21 de agosto de 2010

La clave esta en no condicionar...

LA LEY DE LA ENTREGA
Lo más importante es la intención que se encierra detrás de nuestra entrega y de su recepción. La intención siempre debe ser crear felicidad para el que da y para el que recibe. La intención debe ser tal que sintamos alegría por el hecho mismo de entregar.

LA LEY DEL DESAPEGO

Esta Ley dice que para adquirir cualquier cosa en el universo físico es preciso renunciar al apego a esa misma cosa. Esto no quiere decir que abandonemos la intención de crear nuestro deseo. Abandonamos nuestro apego al resultado. Esta acción es muy poderosa. En el momento en que renunciemos al apego al resultado, combinando la intención apuntada con el desapego simultáneamente, tendremos todo lo que deseamos. El apego se basa en el miedo y en la inseguridad, y la necesidad de seguridad se basa en la falta de conocimiento de nuestro Yo verdadero.


El vivir sin condicionar lo que hacemos implica vivir el momento presente, vivir en el aquí y en el ahora , sin pensar en lo que recibiremos de vuelta como retribucion a nuestras acciones. Permitir que en la vida las cosas se den por sí solas en lugar de forzarlas y tratar de controlarlas nos da la libertad de disfrutar de las relaciones o de las cosas que poseemos en la vida de una manera mas libre, creyendo en nosotros mismos, en las personas, en el orden natural y en el destino de las cosas en este mundo.
Tener la capacidad de entregarnos sin condicionar lo que damos nos da serenidad, una profunda sensación de paz, y por sobretodo la capacidad de dar y recibir amor, en todas sus formas, de una manera mucho mas sana.
Uno actúa por simple hecho de querer hacerlo sin buscar una acción previa o posterior para llevarlo a cabo. Esta actitud nos permite además sostener nuestra libertad, permitiendo, también, ser libres a quienes amamos, pues quien ama verdaderamente, deja libre al otro. El amor se basa en libres alianzas, en elegir querer estar con el otro sin presiones, sin culpas, sin esperar cosas del otro...

El "desapego" que implica esta actitud se basa en las premisas de que cada persona es responsable de sí misma, en que no podemos resolver problemas que no nos corresponde solucionar, y que preocuparnos no nos sirve de nada, pues la verdadera importancia recae en el ocuparse de lo que sentimos y de lo que queremos hacer con lo que ocurre en nuestras vidas, aquí y ahora.
Muchas veces nos centramos en ver las cosas con una mirada calculadora, en fijarmos en las retribuciones que tenemos de todas nuestras acciones cayendo en esperar el "te quiero" de vuelta, el agradecimiento por lo que hacemos, las mismas actitudes que tenemos con otras personas dirigidas hacia nosotros, etc ; vivimos esperando que la gente responda como nosotros queremos y constantemente nos desilucionamos por no recibir lo que esperábamos, siendo que nadie es igual al otro, y los que nos rodean no tienen porque responder o pensar como nosotros lo hacemos. Desapego no se trata de renunciar a la intención de cumplir nuestro deseo, o de no querer que por ejemplo la otra persona nos retribuya lo que damos, el deseo siempre esta presente, la diferencia recae en la forma en como nosotros encausamos ese deseo.

"Si yo quiero que alguien me quiera daré lo mejor de mi para que ello ocurra, me centrare en mi deseo de que esa persona sienta lo que quiero por mi, diré te quiero si es que lo siento, o haré por esa persona lo que me nazca en su momento, pero sin centrarme en su respuesta, sino en mi deseo de lograrlo.. se trata de no esperar un te quiero para decir te quiero, se trata de no esperar una acción para generar cierta actitud o acción de nuestra parte. Se trata de hacer las cosas porque queremos hacerlas... si hay retribución, genial! y si no la hay nos quedamos en paz con nosotros mismos porque nosotros estamos dando lo mejor que tenemos para que ello ocurra y si no ocurre es porque el orden natural de las cosas indica que, aunque no nos guste, las cosas simplemente no son como queremos que sean, y por algo las cosas son así..."

El poder que se deriva de esto, ciertamente nos cambia nuestra actitud ante la vida, nos da la libertad de actuar en base a lo que queremos hacer y no en base a lo que recibimos; nos permite actuar sin remordimientos, nos liberamos del "me siento estúpido por haber hecho tal cosa..." pues te quedas con la sensacion de que lo que hiciste lo hiciste porque te nació hacerlo en su momento, y asumes plenamente la responsabilidad de tus actos.

En lugar de la frase lastimera, te quedas con el "...si bien es cierto las cosas no se dieron como yo quería, y quizás hoy sufro por ello, hice lo que quise para lograrlo, di lo mejor de mi para que ello ocurriera, me hago responsable de lo que hice porque quise hacerlo en su momento, y si las cosas no resultaron como quería, es porque simplemente eso no era para mi..", sin culpas ni arrepentimientos.

"Hiciste lo que quisiste durante el intento, y fuiste feliz haciéndolo", no hay culpas para nadie, ni para ti mismo, lo intentaste, y lo mínimo que puedes sacar como balance ante una situación desventajosa, es que aprendiste como sacar lo mejor de ti para lograr lo que quieres... si no se dio es porque probablemente tu camino es otro...en la vida lo fracasos no son mas que la forma que tiene la vida de mostrarnos que estamos recorriendo un camino equivocado..

"No renunciamos a la intención ni al deseo;
renunciamos al interés por el resultado..."

Tan pronto como renunciamos al interés por el resultado, combinando al mismo tiempo la intención concentrada, comenzamos a actuar de una manera libre y mas sana... cargas menos culpas... das lo mejor de ti, disfrutas mucho mas del resultado cuando este es positivo, dejas de caer en temores y fantasmas absurdos, no hay arrepentimiento cuando las cosas no se dan como quieres que se den, y los balances y criticas siempre son para sacar cosas aun mas positivas de las que ya sacaste... El objetivo siempre esta presente, pues es lo que te mueve, lo que te motiva a actuar, sin embargo, no te concentras en el resultado, sino en los pasos que vas dando para lograrlo...

"Redescubrirte a ti mismo, es simplemente redescubrir la vida en plenitud que puedes alcanzar si te propones eliminar las rejas que tu mismo te pusiste..."

"Levántate y mira el sol por las mañanas,
y respira la luz del amanecer.
Tú eres parte de la fuerza de tu vida,
ahora despiértate, lucha, camina, decídete
y triunfarás en la vida;
nunca pienses en
la suerte, porque la suerte es:
el pretexto de los fracasados..."
Pablo Neruda


Sim
plemente Noa

4 comentarios:

KαяeиAиdяea dijo...

Exelente blog, todos debemos ser guerreros de luz . Paz.I.

Daniel dijo...

Dar con el Alma sin esperar ricibir nada a cambio
Así quién reciba lo Haga con el corazón /o así no lo haga.
Poder dar cuando fluye desde adentro
Extender la mano a quién la necesite
Dar sin condiciones/ y sin condicionamientos brindarnos sin límites es la mayor de las fortunas.

Te envío un gran abrazo.
Dani..

MentesSueltas dijo...

Hola... que bien mi hizo releer estas letras... bellisimo.

Te abrazo
MentesSueltas

Leonor dijo...

Muy lindo el blog, las palabras son un balsamo para el corazon..!

21 de agosto de 2010

La clave esta en no condicionar...

LA LEY DE LA ENTREGA
Lo más importante es la intención que se encierra detrás de nuestra entrega y de su recepción. La intención siempre debe ser crear felicidad para el que da y para el que recibe. La intención debe ser tal que sintamos alegría por el hecho mismo de entregar.

LA LEY DEL DESAPEGO

Esta Ley dice que para adquirir cualquier cosa en el universo físico es preciso renunciar al apego a esa misma cosa. Esto no quiere decir que abandonemos la intención de crear nuestro deseo. Abandonamos nuestro apego al resultado. Esta acción es muy poderosa. En el momento en que renunciemos al apego al resultado, combinando la intención apuntada con el desapego simultáneamente, tendremos todo lo que deseamos. El apego se basa en el miedo y en la inseguridad, y la necesidad de seguridad se basa en la falta de conocimiento de nuestro Yo verdadero.


El vivir sin condicionar lo que hacemos implica vivir el momento presente, vivir en el aquí y en el ahora , sin pensar en lo que recibiremos de vuelta como retribucion a nuestras acciones. Permitir que en la vida las cosas se den por sí solas en lugar de forzarlas y tratar de controlarlas nos da la libertad de disfrutar de las relaciones o de las cosas que poseemos en la vida de una manera mas libre, creyendo en nosotros mismos, en las personas, en el orden natural y en el destino de las cosas en este mundo.
Tener la capacidad de entregarnos sin condicionar lo que damos nos da serenidad, una profunda sensación de paz, y por sobretodo la capacidad de dar y recibir amor, en todas sus formas, de una manera mucho mas sana.
Uno actúa por simple hecho de querer hacerlo sin buscar una acción previa o posterior para llevarlo a cabo. Esta actitud nos permite además sostener nuestra libertad, permitiendo, también, ser libres a quienes amamos, pues quien ama verdaderamente, deja libre al otro. El amor se basa en libres alianzas, en elegir querer estar con el otro sin presiones, sin culpas, sin esperar cosas del otro...

El "desapego" que implica esta actitud se basa en las premisas de que cada persona es responsable de sí misma, en que no podemos resolver problemas que no nos corresponde solucionar, y que preocuparnos no nos sirve de nada, pues la verdadera importancia recae en el ocuparse de lo que sentimos y de lo que queremos hacer con lo que ocurre en nuestras vidas, aquí y ahora.
Muchas veces nos centramos en ver las cosas con una mirada calculadora, en fijarmos en las retribuciones que tenemos de todas nuestras acciones cayendo en esperar el "te quiero" de vuelta, el agradecimiento por lo que hacemos, las mismas actitudes que tenemos con otras personas dirigidas hacia nosotros, etc ; vivimos esperando que la gente responda como nosotros queremos y constantemente nos desilucionamos por no recibir lo que esperábamos, siendo que nadie es igual al otro, y los que nos rodean no tienen porque responder o pensar como nosotros lo hacemos. Desapego no se trata de renunciar a la intención de cumplir nuestro deseo, o de no querer que por ejemplo la otra persona nos retribuya lo que damos, el deseo siempre esta presente, la diferencia recae en la forma en como nosotros encausamos ese deseo.

"Si yo quiero que alguien me quiera daré lo mejor de mi para que ello ocurra, me centrare en mi deseo de que esa persona sienta lo que quiero por mi, diré te quiero si es que lo siento, o haré por esa persona lo que me nazca en su momento, pero sin centrarme en su respuesta, sino en mi deseo de lograrlo.. se trata de no esperar un te quiero para decir te quiero, se trata de no esperar una acción para generar cierta actitud o acción de nuestra parte. Se trata de hacer las cosas porque queremos hacerlas... si hay retribución, genial! y si no la hay nos quedamos en paz con nosotros mismos porque nosotros estamos dando lo mejor que tenemos para que ello ocurra y si no ocurre es porque el orden natural de las cosas indica que, aunque no nos guste, las cosas simplemente no son como queremos que sean, y por algo las cosas son así..."

El poder que se deriva de esto, ciertamente nos cambia nuestra actitud ante la vida, nos da la libertad de actuar en base a lo que queremos hacer y no en base a lo que recibimos; nos permite actuar sin remordimientos, nos liberamos del "me siento estúpido por haber hecho tal cosa..." pues te quedas con la sensacion de que lo que hiciste lo hiciste porque te nació hacerlo en su momento, y asumes plenamente la responsabilidad de tus actos.

En lugar de la frase lastimera, te quedas con el "...si bien es cierto las cosas no se dieron como yo quería, y quizás hoy sufro por ello, hice lo que quise para lograrlo, di lo mejor de mi para que ello ocurriera, me hago responsable de lo que hice porque quise hacerlo en su momento, y si las cosas no resultaron como quería, es porque simplemente eso no era para mi..", sin culpas ni arrepentimientos.

"Hiciste lo que quisiste durante el intento, y fuiste feliz haciéndolo", no hay culpas para nadie, ni para ti mismo, lo intentaste, y lo mínimo que puedes sacar como balance ante una situación desventajosa, es que aprendiste como sacar lo mejor de ti para lograr lo que quieres... si no se dio es porque probablemente tu camino es otro...en la vida lo fracasos no son mas que la forma que tiene la vida de mostrarnos que estamos recorriendo un camino equivocado..

"No renunciamos a la intención ni al deseo;
renunciamos al interés por el resultado..."

Tan pronto como renunciamos al interés por el resultado, combinando al mismo tiempo la intención concentrada, comenzamos a actuar de una manera libre y mas sana... cargas menos culpas... das lo mejor de ti, disfrutas mucho mas del resultado cuando este es positivo, dejas de caer en temores y fantasmas absurdos, no hay arrepentimiento cuando las cosas no se dan como quieres que se den, y los balances y criticas siempre son para sacar cosas aun mas positivas de las que ya sacaste... El objetivo siempre esta presente, pues es lo que te mueve, lo que te motiva a actuar, sin embargo, no te concentras en el resultado, sino en los pasos que vas dando para lograrlo...

"Redescubrirte a ti mismo, es simplemente redescubrir la vida en plenitud que puedes alcanzar si te propones eliminar las rejas que tu mismo te pusiste..."

"Levántate y mira el sol por las mañanas,
y respira la luz del amanecer.
Tú eres parte de la fuerza de tu vida,
ahora despiértate, lucha, camina, decídete
y triunfarás en la vida;
nunca pienses en
la suerte, porque la suerte es:
el pretexto de los fracasados..."
Pablo Neruda


Sim
plemente Noa

4 comentarios:

KαяeиAиdяea dijo...

Exelente blog, todos debemos ser guerreros de luz . Paz.I.

Daniel dijo...

Dar con el Alma sin esperar ricibir nada a cambio
Así quién reciba lo Haga con el corazón /o así no lo haga.
Poder dar cuando fluye desde adentro
Extender la mano a quién la necesite
Dar sin condiciones/ y sin condicionamientos brindarnos sin límites es la mayor de las fortunas.

Te envío un gran abrazo.
Dani..

MentesSueltas dijo...

Hola... que bien mi hizo releer estas letras... bellisimo.

Te abrazo
MentesSueltas

Leonor dijo...

Muy lindo el blog, las palabras son un balsamo para el corazon..!