3 de marzo de 2010

De marcianos y venusianas...

"Un día hace mucho tiempo, los marcianos, mirando a través de sus telescopios, descubrieron a las venusinas. El solo hecho de echarles un rápido vistazo a las venusinas les despertó sentimientos que no habían tenido nunca. Se enamoraron e inventaron rápidamente los viajes espaciales para volar cerca de Venus. Las venusinas recibieron a los marcianos con los brazos abiertos. Habían sabido en forma intuitiva que ese día llegaría alguna vez. Sus corazones se abrieron de par en par para un amor que nunca antes habían sentido.El amor entre venusinas y marcianos fue mágico. Se maravillaron estando juntos, haciendo cosas juntos y comunicándose entre sí. Aunque eran de mundos diferentes, se deleitaron en sus diferencias. Pasaron meses aprendiendo uno acerca del otro, explorando y valorando sus diferentes necesidades, preferencias y pautas de comportamiento. Durante años vivieron juntos, enamorados y en armonía. Luego decidieron volar hacia la tierra. Al principio todo era maravilloso y hermoso. Pero se impusieron los efectos de la atmósfera terrestre y una mañana todos se despertaron con un tipo peculiar de amnesia: ¡la amnesia selectiva!. Tanto los marcianos como las venusinas olvidaron que eran de planetas diferentes y que se suponía que eran diferentes. En una mañana todo lo que habían aprendido acerca de sus diferencias fue borrado de sus memorias y desde ese día, hombres y mujeres han estado en conflicto..." John Gray.

Durante muchos años psicólogos, escritores, médicos y personas de todo el mundo han elaborado verdaderos estudios acerca de las diferencias existentes entre la forma de pensar y actuar del hombre y de la mujer. Las teorías planteadas son dispares y numerosas: por ejemplo,
John Gray en su famoso libro “Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus” trataba de adivinar lo que pensaba el sexo contrario, Joy Browne en su libro “¡Chicas, esto es la jungla! Guía para entender a los hombres” justifica el comportamiento de los hombres con la teoría de la selva: “Los hombres piensan, sienten y actúan de la misma forma que lo haría cualquier animal macho tratando de subsistir en la selva...”, y Maitena Burundarena, dibujante y humorista argentina, estudiosa de las relaciones entre hombres y mujeres, considera que las conductas de los hombres están determinadas por su educación, la cual, cabe destacar, suele estar ejercida por mujeres.
¿Cual de todos tiene la razón? Probablemente todos. Tanto la sociedad, el instinto y la educación, entre otros, forjan el carácter de los hombres y el conocer acerca de estos factores y lo que determina cada uno, ciertamente contribuye a evitar conflictos innecesarios.
Realmente, hombres y mujeres somos diferentes; incluso hablando el mismo idioma tendemos a malinterpretar palabras y actos. Por ejemplo, mientras que el hombre es excesivamente práctico, las mujeres tendemos a ser mas complejas; mientras él es más visceral, ella es más emocional; mientras él suele ir al grano, ella le da mil vueltas a las cosas... Frente a esto, no es difícil llegar a la pregunta:
¿existe la posibilidad de que logremos entendernos alguna vez?, y a pesar de todo, la respuesta es si, es posible lograr una convivencia armónica manteniendo ciertas conductas y cultivando cierta actitud. Conocer algunas pautas básicas del comportamiento de los hombres es lo que contribuye a entenderlos mejor, sin perder estrepitosamente los nervios...

1. Comunicacion... Idiomas diferentes?


Alguna vez has sentido que aunque tu pareja y tú hablan el mismo idioma están en sintonías diferentes? Pues bien, no te preocupes, es algo muy común, ya que, junto con las diferencias biológicas, la forma de utilizar las palabras es lo que más distancia a hombres y mujeres.
Por qué estas diferencias en el uso del lenguaje?
Básicamente porque el hombre es más lineal a la hora de expresarse y por eso suele utilizar frases directas y simples, lo que comúnmente se llama ‘ir al grano’. Por ejemplo, si tú para proponer salir a dar una vuelta lo haces a modo de insinuación o pregunta (“el día esta ideal como para dar un paseo....¿vamos a dar una vuelta?”), él probablemente no dará mayor rodeo (“vamos a dar una vuelta”).
Mientras que su modo de expresarse a través de
afirmaciones y sentencias puede confundirse con órdenes, las mujeres suelen iniciar el acercamiento con preguntas, que ellos suelen confundir con una especie de avasallamiento por considerarlas un modo de obtener información, “indagaciones femeninas como intento de saber demasiado”.
Conocer esta diferencia en nuestras formas de expresarnos nos permite comprender que nuestras formas de llegar al otro no tienen porque ser como parecen.
Cabe destacar que la mayoría de las veces los silencios masculinos no obedecen a una forma de castigo, pues a diferencia de las mujeres, cuando ellos callan puede ser porque efectivamente no tienen nada que decir. Los silencios femeninos generalmente tienen detras mucha mas informacion de la que parece.

2. Los conflictos. ¿Cómo se enfrentan ellos los problemas?

Cuando una mujer comparte sus inquietudes con un hombre, el resultado suele ser catastrófico. Mientras que para ella simplemente es un acto de ser escuchada, ellos por su naturaleza practica suelen considerarlo como un reclamo en búsqueda de soluciones.
Esto suele derivar en una serie de comentarios sobre lo que debes y no debes hacer que suelen ser bastante desacertados en el sentido de que no es lo que buscamos al hablar con nuestra pareja lo que nos aqueja. ¿Resultado? Un choque donde ella termina tachándolo de insensible y él dándose la media vuelta.
Ahora, si los problemas son suyos, suele reaccionar con silencio. No por desconfianza, sino como gesto protector. Es lo que
John Gray
en su libro "Los hombres son de marte y las mujeres son de venus", denomina "cueva", y corresponde a una reacción natural en la cual tienden a tomar distancia hasta lograr aclarar sus ideas, problematicas, etc. Por lo tanto, si ante un problema el no reacciona igual que tu, verbalizando todo lo que le ocurre, en absoluto consideres que no confia en ti; piensa que esta manifestando una reacción natural ante ello, no intentes cambiarlo, ni lo presiones para que hable, ni menos intentes invadir ese espacio por mucho que tu instinto protector natural te impulse a estar con el. Cuando el considere que es el momento adecuado se acercara y buscara tu apoyo, consejo, etc.

Recomendación: cuando decidas discutir un tema importante, no lo hagas sentada a la mesa frente a frente, pues lo puede sentir como una agresion. Sácalo a caminar y aprovecha para planteárselo. Así estará más tranquilo y relajado. No busques una reacción femenina, como la que tendrías tu ante una situacion determinada, en el. Recuerda: salvo excepciones, somos absolutamente diferentes.


3. El día a dia.

Si tus prioridades suelen ser los demás frente a ti misma, las suyas giran en torno a su persona. Si cuando vuelves a casa te apetece conversar y te desvives en cariños, sin importar cuan cansada te encuentres y si has descansado lo suficiente o no, no te extrañes si sus respuestas se reducen a monosílabos o si se siente incómodo ante una atención exagerada. Su poder de recuperación es mucho más lento que el tuyo, y su prioridad sera reponerse primero antes que comenzar a complacerte. Nuevamente, recuerda que no somos iguales. No lo tomes como una falta de sensibilidad o preocupacion de su parte, dale su espacio y deja que se reponga, cuando se sienta a gusto te buscara.
Por ejemplo, si tú eres capaz de sacrificar tu cita con las amigas por estar con él, no esperes lo mismo; es difícil que él aplace una junta con sus amigos por irse contigo de compras. Es importante para él mantener su independencia y su vida al margen de la pareja. Recuerda que son dos personas independientes compartiendo una relación. No son el mundo del otro, y ojala no lo sean nunca, esmerate por mantener tu vida, tu independencia, sal con amigas, sigue haciendo las cosas que hacías antes de comenzar la relación, vive tu mundo e invítalo a participar de el de vez en cuando, pero no cometas el error de volverlo tu mundo porque terminaras convirtiéndote en una sufridora en casa. Enriqueciendo tu vida personal tendrás mayores posibilidades de enriquecer tu vida de pareja, aprenderás cosas nuevas, habrán temas de conversación diferentes cada día, etc.
Mantén un nivel de independencia por encima de todo.

4. El sexo.

La forma de enfrentarse al sexo, de hombres y mujeres también es diferente. Si ellos no tienen ninguna dificultad para separar el sexo del amor, ellas suelen considerarlo como un binomio indisoluble.
Partiendo de la base de que desde el punto de vista biológico el hombre tiene concentrado sus puntos de excitación en la zona genital, su forma de disfrutar el sexo se simplifica al encuentro sexual. La riqueza de zonas erógenas en la mujer hace que la demanda de abrazos, caricias y besos sea mayor.
Cada vez se están dando más casos en que los hombres acaban frustrándose sexualmente porque no consiguen estar a la altura de las exigencias de su pareja. Si tiene poca imaginación en la cama, regálale el libro “Cómo hacer el amor bien”, de Lorena Berdún, invítalo a participar de juegos, ayudalo. Muchas veces depende de nuestra actitud ante el tema el éxito o fracaso de la vida sexual que tengamos con nuestra pareja. "Dama en la mesa y puta en cama..." dice el refran... algo de verdad tendrá que tener no?.

Como verán, basta solo comprender algunas de nuestras diferencias, para aceptar que no reaccionamos igual ante una misma situación, y que pese a ellas, si sabemos sobrellevarlas, podemos entendernos perfectamente. Basta solo un poco de voluntad.

Chicas, vivan, construyan su mundo, si en el camino aparece un buen compañero de viaje, grandioso, vivamos la experiencia, aprendamos de el, compartamos nuestros mundos y volvámonos mejores de lo que somos, por nosotras y por ellos... la relación durara lo que tenga que durar, y personalmente creo fundamental quedarse cada día con la sensación de que hicimos todo para que la relación fuera lo mas sana y fructífera posible de modo tal que si todo acabase mañana, tengamos la capacidad de decir abiertamente, no me arrepiento de nada, lo que viví fue increíble... todo valió la pena.

"...Y se dio cuenta de que la vida no era eso, la vida es caer y levantarse, y volverse a caer y volver a levantarse; la vida es alegrarte los viernes y joderte los lunes, y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace pues no te abrazas y punto... no pasa nada...la vida sigue." C. B.

Simplemente Noa

Dedicado a Karina, una persona maravillosa que conocí en esas instancias en las que crees que jamas conocerías a alguien así.. ayudamos a nuestro país y sacamos conclusiones impensadas, fue una increíble conversación acerca de marcianos y venusianas...
Un abrazo querida amiga, fue un agrado conocerte...
Les recomiendo los libros citados, a los que les interese el tema les van a gustar.
Un abrazo...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

:O Cariii!!!!!

Si me acuerdo de ese dia! y todo comenzo por que??? por la pareja colapsante que estaba atras de nosotrassss!!! jajaja la vida te trae sorpresas en todos lados...

Me encantaron tus lineas!!! es nuestra conversación volcada en una pagina :)

Un abrazo, ojala nos podamos ver pronto.

Kari...con K no con C joajoajoajaoja

E.Andradas dijo...

La superestructura, determina, pero a la vez biologia, entorno y epoca historica. Pero una cosa no cambia el amor.
Un Abrazo

3 de marzo de 2010

De marcianos y venusianas...

"Un día hace mucho tiempo, los marcianos, mirando a través de sus telescopios, descubrieron a las venusinas. El solo hecho de echarles un rápido vistazo a las venusinas les despertó sentimientos que no habían tenido nunca. Se enamoraron e inventaron rápidamente los viajes espaciales para volar cerca de Venus. Las venusinas recibieron a los marcianos con los brazos abiertos. Habían sabido en forma intuitiva que ese día llegaría alguna vez. Sus corazones se abrieron de par en par para un amor que nunca antes habían sentido.El amor entre venusinas y marcianos fue mágico. Se maravillaron estando juntos, haciendo cosas juntos y comunicándose entre sí. Aunque eran de mundos diferentes, se deleitaron en sus diferencias. Pasaron meses aprendiendo uno acerca del otro, explorando y valorando sus diferentes necesidades, preferencias y pautas de comportamiento. Durante años vivieron juntos, enamorados y en armonía. Luego decidieron volar hacia la tierra. Al principio todo era maravilloso y hermoso. Pero se impusieron los efectos de la atmósfera terrestre y una mañana todos se despertaron con un tipo peculiar de amnesia: ¡la amnesia selectiva!. Tanto los marcianos como las venusinas olvidaron que eran de planetas diferentes y que se suponía que eran diferentes. En una mañana todo lo que habían aprendido acerca de sus diferencias fue borrado de sus memorias y desde ese día, hombres y mujeres han estado en conflicto..." John Gray.

Durante muchos años psicólogos, escritores, médicos y personas de todo el mundo han elaborado verdaderos estudios acerca de las diferencias existentes entre la forma de pensar y actuar del hombre y de la mujer. Las teorías planteadas son dispares y numerosas: por ejemplo,
John Gray en su famoso libro “Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus” trataba de adivinar lo que pensaba el sexo contrario, Joy Browne en su libro “¡Chicas, esto es la jungla! Guía para entender a los hombres” justifica el comportamiento de los hombres con la teoría de la selva: “Los hombres piensan, sienten y actúan de la misma forma que lo haría cualquier animal macho tratando de subsistir en la selva...”, y Maitena Burundarena, dibujante y humorista argentina, estudiosa de las relaciones entre hombres y mujeres, considera que las conductas de los hombres están determinadas por su educación, la cual, cabe destacar, suele estar ejercida por mujeres.
¿Cual de todos tiene la razón? Probablemente todos. Tanto la sociedad, el instinto y la educación, entre otros, forjan el carácter de los hombres y el conocer acerca de estos factores y lo que determina cada uno, ciertamente contribuye a evitar conflictos innecesarios.
Realmente, hombres y mujeres somos diferentes; incluso hablando el mismo idioma tendemos a malinterpretar palabras y actos. Por ejemplo, mientras que el hombre es excesivamente práctico, las mujeres tendemos a ser mas complejas; mientras él es más visceral, ella es más emocional; mientras él suele ir al grano, ella le da mil vueltas a las cosas... Frente a esto, no es difícil llegar a la pregunta:
¿existe la posibilidad de que logremos entendernos alguna vez?, y a pesar de todo, la respuesta es si, es posible lograr una convivencia armónica manteniendo ciertas conductas y cultivando cierta actitud. Conocer algunas pautas básicas del comportamiento de los hombres es lo que contribuye a entenderlos mejor, sin perder estrepitosamente los nervios...

1. Comunicacion... Idiomas diferentes?


Alguna vez has sentido que aunque tu pareja y tú hablan el mismo idioma están en sintonías diferentes? Pues bien, no te preocupes, es algo muy común, ya que, junto con las diferencias biológicas, la forma de utilizar las palabras es lo que más distancia a hombres y mujeres.
Por qué estas diferencias en el uso del lenguaje?
Básicamente porque el hombre es más lineal a la hora de expresarse y por eso suele utilizar frases directas y simples, lo que comúnmente se llama ‘ir al grano’. Por ejemplo, si tú para proponer salir a dar una vuelta lo haces a modo de insinuación o pregunta (“el día esta ideal como para dar un paseo....¿vamos a dar una vuelta?”), él probablemente no dará mayor rodeo (“vamos a dar una vuelta”).
Mientras que su modo de expresarse a través de
afirmaciones y sentencias puede confundirse con órdenes, las mujeres suelen iniciar el acercamiento con preguntas, que ellos suelen confundir con una especie de avasallamiento por considerarlas un modo de obtener información, “indagaciones femeninas como intento de saber demasiado”.
Conocer esta diferencia en nuestras formas de expresarnos nos permite comprender que nuestras formas de llegar al otro no tienen porque ser como parecen.
Cabe destacar que la mayoría de las veces los silencios masculinos no obedecen a una forma de castigo, pues a diferencia de las mujeres, cuando ellos callan puede ser porque efectivamente no tienen nada que decir. Los silencios femeninos generalmente tienen detras mucha mas informacion de la que parece.

2. Los conflictos. ¿Cómo se enfrentan ellos los problemas?

Cuando una mujer comparte sus inquietudes con un hombre, el resultado suele ser catastrófico. Mientras que para ella simplemente es un acto de ser escuchada, ellos por su naturaleza practica suelen considerarlo como un reclamo en búsqueda de soluciones.
Esto suele derivar en una serie de comentarios sobre lo que debes y no debes hacer que suelen ser bastante desacertados en el sentido de que no es lo que buscamos al hablar con nuestra pareja lo que nos aqueja. ¿Resultado? Un choque donde ella termina tachándolo de insensible y él dándose la media vuelta.
Ahora, si los problemas son suyos, suele reaccionar con silencio. No por desconfianza, sino como gesto protector. Es lo que
John Gray
en su libro "Los hombres son de marte y las mujeres son de venus", denomina "cueva", y corresponde a una reacción natural en la cual tienden a tomar distancia hasta lograr aclarar sus ideas, problematicas, etc. Por lo tanto, si ante un problema el no reacciona igual que tu, verbalizando todo lo que le ocurre, en absoluto consideres que no confia en ti; piensa que esta manifestando una reacción natural ante ello, no intentes cambiarlo, ni lo presiones para que hable, ni menos intentes invadir ese espacio por mucho que tu instinto protector natural te impulse a estar con el. Cuando el considere que es el momento adecuado se acercara y buscara tu apoyo, consejo, etc.

Recomendación: cuando decidas discutir un tema importante, no lo hagas sentada a la mesa frente a frente, pues lo puede sentir como una agresion. Sácalo a caminar y aprovecha para planteárselo. Así estará más tranquilo y relajado. No busques una reacción femenina, como la que tendrías tu ante una situacion determinada, en el. Recuerda: salvo excepciones, somos absolutamente diferentes.


3. El día a dia.

Si tus prioridades suelen ser los demás frente a ti misma, las suyas giran en torno a su persona. Si cuando vuelves a casa te apetece conversar y te desvives en cariños, sin importar cuan cansada te encuentres y si has descansado lo suficiente o no, no te extrañes si sus respuestas se reducen a monosílabos o si se siente incómodo ante una atención exagerada. Su poder de recuperación es mucho más lento que el tuyo, y su prioridad sera reponerse primero antes que comenzar a complacerte. Nuevamente, recuerda que no somos iguales. No lo tomes como una falta de sensibilidad o preocupacion de su parte, dale su espacio y deja que se reponga, cuando se sienta a gusto te buscara.
Por ejemplo, si tú eres capaz de sacrificar tu cita con las amigas por estar con él, no esperes lo mismo; es difícil que él aplace una junta con sus amigos por irse contigo de compras. Es importante para él mantener su independencia y su vida al margen de la pareja. Recuerda que son dos personas independientes compartiendo una relación. No son el mundo del otro, y ojala no lo sean nunca, esmerate por mantener tu vida, tu independencia, sal con amigas, sigue haciendo las cosas que hacías antes de comenzar la relación, vive tu mundo e invítalo a participar de el de vez en cuando, pero no cometas el error de volverlo tu mundo porque terminaras convirtiéndote en una sufridora en casa. Enriqueciendo tu vida personal tendrás mayores posibilidades de enriquecer tu vida de pareja, aprenderás cosas nuevas, habrán temas de conversación diferentes cada día, etc.
Mantén un nivel de independencia por encima de todo.

4. El sexo.

La forma de enfrentarse al sexo, de hombres y mujeres también es diferente. Si ellos no tienen ninguna dificultad para separar el sexo del amor, ellas suelen considerarlo como un binomio indisoluble.
Partiendo de la base de que desde el punto de vista biológico el hombre tiene concentrado sus puntos de excitación en la zona genital, su forma de disfrutar el sexo se simplifica al encuentro sexual. La riqueza de zonas erógenas en la mujer hace que la demanda de abrazos, caricias y besos sea mayor.
Cada vez se están dando más casos en que los hombres acaban frustrándose sexualmente porque no consiguen estar a la altura de las exigencias de su pareja. Si tiene poca imaginación en la cama, regálale el libro “Cómo hacer el amor bien”, de Lorena Berdún, invítalo a participar de juegos, ayudalo. Muchas veces depende de nuestra actitud ante el tema el éxito o fracaso de la vida sexual que tengamos con nuestra pareja. "Dama en la mesa y puta en cama..." dice el refran... algo de verdad tendrá que tener no?.

Como verán, basta solo comprender algunas de nuestras diferencias, para aceptar que no reaccionamos igual ante una misma situación, y que pese a ellas, si sabemos sobrellevarlas, podemos entendernos perfectamente. Basta solo un poco de voluntad.

Chicas, vivan, construyan su mundo, si en el camino aparece un buen compañero de viaje, grandioso, vivamos la experiencia, aprendamos de el, compartamos nuestros mundos y volvámonos mejores de lo que somos, por nosotras y por ellos... la relación durara lo que tenga que durar, y personalmente creo fundamental quedarse cada día con la sensación de que hicimos todo para que la relación fuera lo mas sana y fructífera posible de modo tal que si todo acabase mañana, tengamos la capacidad de decir abiertamente, no me arrepiento de nada, lo que viví fue increíble... todo valió la pena.

"...Y se dio cuenta de que la vida no era eso, la vida es caer y levantarse, y volverse a caer y volver a levantarse; la vida es alegrarte los viernes y joderte los lunes, y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace pues no te abrazas y punto... no pasa nada...la vida sigue." C. B.

Simplemente Noa

Dedicado a Karina, una persona maravillosa que conocí en esas instancias en las que crees que jamas conocerías a alguien así.. ayudamos a nuestro país y sacamos conclusiones impensadas, fue una increíble conversación acerca de marcianos y venusianas...
Un abrazo querida amiga, fue un agrado conocerte...
Les recomiendo los libros citados, a los que les interese el tema les van a gustar.
Un abrazo...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

:O Cariii!!!!!

Si me acuerdo de ese dia! y todo comenzo por que??? por la pareja colapsante que estaba atras de nosotrassss!!! jajaja la vida te trae sorpresas en todos lados...

Me encantaron tus lineas!!! es nuestra conversación volcada en una pagina :)

Un abrazo, ojala nos podamos ver pronto.

Kari...con K no con C joajoajoajaoja

E.Andradas dijo...

La superestructura, determina, pero a la vez biologia, entorno y epoca historica. Pero una cosa no cambia el amor.
Un Abrazo