3 de febrero de 2010

Lo que cada uno merece...


"...De ti me quedan los miedos y las ganas, la utopía... quizá no tanto el relámpago que alumbraba tu mirada, pero si la intención y la información que era posible descubrir en ella. De ti me quedo con lo que encontré mas allá de lo que te hubiese gustado mostrar, de lo que temías, de lo que querías vivir, de tus ansias de dejar huellas, de trascender...
De ti me quedo con lo bueno, porque rescatar lo sentía que te daba valor es lo que me impulsa a sacar lo mejor de todo lo vivido...
Lo hago por mi..."

Es osado tratar de hacer balance en tan poco tiempo y es reconfortante sentir que aveces puedes hacerlo en tan solo cuatro minutos y medio de canción.
Hoy miro con solemnidad el horizonte buscando preguntas, haciendo memoria o intentando comprender las circunstancias. Pienso que al fin y al cabo, como dijo un cantautor alguna vez: "eterno compañero, todas las felicidades tienen muertos. Y tú lo sabes bien: alguna vez fuiste de los damnificados..."
Siento que a pesar de los daños, es fortuna de algunos empeñarnos por recordar qué era vivir, la importancia de vivir con todo lo que eso implica y seguir adelante... y es que en ese viaje maravilloso que es es la vida encontramos a hombres y mujeres que nos llenan de experiencias y a aprendizajes inesperados... Independientemente de lo bueno o malo que pueda suceder en el transcurso de las relaciones entre personas, cuando te encuentras con personas que te marcan, hombres y mujeres mejores que son capaces de mostrarse con todas sus contradicciones y que te recuerdan la iracunda prisa y el deber por reclamar un cambio, una nueva forma de convivir, de caminar por las calles y de merecer lo que mereces, aprendes que las horas no duran los mismo en todos los paralelos, que un instante es toda una vida, y una vida, a veces, un instante... y mas aun, que basta tan solo un instante para construir una fortaleza o destruir todo un camino forjado...

Siento que pese a haber salido lastimado de una relación, es fundamental en la vida encontrar el camino de regreso, ese en el que vértigo te acompaña con la tristeza del viajero que vuelve y con la alegría del recluta de permiso... entender que todo lo que nos ocurre tiene su razón de ser y que por mucho que lo que nos haya ocurrido nos haga sentir miserables, es imprensindible sacar enseñanzas y aprendizajes constructivos y positivos de lo ocurrido. Lo mínimo que nos puede dejar un proceso que traiga consigo sufrimiento, es hacernos mas fuertes... todo lo demás viene por añadidura.
Hoy emprendo un viaje sin pasaje de regreso,
emprendo un viaje por senderos desconocidos para encontrarme con lo que extravié sin darme cuenta. Me siento afortunada de tener la certeza de lo que es la vida, de lo que somos y de lo que cada uno merece...
Hace un tiempo aprendí que la vida no puede construirse en base a momentos. Todos nuestros actos tienen consecuencias, constantemente nos enfrentamos a un cruce inevitable de caminos. Cada persona va forjando rutas y el instante mágico en el cual ellas se cruzan de manera inesperada es lo que le da emoción a nuestra existencia. En base a esto, personalmente creo que es esencial ser consientes y ojala responsables de la forma en como marcamos cada uno de ellos... Cada vez que conocemos a una persona la marcamos e inevitablemente cada una de ellas, en mayor o en menos medida, deja huellas en nosotros... es ley de vida, y debemos hacernos cargo de ello.

Emprendo viaje con la dificultad que conlleva hacer repaso de lo hallado y lo perdido, con la certeza de que ahora es el momento de volver a empezar. Aquí estoy, entera pero sin entender ciertas cosas, aceptando otras como parte de lo que se debe vivir, entendiendo que la vida es efímera y que las permanencias no son parte de ella.
No soy más que lo que se ve.
No puedo dar mas de lo que he dado, ni exigir menos de lo que he pedido por ser lo que soy.

Estoy.

Sigo estando para lo que quieren que siga estando.
Digo adiós a los que deciden emprender otros caminos.

Me entrego a la voluntad de la vida por hacer de nuestros caminos nuevamente una aventura inesperada.
Si usted quiere contar conmigo guardare fuego en mis manos, para alumbrar el camino, para encender un cigarrillo fumado a medias, ese de más, para templar una guitarra y entregarnos a esos cuatro minutos y medio de canción que nos entrega la dicha de poder hacer balances.
Si usted quiere mi compañía aquí estaré para compartir una copa y brindar por la gracia de compartir instantes mágicos, pero no me pida que viva de ellos, porque mi camino me impide detenerme en cada esquina para ser feliz y luego emprender un nuevo recorrido esperando que llegue la siguiente para encontrar esa felicidad. Buscar un objetivo, impide ver el camino, disfrutar de el y a su vez encontrar en el detalles que construyen una felicidad aun mas suprema.
Dejo estas lineas antes de partir para estampar de alguna forma mi sensacion de que aún sigo viva, con todo lo que ello implica, y que sin ser una heroicidad, no es poco en estos tiempos...
Simplemente Noa

3 comentarios:

Daniel dijo...

Haces vibrar a uno con tus palabras
Logrando una implosión en el pecho
Para que luego se expanda.

Como dijo otro cantautor alguna vez:
"Quizás sepas que tenía
Una eterna compañera
Que reía y se entregaba
Desnuda sobre la arena
Que volaba cuando estaba
En algún sueño
Para despertarse dentro de su dueño
A quién le daba su Amor
Hermosa y salvajemente".

Ya te extrañaba...
(Cuento contigo)

Te envío mi abrazo.
Dani..

Makaria dijo...

A otros, por ejemplo, no les gusta subestimar a sus lectores y, entonces, en un gesto seguramente de dignidad, citan la fuente.

Guerreros de la Luz dijo...

Hola Makaria... si te fijas todo el blog tiene fragmentos de Coelho, Bennedetti, Serrano y otros autores, incluso el nombre del blog es de un libro de Coelho... todo el blog es asi, y jamas con la intension de subestimar a nadie; incluso tengo en los recomendados las paginas desde donde saco los fragmentos.

Mis disculpas si te sentiste ofendida.

3 de febrero de 2010

Lo que cada uno merece...


"...De ti me quedan los miedos y las ganas, la utopía... quizá no tanto el relámpago que alumbraba tu mirada, pero si la intención y la información que era posible descubrir en ella. De ti me quedo con lo que encontré mas allá de lo que te hubiese gustado mostrar, de lo que temías, de lo que querías vivir, de tus ansias de dejar huellas, de trascender...
De ti me quedo con lo bueno, porque rescatar lo sentía que te daba valor es lo que me impulsa a sacar lo mejor de todo lo vivido...
Lo hago por mi..."

Es osado tratar de hacer balance en tan poco tiempo y es reconfortante sentir que aveces puedes hacerlo en tan solo cuatro minutos y medio de canción.
Hoy miro con solemnidad el horizonte buscando preguntas, haciendo memoria o intentando comprender las circunstancias. Pienso que al fin y al cabo, como dijo un cantautor alguna vez: "eterno compañero, todas las felicidades tienen muertos. Y tú lo sabes bien: alguna vez fuiste de los damnificados..."
Siento que a pesar de los daños, es fortuna de algunos empeñarnos por recordar qué era vivir, la importancia de vivir con todo lo que eso implica y seguir adelante... y es que en ese viaje maravilloso que es es la vida encontramos a hombres y mujeres que nos llenan de experiencias y a aprendizajes inesperados... Independientemente de lo bueno o malo que pueda suceder en el transcurso de las relaciones entre personas, cuando te encuentras con personas que te marcan, hombres y mujeres mejores que son capaces de mostrarse con todas sus contradicciones y que te recuerdan la iracunda prisa y el deber por reclamar un cambio, una nueva forma de convivir, de caminar por las calles y de merecer lo que mereces, aprendes que las horas no duran los mismo en todos los paralelos, que un instante es toda una vida, y una vida, a veces, un instante... y mas aun, que basta tan solo un instante para construir una fortaleza o destruir todo un camino forjado...

Siento que pese a haber salido lastimado de una relación, es fundamental en la vida encontrar el camino de regreso, ese en el que vértigo te acompaña con la tristeza del viajero que vuelve y con la alegría del recluta de permiso... entender que todo lo que nos ocurre tiene su razón de ser y que por mucho que lo que nos haya ocurrido nos haga sentir miserables, es imprensindible sacar enseñanzas y aprendizajes constructivos y positivos de lo ocurrido. Lo mínimo que nos puede dejar un proceso que traiga consigo sufrimiento, es hacernos mas fuertes... todo lo demás viene por añadidura.
Hoy emprendo un viaje sin pasaje de regreso,
emprendo un viaje por senderos desconocidos para encontrarme con lo que extravié sin darme cuenta. Me siento afortunada de tener la certeza de lo que es la vida, de lo que somos y de lo que cada uno merece...
Hace un tiempo aprendí que la vida no puede construirse en base a momentos. Todos nuestros actos tienen consecuencias, constantemente nos enfrentamos a un cruce inevitable de caminos. Cada persona va forjando rutas y el instante mágico en el cual ellas se cruzan de manera inesperada es lo que le da emoción a nuestra existencia. En base a esto, personalmente creo que es esencial ser consientes y ojala responsables de la forma en como marcamos cada uno de ellos... Cada vez que conocemos a una persona la marcamos e inevitablemente cada una de ellas, en mayor o en menos medida, deja huellas en nosotros... es ley de vida, y debemos hacernos cargo de ello.

Emprendo viaje con la dificultad que conlleva hacer repaso de lo hallado y lo perdido, con la certeza de que ahora es el momento de volver a empezar. Aquí estoy, entera pero sin entender ciertas cosas, aceptando otras como parte de lo que se debe vivir, entendiendo que la vida es efímera y que las permanencias no son parte de ella.
No soy más que lo que se ve.
No puedo dar mas de lo que he dado, ni exigir menos de lo que he pedido por ser lo que soy.

Estoy.

Sigo estando para lo que quieren que siga estando.
Digo adiós a los que deciden emprender otros caminos.

Me entrego a la voluntad de la vida por hacer de nuestros caminos nuevamente una aventura inesperada.
Si usted quiere contar conmigo guardare fuego en mis manos, para alumbrar el camino, para encender un cigarrillo fumado a medias, ese de más, para templar una guitarra y entregarnos a esos cuatro minutos y medio de canción que nos entrega la dicha de poder hacer balances.
Si usted quiere mi compañía aquí estaré para compartir una copa y brindar por la gracia de compartir instantes mágicos, pero no me pida que viva de ellos, porque mi camino me impide detenerme en cada esquina para ser feliz y luego emprender un nuevo recorrido esperando que llegue la siguiente para encontrar esa felicidad. Buscar un objetivo, impide ver el camino, disfrutar de el y a su vez encontrar en el detalles que construyen una felicidad aun mas suprema.
Dejo estas lineas antes de partir para estampar de alguna forma mi sensacion de que aún sigo viva, con todo lo que ello implica, y que sin ser una heroicidad, no es poco en estos tiempos...
Simplemente Noa

3 comentarios:

Daniel dijo...

Haces vibrar a uno con tus palabras
Logrando una implosión en el pecho
Para que luego se expanda.

Como dijo otro cantautor alguna vez:
"Quizás sepas que tenía
Una eterna compañera
Que reía y se entregaba
Desnuda sobre la arena
Que volaba cuando estaba
En algún sueño
Para despertarse dentro de su dueño
A quién le daba su Amor
Hermosa y salvajemente".

Ya te extrañaba...
(Cuento contigo)

Te envío mi abrazo.
Dani..

Makaria dijo...

A otros, por ejemplo, no les gusta subestimar a sus lectores y, entonces, en un gesto seguramente de dignidad, citan la fuente.

Guerreros de la Luz dijo...

Hola Makaria... si te fijas todo el blog tiene fragmentos de Coelho, Bennedetti, Serrano y otros autores, incluso el nombre del blog es de un libro de Coelho... todo el blog es asi, y jamas con la intension de subestimar a nadie; incluso tengo en los recomendados las paginas desde donde saco los fragmentos.

Mis disculpas si te sentiste ofendida.