquellos que han decidido seguir su propio camino "Tienes suerte, sabes qué quieres de la vida... yo no sé qué quiero hacer... o se lo que quiero pero ya es demasiado tarde..."-.
- Claro que lo saben! cuánta gente hoy en dia vive diciendo: "No he hecho nada de lo que deseaba por tener que hacer lo que debía... lamentablemente esta es la realidad". La realidad es simplemente la historia que los demás contaron respecto al mundo y de cómo debíamos comportar­nos en él... es opción de cada uno tomar un camino diferente. Imagínate, en base a esa concepcion es que hay gente que dice con orgullo: "Estoy contenta porque sacri­fico mi vida por las personas que amo"... Por favor!!!! Acaso crees tu que las personas que nos aman desean ver­nos sufrir por ellas?-.- Por supuesto que no. Nadie que realmente nos ame querria vernos sufrir-.- Pero si crees que el amor es fuente de sufrimiento no?-.
- No se si fuente de sufrimiento, pero si creo que en el acto de amar hay un gran riesgo de salir lastimados...- la conversacion se estaba tornando un tanto confusa para mi.
- Pues no deberías pensar así- me dijo con un tono frío. Me desagrada que la gente tenga conceptos tan errados de como son las cosas. Mira, hasta hace cuatro años yo pensaba igual que ellos y era un ser profundamente infeliz. En mis conversaciones con Alex, el guía espiritual de la comunidad a la que comence a frecuentar durante mi viaje, comprendí que en la vida es necesario desligarse de todo aquello que nos han contado y comenzar a descubrir la realidad en base a nuestras propias experiencias-.
- Pero lo que te han dicho de la vida no es para hacerte daño, muchas de las realidades que te han creado, fueron hechas por personas que ya vivieron lo que quieres vivir, y que han descubierto en su experiencia errores que no quieren que cometas-.
- Concuerdo contigo. Pero una cosa es el afan de los que nos rodean de protegernos, y otra muy distinta es que nosotros sigamos un camino trazado con anterioridad. Cada persona es diferente a las demas, siempre habran diferentes modos de reaccionar ante un mismo evento... lo errores no necesariamente seran los mismos. El punto es que hoy en día la tendencia de la gente es llenarse con la mayor cantidad de informacion acerca de la vida, y en base a lo que recaudan deciden si vivir o no tal o cual cosa. El conocimiento acumulado sirve para cocinar, para no gastar más de lo que gana, para abrigarse en invierno, para res­petar algunos límites, para saber como llegar a un lugar determinado, etc, sin embargo no sirve en absoluto para cosas tan simples como el amor... o acaso crees que tus amores pasa­dos junto con las experiencias que has recaudado de las vivencias de tus amigos, familia etc, te han enseñado a amar mejor?-.
Demoré unos segundos en responder, pues nunca me había cuestionado algo así.– No sé si amar mejor es la expresión, pero me enseñaron a saber qué es lo que quiero, que busco, que es lo que debería recibir a cambio por lo que entrego...-.
- Pero, repito, sientes que te enseñaron a amar mejor?–.
- No. Creo que para poder entregarme a mi pareja actual tuve que olvidar las cicatrices que otros hombres me habían de­jado...-.
- Ese es el punto al quería llegar!. Para amar a tu pareja tuviste que olvidarte del daño que te causo amar a otros hombres... tuviste que limpiar tu alma para que toda esa energía que estaba circulando entre tu pareja y tu, pudiera fluir sin problema, tus experiencias no hacian mas que obstruir lo que naturalmente debía fluir!. Me preguntaste por qué la gente es infeliz? Porque se obstinan en retener todos sus recuerdos y vivencias... se aferran a ellos y se protegen de cosas que no quieren volver a vivir por miedo a sufrir... Olvidar la historia personal es mantener nuestros canales limpios para que las energías fluyan!-.
Sonreí.- Suena lindo, pero muy difícil de llevar a cabo. Si sufriste por amor, es natural que antes de empezar una siguiente relación, sientas temor de caer en lo mismo no?-.
- Eso lo dices porque en cierta forma piensas como piensa todo el mundo, y es normal y entendible... es lo que nos enseñan. Mira, para los pueblos nomades, la unica forma de vivir en plenitud era estando en constante movimiento... de esta forma hacían de cada día uno diferente del anterior. Es cierto que hoy en día nadie puede pasarse la vida viajando fisicamente como lo hacían ellos, pero si es posible hacerlo en el plano espiritual. Ir cada vez más lejos, distanciarse de la historia de cada uno, de aquello que nos han forzado a ser-.- Pero como hago para olvidarme de todo lo que concibo...?–.
- Verbaliza. A medida que contamos lo que nos ocurre, nos despedimos de lo que ya fuimos y abrimos espacio para un mundo nuevo... vamos haciendo de nuestra historia una especie de guión que cada vez va pareciendo mas ajeno a nosotros... sin darnos cuenta nos vamos volviendo mas livianos. Nos quitamos las corazas, nos reconocemos como seres vulnerables, aceptamos nuestros errores e injusticias que ocurrieron en su momento y decidimos, a su debido tiempo, comenzar de nuevo.... limpios de alma... livianos... libres. Ahora, a medida que los espacios se van vacian­do, para evitar que nos causen un sentimiento de vacío, es preci­so rellenarlos rápidamente, aunque sea de manera provisional. Así es como cambiamos-.
- Pero al eliminar tu historia, siento que se pierden también cosas importantes que de una u otra forma nos hacen ser lo que somos...-.
Sonrió con ternura. - No, de eso no te tienes que preocupar. Las cosas importantes siempre quedan; lo que se va son las cosas que creíamos importantes, pero que en el fondo eran inútiles. Deja que ciertas cosas se vayan. Suéltalas. Desprendete. La gente tiene que entender que nadie está jugando con cartas marcadas, a veces ganamos y a veces perde­mos. No esperes que te devuelvan algo, no esperes que reconoz­can tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor. Aprende a cerrar ciclos... no por orgullo, por incapacidad o por soberbia, sino porque simplemente aquello ya no encaja en tu vida. Cie­rra la puerta, cambia él disco, limpia la casa, sacude el polvo. Deja de ser quien eras y transfórmate en quien eres... esa es la esencia que la gente es incapaz de entender hoy...-".

Después de un tiempo de esa conversación, durante el cual intente aplicar en los posible los conceptos utilizados, comencé a tener problemas con mi pareja. Decidí concentrarme en el ejercicio de desligarme de todos los conceptos relacionados con lo que estaba viviendo para que no afloraran miedos e inseguridades. Descubrí en el ejercicio, que era posible aprender una nueva forma de mar, mas libre, mas sana, mas generosa, menos condicionada... creo que gracias a ello pude sobrellevar la crisis que estábamos pasando de buena forma.
Un día, al llegar a mi casa, por primera vez en mucho tiempo, entré y no me dirigí directamente hacia el computador para revisar si me había escrito alguien, ni tampoco encendí la televisión para ver un noticiero que sin duda iba a mostrar las mismas noticias que llevaba escuchando desde siempre. Me dirigí directamente a la ventana, la abrí completamente, dejé entrar el aire frío de la noche, me quité la ropa, y me dije que podía controlarme y resistir el frío. Permanecí allí sin pensar en nada, simplemente sintiendo que mis pies pisaban el suelo, que mis ojos estaban fijos en el horizonte, mis oídos oían perros, sirenas, conversaciones que no era capaz de entender bien.
Recordé que en aquella conversación hablamos tambien acerca de amor. -"Amiga mia, el amor es mucho más de que piensas...es más que un gesto, más que una llamada, más un papel firmado ante un juez... el amor es el todo y la nada. Es como el viento, y por ello no es capaz de entrar donde las ventanas y las puertas están cerradas..."-. El viento que entró trajo cosas nuevas, ruidos que no había oído, gente con la que jamás había hablado. Quizás el amor también estaba entrando a mi casa aquel día... y lo estaba haciendo libremente, llegando a lugares donde hasta entonces solo había habido ventanas cerradas...
De pronto llego mi pareja.

"-Estás rara.
-¿Cómo que rara?
-Pareces triste.
- No estoy triste. Todo lo contrario. Sobretodo en este momento.
-Por qué?
-Por nada en especial.
-¿Ves? El tono de tu voz es falso, estás triste por mi culpa, pero no te atreves a decir nada.
-¿Por qué habría de estar triste?
-Porque ayer llegué tarde y ebrio. Ni siquiera me has preguntado adonde fui.
-No me importa.
-¿Por qué no te importa? ¿No te comenté que iba a salir con unos amigos?
-¿Y no saliste?
-Sí.
- Por qué quieres que te pregunte entonces?
-¿Tú no crees que cuando tu novio llega tarde, y dices que lo amas, deberías por lo menos intentar saber qué pasó?
-¿Qué pasó?
-Nada. Salí con un grupo de amigos.
-Entonces, ya está.
-Y te lo crees?
-Claro que si, si no creyera en lo que me dices no estaría contigo.
-Creo que ya no me amas. No tienes celos. Estás indiferente. ¿Es normal que llegue a las dos de la madrugada? -Pero que quieres que te diga! siempre dices que te gusta setirte un hombre libre no?
-Claro que lo soy.
-Entonces! si eres un hombre libre es normal que llegues a las dos de la madrugada y que hagas lo que buenamente creas. Estarías más contento si te hiciese una escena ahora?
-No.-Entonces! no te hago ninguna escena porque no tengo la menor intención de hacerlo. Me ha costado! hace meses atrás probablemente no me habrías encontrado aquí despues de lo que paso, pero he aprendido cosas que me han permitido llevar lo que nos esta pasando de la mejor manera posible. Si no te hago una escena es porque elijo confiar en ti. No quiero fantasmas. No quiero llenarme de inseguridades por tí. Te amo. Te elijo. Elijo amarte y compartir mi vida contigo. No te amo ni mas ni menos por no enfadarme contigo. Deje de esperar cosas de ti que jamás llegarían porque eran cosas que obtuve de otras personas. Deje de buscar en ti a otras personas. Hoy estoy contigo, confío en tí y aquí estoy. Quizas mañana las cosas cambien, quien sabe!. No voy a hacer cosas que no quiero hacer solo para hacerte sentir que aun me tienes. El amor no implica pertenencias... hoy estoy contigo porque quiero estarlo, y tu estas aquí también porque quieres hacerlo. El día que ya no estemos a gusto basta con que lo digamos y ya esta! si tu me lo dices yo lo entenderé porque te amo y te dejare libre..."

Por primera vez en mucho tiempo, sentí paz. Fue liberador. Volví a sentir el mismo entusiasmo de antes... me había li­berado de mi historia. Descubrí que era mu­cho mejor y mucho más capaz de lo que yo mismo pensaba. Comprendí que empaparnos de experiencias, tanto propias como ajenas, junto con nuestra obstinación por retenerlas en su totalidad, sólo disminuye el ritmo de aquellos que nunca han tenido el coraje de andar con sus propios pasos... o de aquellos que en su momento lo tuvieron y por temor decidieron optar por opciones mas simples y menos arriesgadas...Decidí abrir ventanas y puertas, y al hacerlo, el viento lo barrió todo.
Si bien es cierto en un comienzo me negué a desprenderme de mis memorias para proteger lo que creía haber conse­guido con tanto esfuerzo, después de un tiempo comprendí que la única forma de avanzar, de vivir de nuevo, era haciéndolo. Cuando tuve conciencia de ello todo había desaparecido, sin embargo y tal como lo dijo aquella persona durante esa conversación, las cosas importantes efectivamente habían quedado grabadas en piedra...

Desde entonces ya han pasado cinco años... y agradezco a la vida el haber cruzado en mi camino aquellas sabias palabras...

Simplemente Noa

Dedicado a G.L. por sus sabias palabras en aquel momento de vida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Desprenderse... dificil, pero sanador.

Te dejo mi abrazo querida Carolina, Tus palabras siguen siendo un balsamo...

Gabriel

Daniel dijo...

Querida Amiga...
¿Como estás
Te encuentras bien?
Quiero saber de ti.

Daniel dijo...

Sólo pasaba a saludarte
Y dejarte mi abrazo.
En realidad también quería
Preguntarte si sabes algo
De Karo...Razón & Piel......
Porque entiendo que es de esa
Región y no tengo noticias de ella.
(Mil gracias)
Dani..